NoticiasSmart Cities

La conducción más personal

Seat se abre a un ecosistema de innovación.

Seat recibió en septiembre pasado el Premio Ametic al impulso de las TIC, como reconocimiento de la nueva estrategia del fabricante de coches orientada a abrirse a un mundo de socios tecnológicos y poniendo al cliente en el centro de su negocio. Computing ha podido hablar con Fabian Simmer, Digital Officer de Seat, quien explica cómo está afectando la disrupción al negocio del automóvil y qué medidas está adoptando su firma para avanzar con velocidad larga en este nuevo circuito de innovación.

La transformación digital ha tocado de lleno al mundo de los automóviles, y sus players no quieren quedarse en la mera función de vendedores sino que quieren crear un ecosistema al más puro estilo Appley aprovechar el potencial de una comunidad de usuarios a la que prestar servicios personalizados. Fabian Simmer entiende que “la digitalización significa la mayor disrupción en 130 años de historia, desde la fabricación del primer vehículo. Hoy podemos hablar de cuatro grandes tendencias que transformarán el sector: electrificación, conducción autónoma, conectividad y nuevos La conducción más personal servicios de movilidad”. Esta unidad del Grupo Volkswagen tiene la ambición de convertirse en una empresa de referencia en el coche conectado. “Hemos elegido la conectividad ya que los clientes de Seat son, con diferencia, los más jóvenes del sector en Europa, y precisamente estos clientes esperan que entrar en un coche no signifique una interrupción en su vida digital”.

Cuando el ID interactúe con el vehículo, podremos ofrecer una experiencia personalizada al conductor

Seat parte con la ventaja de ser una empresa relativamente pequeña dentro del sector, lo que le ha permitido organizar sus equipos de una forma ágil, con procesos más rápidos de decisión y, sobre todo, rapidez de implementación. “Esto lo agradecen las compañías cien por cien digitales como, por ejemplo, Google o Amazon, para las que el automóvil, obviamente, significa una plataforma interesante”, puntualiza Simmer.

El fabricante también quiere tener un papel relevante en los nuevos servicios de movilidad, que estarán especialmente diseñados para gente joven que vive en áreas urbanas. Seat ha iniciado una serie de proyectos de ‘car sharing’ internos para sus más de 14.000 empleados y tiene otra iniciativa de sharing de 10 prototipos eléctricos, que pondrá a disposición de los empleados del Pier01, el hub de startups ubicado en el Port Vell de Barcelona. Allí se ubica el ‘Seat Metropolis: Lab Barcelona’, el digital lab de la compañía que tiene como objetivo desarrollar soluciones para afrontar los retos de la futuramovilidad urbana.

El cliente centra su estrategia

Fabian Simmer, Digital Officer de Seat.
Fabian Simmer, Digital Officer de Seat.

En el pasado, el sector del automóvil mayoritariamente ha posicionado el producto o la tecnología en el centro de su ecosistema. Hecho que venía dado por su tradicional modelo de negocio, en el que un fabricante diseña, desarrolla y fabrica el vehículo, lo vende a un importador, el importador a un concesionario y el concesionario, finalmente, es el que mantiene el contacto con el cliente. En comparación con la industria de la telefonía móvil, el experto de Seat detecta una clara diferencia: “Por eso, hay que entender mejor cómo nuestros clientes utilizan nuestros productos, para así poder adaptarlos al uso óptimo que quieran darle y generar una experiencia individualizada. Con el coche conectado y el Seat ID iremos hacia esta dirección”.

El Seat ID es una tecnología similar a la que usan los clientes con sus smartphones. Si por ejemplo alguien adquiere un producto de Apple, como podría ser un iPhone, y no dispone de una cuenta iTunes, no puede sacarle partido al dispositivo. “Esto se hace para entender mejor al cliente y que tenga la posibilidad de individualizar su producto”, explica Simmer. El Seat ID va en esa dirección, aunque será menos restrictivo. En el futuro, el cliente podrá seguir usando sus productos sin tener un Seat ID, pero la experiencia será mejor y más personalizada si se cuenta con él. El ID inicialmente se aplicará para sus apps, website y concesionarios y más tarde interactuará con el coche conectado. “Cuando el ID interactúe con el vehículo, podremos ofrecer una experiencia personalizada a nuestros clientes y el vehículo sabrá quién es el que lo está utilizando, cuáles son sus preferencias de temperatura, luz, ambiente, emisoras de radio o lista de Spotify, por ejemplo, y el coche se adaptará a él”, ilustra gráficamente.

Política de alianzas

De lo que son conscientes los productores de coches es que su industria tiene que abrirse a otros ámbitos, por lo que es necesario articular una política de alianzas que le amplíen su horizonte de innovación. Así lo constata el Digital Officer, quien se muestra muy entusiasmado en este punto: “En el pasado, el sector del automóvil ha sido más bien cerrado y cooperaba poco para desarrollar conjuntamente funciones y servicios para el cliente. Esto ha cambiado por completo y es uno de los puntos al que desde Seat le damos especial importancia. Somos una marca ágil y podemos desarrollar soluciones con partners relevantes de la industria digital, como la solución que hemos desarrollado en un muy corto plazo de tiempo para integrar el asistente personal de voz Amazon Alexa en nuestros vehículos”. Estas soluciones son aplicables hacia el resto de Volkswagen y con eso se habla de pasar de más de 400.000 unidades al año, el volumen de ventas de Seat, a los más de 10 millones de coches del grupo, lo que puede resultar interesante para estos partners tecnológicos.

No obstante, el gran objetivo final de la industria es el vehículo conectado y la conducción autónoma, como el horizonte en el que Seat deberá estar prevenido. Si bien, su implantación se irá realizando de forma paulatina. “Consideramos que el coche autónomo llegará al mercado a través de vehículos como los camiones y de las marcas premium. También veremos robotaxis para el transporte de personas o cosas. Sí podremos, y lo vamos hacer, incorporar innovación en nuestros autos, sobre todo las funciones que tengan la mejor relación beneficio-coste para el cliente, como, por ejemplo, las relacionadas con la seguridad”.   

Computing 795