NoticiasSeguridad

7 Motivaciones para migrar las funciones de red y seguridad a la nube

Samuel Bonete, Regional Sales Manager Netskope Iberia.

Si se le pregunta al comité de dirección de una organización cuál es el objetivo final de la transformación digital, la respuesta probablemente será: “preparar la organización para el futuro con servicios digitales, mejorando el crecimiento de los ingresos y optimizando al mismo tiempo los costes operativos para mantener un resultado final saludable”.

Cualquier cambio en los flujos de ingresos tradicionales del negocio conlleva una inversión inicial. Sin embargo, a medida que los proyectos de transformación digital se integran en una organización y los procesos y flujos de trabajo se adaptan a las nuevas oportunidades (tanto para la innovación de los servicios como para la reducción de costes), también llegan las ganancias económicas. Este mismo modelo se aplica a la transformación de la red y la seguridad (como un subconjunto de una transformación digital más amplia), pero con una materialización generalmente más rápida de la rentabilidad.

El rentable viaje a la nube

Esta transformación de la red y la seguridad lleva inevitablemente al traslado de las funciones principales de red y seguridad a la nube, y, en este sentido, las organizaciones pueden obtener importantes beneficios, tales como:  

  • Reducción de costes, gracias al uso de infraestructura compartida en la nube y un modelo de pago basado solo en lo que realmente se necesita. Además, este modelo de pago tipo OPEX es completamente predecible dentro de la partida de gastos operativos.
  • Escalabilidad bajo demanda, sin necesidad de rehacer la arquitectura de redes y sistemas. Esto es crucial, ya que en caso de fusión o adquisición con/de otra empresa, y la inevitable generación de picos de demanda, las organizaciones podrán afrontar, con mucha celeridad y bajo coste, rápidos crecimientos en número de aplicaciones y de usuarios.
  • Adaptabilidad de los servicios digitales, lo que permitirá llevar a cabo una innovación a escala, a fin de abordar nuevos proyectos digitales que puedan requerir nuevos servicios a gran escala. Esto permitirá desplegar en la práctica nuevas iniciativas digitales corporativas de forma rápida a miles de usuarios o a un gran número de consumidores finales.
  • Análisis detallado de todos los datos, lo que ayudará a optimizar los servicios en la nube y obtener tendencias de uso y comportamiento. Este tipo de analíticas junto al uso de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático favorecen la toma de decisiones de gran calado, con agilidad.
  • Mejor integración de todos los servicios y aplicaciones.
  • Rapidez en el despliegue de nuevos proyectos, al no depender del suministro de dispositivos físicos. Con esto, además, se logra una gran agilidad, además de una reducción drástica en gastos de inversión CAPEX y en los contratos de mantenimiento del HW del centro de datos corporativo.
  • Reducción del riesgo de brechas de seguridad y de violaciones de datos, al disponer de servicios de seguridad bajo demanda allá donde se necesiten. Este tipo de servicios de seguridad basados en la nube procuran un nivel de protección de los datos de las aplicaciones corporativas que están en la nube, igual o mayor, que si estuvieran en el centro de datos propio.

Sin duda, estas motivaciones dan lugar a beneficios directos para el negocio, además de favorecer un mejor conocimiento del lenguaje utilizado por el departamento financiero, el comité de dirección y el consejo de administración. Con esto será mucho más sencillo invertir los fondos liberados en nuevos proyectos de innovación demandados directamente por el departamento de redes y el de seguridad.

Computing 816