NoticiasSeguridad

El desafío de la Ciberseguridad

Jose Angel Gómez, Semantic Systems.

La ciberseguridad es probablemente uno de los mayores desafíos al que se enfrentan los departamentos de TI de las empresas actualmente. Los últimos años han provocado unas profundas transformaciones en el entorno digital. Pocas son las empresas que no proporcionan algún tipo de servicio online, o interconectar sus sedes a través de internet o que sus empleados trabajen y puedan acceder a sus recursos e información desde cualquier lugar.

Nada queda de aquellos entornos relativamente seguros donde toda la infraestructura y la red estaban bajo nuestro control y los puntos potencialmente vulnerables eran pocos y más fáciles de controlar, especialmente desde la llegada de la pandemia de la CoVid-19 y la proliferación del teletrabajo.

Del mismo modo, la mayoría de empresas poseen un volumen mucho mayor de información que proteger, no solo propia sino también de clientes y proveedores, y la legislación actual ha cambiado, responsabilizando a las empresas de la seguridad en torno a la misma.

Los tiempos han cambiado y un firewall como primera línea de defensa y un antivirus en los puestos de trabajo y servidores ya no son suficientes, si es que alguna vez lo han sido.

La solución pasa por apoyarse en terceros

Nadie debe quedarse atrás. Una constante en la ciberseguridad es que toda la cadena de nuestra infraestructura en conjunto, es tan fuerte como el eslabón más débil de la misma. Pero ahora esos eslabones, esos puntos potencialmente vulnerables, pueden estar no solo en nuestras instalaciones, redes, puestos de trabajo…

En mayor o menor medida nuestra infraestructura se ha expandido hasta los domicilios de nuestros empleados, sus dispositivos móviles, tablets, ordenadores... Incluso las redes de nuestros clientes y proveedores, nuestra cadena de suministro, provocando así que un ataque exitoso a uno de estos puntos pueda comprometer todo lo demás. Pero no todas las empresas tienen la capacidad de afrontar un desafío como este por sí mismas.

Hasta ahora era habitual que todo lo relativo a la ciberseguridad recayera sobre el departamento de TI, pero las nuevas amenazas requieren de unos enfoques que exigen un nivel de especialización muy elevado que se traduce en unos costes altos, ya sea en contrataciones de personal especializado, o formación del personal existente. Y es aquí donde entran los Proveedores de Servicios de Seguridad Gestionada (MSSP).

Mucho más que un servicio externalizado

Afrontar los desafíos actuales en cuanto a la ciberseguridad supone tener en cuenta aspectos técnicos, legales, de formación, de análisis y planificación…

Desde las medidas más sencillas como el despliegue de un antivirus, pasando por herramientas y servicios de monitorización de redes, gestión y análisis de las alertas y posterior actuación sobre las mismas. Todo realizado por personal especializado en la materia, permitiendo así a los clientes centrarse en el core de su negocio, pero manteniéndose informado por medio de informes y reuniones periódicas que transmitan todas las acciones y mejoras acometidas.

Del mismo modo, otros servicios como los “Hacking éticos” o “pentesting”, campañas de concienciación y de formación, sirven para actuar de manera proactiva, adelantándonos a las posibles amenazas futuras.

Contar con un aliado tecnológico flexible y con experiencia en el outsourcing tecnológico es clave en esta importante tarea.

Computing 802