NoticiasPymes

Pymes y digitalización, un reto para todos

Tras una concienciación rápida sobre la necesidad de digitalizarse, parece que la recuperación puede ser un hecho también con el apoyo de los fondos europeo. Por Moisés Camarero, Director General Grupo Compusof.

Las pymes han encontrado en la digitalización un nuevo horizonte: gracias a la tecnología, un 90% de ellas han podido seguir adelante tras la crisis de la pandemia, incluso más reforzadas en cuanto a medios se refiere. Sin embargo, se trata de un segmento vital de nuestra economía que aún tiene mucho camino que recorrer desde el punto de vista de la transformación digital. Para lograr esa digitalización es necesario invertir en medios tecnológicos, ampliar el conocimiento, conseguir asesoramiento, así como realizar una inversión, tanto en personal especializado como en tiempo. Demasiados factores para abordar.

No obstante, la pandemia ha sido un factor, más que impulsor, casi de vida o muerte. Tras una concienciación rápida sobre la necesidad de digitalizarse, parece que la recuperación puede ser un hecho también con el apoyo de los fondos europeos. Un importante motor que ayudará a fortalecer a este segmento empresarial, sobre todo impulsando un cambio cultural que les permita avanzar con competitividad en un entorno completamente distinto. Beneficios de la digitalización Introducirse en el mundo digital permite a las pymes mejorar la productividad, explorar nuevos mercados y crecer a paso firme.

Actualmente, solo el 20% de ellas considera que tiene una fuerte digitalización, por lo que el camino a recorrer aún es largo. Los conocimientos formativos para aumentar las habilidades digitales son clave para las pymes. Además, contribuir a la innovación del tejido empresarial es fundamental para el gobierno e instituciones. Esta es, pues, la ruta para alcanzar la sostenibilidad, para que se cierre la brecha digital y para conseguir una recuperación más rápida. Tecnologías como la conectividad 5G, el uso de las comunicaciones unificadas y las herramientas de movilidad, la automatización o la analítica de datos y la nube, constituyen aspectos esenciales para apuntalar este dinamismo.

Pero para conseguirlo hay que trabajar en común con organizaciones gubernamentales y pro[1]veedores de tecnología que sepan proporcionar de forma coherente la respuesta que necesitan las pymes. Mirando al futuro Para las Pymes, la palabra fundamental es futuro. No se trata de remendar con parches y salir al paso, este es el punto de partida para crear estrategias de futuro que permitan observar el mañana con confianza. Anticiparse con agilidad a los cambios les proporcionará mayor capilaridad en el mercado y una apuesta segura por nuevos retos. Aunque la pandemia de Co[1]vid-19 ha hecho mella en este tejido empresarial, es un hecho que su capacidad de renovación tiene un largo historial. Ahora, y gracias a la digitalización y al apoyo a la resiliencia de las pymes, conservaremos a los mayores generadores de empleo de nuestro país.

 

Computing 808