NoticiasRealidad virtual

Ibermática profundiza en la predicción de la intencionalidad de los usuarios en escenarios virtuales

Su Instituto de Innovación i3B avanza en técnicas de neurocomputación para interpretar la actividad neuronal y utilizarla como interfaz informática.

El Instituto Ibermática de Innovación, i3B, junto a VirtualWare y la Universidad de Deusto, ha ideado un sistema basado en técnicas de neurocomputación que permitirá interpretar la actividad neuronal y utilizarla como interfaz informática, algo que será de gran utilidad, entre otras cosas, para poder manejar robots industriales en base al pensamiento. Durante el desarrollo del proyecto, i3B ya ha sido capaz de interpretar los pensamientos de un usuario, permitiéndole moverse a través de un entorno virtual simplemente en función de su intencionalidad sobre la dirección que desea tomar.

La neurocomputación es la rama de la informática que basa su funcionamiento en la emulación de procesos biológicos o BCI (Brain Computer Interface). Esta tecnología trata de comprender y modelizar cómo los sistemas de Inteligencia Artificial actuales son capaces de interpretar las ondas cerebrales, generadas por la actividad neuronal de cada persona en el desarrollo de ciertas actividades, y poder utilizarla como interface informática.

De la misma manera que se ha evolucionado del teclado a la voz, principalmente en los smartphones, los sistemas BCI ya están integrándose en la industria de los videojuegos, como una interface más para el manejo de los sistemas. Esta idea surge de la comprobación de que, al igual que las redes convolucionales artificiales actuales son capaces de reconstruir el origen de una imagen en función de su salida final (“etiqueta”), estos mismos sistemas, aplicados a los humanos, son capaces de inferir el pensamiento original de una persona en función de las ondas cerebrales que genera.

La neurocomputación aplicada no es una tecnología nueva, se viene usando desde hace mucho tiempo en el análisis, por ejemplo, de patologías del sueño, con cascos EEG, o en la búsqueda de lesiones cerebrales, en base a resonancias magnéticas. Pero sí lo es en su uso aplicada a usuarios finales. Empresas como Neurolink ya proporcionan interfaces que son capaces de leer los impulsos neuronales (electroencefalograma EEG), y transformarlos en movimientos, por ejemplo, de prótesis automáticas en personas con discapacidad.

Proyecto Vraigym

i3B lleva varios años trabajando en esta tecnología, con la diferencia de que sólo trabaja con sensores no invasivos, capaces de leer las señales simplemente con una sencilla diadema. Uno de sus proyectos aplicados a la neurocomputación es Vraigym (AI-Powered Virtual Training Environment for Collaborative Robotics), en colaboración con la Universidad de Deusto y VirtualWare. Mediante esta tecnología, han sido capaces de navegar en un entorno virtual mediante la denominada “predicción de la intencionalidad”, es decir, interpretando los pensamientos de un usuario, y permitiéndole moverse a través de un entorno virtual simplemente en función de su intencionalidad sobre la dirección (izquierda, derecha, recto y atrás) que desea tomar.

Este proyecto es la base de la utilización de la mente como interface entre usuarios y máquinas, dónde el siguiente reto consistirá en poder manejar robots industriales en base al pensamiento, detectar niveles de estrés de los técnicos en estados comprometidos dentro de entornos industriales críticos, e incluso interactuar con los ordenadores. Los resultados de Vraigym han servido como semilla de nuevos proyectos innovadores en esta área.

Con un dispositivo de bajo coste y no intrusivo, acorde a los entornos productivos e industriales, y con un número limitado de registros (40 minutos de entrenamiento por usuario, para una precisión de más del 80%), el sistema desarrollado por I3b es capaz, con una red DeepLearning, de comprender y ejecutar la intencionalidad de un usuario en un entorno virtual. Nos espera un trabajo apasionante en esta nueva área tecnológica.

 

 

 

 

 

Computing 816