OpiniónSeguridad

Hacia una nube inteligente y segura

Por Pilar López, Presidenta de Microsoft España.

España avanza en su proceso de digitalización. Proyectos innovadores, con la nube, la inteligencia artificial y la gestión de los datos como piezas clave, son punta de lanza en este progreso. Durante 2019, hemos observado un incremento en el despliegue de este tipo de soluciones entre las empresas españolas, que están viendo así nuevas formas de mejorar su competitividad y de liderar sus sectores de actividad, ofreciendo nuevos servicios digitales a sus clientes. Pero durante el año pasado hemos vivido también un incremento de ciberataques, así como nuevos desafíos en materia de seguridad que afectan a todas las organizaciones, independientemente de su tamaño o sector de actividad. El nivel de amenaza es alto, real y sofisticado, poniendo en riesgo las operaciones de numerosas empresas y organismos públicos en nuestro país y convirtiendo en prioritario considerar una nueva aproximación a la ciberseguridad, aprovechando la agilidad, simplicidad y automatización que ofrecen las tecnologías cloud y de inteligencia artificial.

Pilar López, Presidenta de Microsoft España.
Pilar López, Presidenta de Microsoft España.

El reto para las compañías es elegir proveedores tecnológicos que garanticen una nube segura y preparada para el cumplimiento regulatorio allá donde desarrollen su actividad, así como crear una cultura empresarial responsable que evite que el factor humano se convierta en el eslabón más débil de la cadena ante los ataques basados en ingeniería social. En última instancia, la seguridad en el ciberespacio exigirá que gobiernos, empresas y sociedad civil trabajen para encontrar soluciones conjuntas a los retos a los que nos enfrentamos.

En Microsoft nos tomamos muy en serio este desafío. Nuestra apuesta es decidida en cada uno de los cuatro grandes aspectos que permiten una protección de 360 grados: gestión de identidades y autenticación, detección proactiva y avanzada de amenazas, protección de los datos y monitorización unificada. Invertimos 1.000 millones de dólares cada año en reforzar la seguridad de nuestros servicios y, además, contamos con más de 3.500 profesionales dedicados específicamente a velar por la protección, defensa y respuesta a las ciberamenazas que aparecen cada día.

Ciberseguridad y la Administración

En este sentido, 2019 ha sido testigo de un importantísimo hito que hemos dado en la securización de los entornos cloud dirigidos a Administraciones Públicas españolas, que también pueden aprovechar las organizaciones privadas. Hemos llevado a cabo un trabajo conjunto con el Centro Criptológico Nacional en el desarrollo de sus funciones relativas a la seguridad de las TI y de protección de la información de todas las Administraciones españolas, que no tiene precedentes en la Unión Europea, y solo es equivalente a recientes trabajos similares de los gobiernos de Estados Unidos, Canadá o Reino Unido.

Nuestra apuesta es proteger en gestión de identidades y autenticación, detección proactiva y avanzada de amenazas, protección de los datos y monitorización unificada

Acompañar y guiar técnicamente a los usuarios en el cumplimiento de sus obligaciones regulatorias en materia de seguridad, en un modelo cloud de responsabilidad compartida, ha sido una demanda frecuente a Microsoft por parte de muchas Administraciones. Nuestro trabajo conjunto con el Centro Criptológico Nacional responde con rotundidad a esas demandas y nos sitúa como el único proveedor cloud capaz de guiar a la Administración española y acelerar su tránsito a la nube en sus propios términos, exigencias y necesidades, recogidas en el Esquema Nacional de Seguridad.

Es imperativo que empresas y organismos públicos realicen las inversiones y tomen las decisiones necesarias para asegurar un nivel de protección que garantice sus operaciones frente al ataque de ciberdelincuentes. Desde Microsoft, seguiremos trabajando y reafirmando nuestro compromiso por la seguridad y la lucha contra el cibercrimen, colaborando con el Gobierno de España, comunidades autónomas, el Centro Criptológico Nacional y el Instituto Nacional de Ciberseguridad, en iniciativas destinadas a proteger a ciudadanos, empresas y entidades públicas españolas.

Computing 789