Casos de éxitoSeguridad

La bodega Pago de Carraovejas implanta seguridad de pura cepa con Sophos

En plena cuenca del río Duero, a su paso por la provincia de Valladolid, se encuentra la bodega Pago de Carraovejas. Fundada en 1988 en las proximidades de Peñafiel, la bodega dedica su actividad principal a la producción y comercialización de vino con D.O. Ribera de Duero, que distribuye en el mercado nacional e internacional.

En plena cuenca del río Duero, a su paso por la provincia de Valladolid, se encuentra la bodega Pago de Carraovejas. Fundada en 1988 en las proximidades de Peñafiel, la bodega dedica su actividad principal a la producción y comercialización de vino con D.O. Ribera de Duero, que distribuye en el mercado nacional e internacional.

Desde su fundación hace 30 años, la bodega ha experimentado un continuo crecimiento tanto de sus instalaciones como en el número de trabajadores. Actualmente, Pago de Carraovejas emplea a más de 100 trabajadores en sus tres centros de elaboración en Peñafiel, Valladolid; en Nieva, Segovia (bodega Ossian Vides y Viñedos); y en Aranda de Duero, Burgos (bodega Hoyada de los Lobos). Asimismo, sus instalaciones comprenden más de 200 hectáreas de superficie de viñedos y 14.000 m² de edificaciones en las que tradición y vanguardia se unen con las más modernas tecnologías y el respeto por los procesos naturales.

Bodegas Pago de Carraovejas.
Bodegas Pago de Carraovejas.

Fusión de tecnología y tradición

Con los años, Pago de Carraovejas ha ido adaptando su modelo de negocio a las nuevas necesidades de mercado, lo que ha provocado que esté a la vanguardia de la tecnología al tiempo que mantiene y respeta sus raíces de tradición y calidad en sus vinos. La estructura de TI de sus bodegas cuenta con dos servidores físicos y 60 ordenadores desde los cuales los empleados gestionan los procesos de producción, elaboración y distribución, lo que implica la gestión de grandes cantidades de datos y, por lo tanto, la necesidad de contar con una infraestructura estable, sencilla y segura desde la que trabajar. En su búsqueda constante de la excelencia, Pago de Carraovejas necesita contar con sistemas que garanticen la seguridad y privacidad de sus datos y la información empresarial de todos sus departamentos, empleados y clientes. Por otra parte, debido a la distribución geográfica de sus centros de trabajo, el departamento de TI necesita contar con sistemas que ofrezcan una gestión sencilla que permita el control y el acceso remoto a la red por parte de los trabajadores. Por último, la empresa siempre ha estado en continuo crecimiento, no solo incrementando su equipo de profesionales sino ampliando también sus instalaciones, lo que hace indispensable contar con soluciones que sean escalables, no solo técnicamente sino también a nivel económico.

“Hasta ahora contábamos con soluciones complejas que no cumplían con nuestras necesidades actuales y tenían un alto coste de es calabilidad y de conexión a la red en remoto. Además, con las continuas ampliaciones de personal y estructura, el rendimiento de nuestras soluciones en cuanto a procesamiento de tráfico era insuficiente, lo que implicaba riesgos de seguridad y reducía la eficiencia”, comenta Álvaro Arranz, director de Sistemas IT de Pago de Carraovejas. Ante esta situación, los responsables de las bodegas se pusieron en contacto con Metafrase, compañía especializada en implantación de soluciones de ciberseguridad y explotación de sistemas, para que les ayudase en la implementación de las soluciones adecuadas para su negocio.

Protección de redes y usuarios

Con los objetivos marcados y tras un estudio de consultoría realizado por la consultora Nethive con la ayuda de Metafrase Ciberseguridad, especialistas en soluciones Sophos, para determinar las necesidades de infraestructura y de sistemas de las bodegas, se decidió que los productos de Sophos eran la solución más adecuada. Las soluciones de seguridad que se han decidido implantar comprenden un dispositivo XG Firewall 210 y el sistema Endpoint Protection de Sophos.

Bodegas Pago de Carraovejas.
Bodegas Pago de Carraovejas.

“Gracias al nuevo firewall, Pago de Carraovejas puede gestionar su seguridad de forma sencilla y con gran visibilidad de toda su infraestructura de TI, a la vez que protege la red y a los usuarios ante amenazas avanzadas como son el ransomware, los bots, hackers, filtraciones, brechas de seguridad y amenazas web”, constata el director de Sistemas. El firewall tiene la capacidad de responder automáticamente ante cualquier incidente, bloqueando las amenazas desconocidas e identificando y aislando los sistemas infectados, impidiendo que puedan extenderse por el resto de sistemas. Además, permite detectar posibles riesgos en la red de la bodega, como aplicaciones desconocidas, actividades de alto riesgo, cargas sospechosas y amenazas avanzadas. Otra de las características integradas en el XG Firewall es Sophos Sandstorm que, gracias a su tecnología next-gen de espacio seguro con aprendizaje automático basado en la nube, es capaz de detener los ataques dirigidos y el malware más sofisticado, lo que permite añadir un nivel de seguridad adicional. Para la protección de los empleados, Metafrase y Nethive decidieron implantar en todos los dispositivos Sophos Endpoint Protection para proteger los entornos de los más de 60 dispositivos con los que cuenta la bodega. Gracias a su rápido despliegue en la nube o en local, puede aplicar un control sobre la web, las aplicaciones, los dispositivos y los datos, así como detectar el malware en el sistema y prevenir la pérdida de datos y las posibles brechas de seguridad. Merced a la Seguridad Sincronizada que ofrecen las soluciones de Sophos, los dispositivos y el firewall pueden compartir su estado y datos para identificar las amenazas y limitar posibles infecciones a la red.

Hasta ahora contábamos con soluciones complejas de alto coste de escalabilidad y de conexión 

Calidad y potencia de última generación

Según la propia compañía, las nuevas soluciones aumentan los niveles de protección y calidad y han podido reducir los costes de implementación y servicio. Además, se ha garantizado el acceso remoto seguro a su infraestructura, tanto desde sus otros centros de trabajo situados en Segovia y Burgos como desde cualquier ubicación con acceso a Internet, y se ha reducido el coste de ampliación de nuevos puntos de acceso inalámbrico. “Las nuevas soluciones no solo son potentes, sino que son sencillas de usar y más económicas.  Además, hemos notado desde el primer día, y valoramos de forma muy positivamente, que el servicio de soporte ante cualquier incidencia es infinitamente más rápido y de mayor calidad que el de nuestro anterior proveedor, lo que nos da confianza y tranquilidad”, afirma Álvaro Arranz. 

Computing 782