InformesStartups

España supera los mil millones de inversión en startups tecnológicas

Según el estudio sobre la inversión en startups TIC y de software relativo al periodo 2010-2017.

España se ha convertido en un país de primer orden como fuente de inversión para startups tecnológicas. Según el estudio de Manuel Matés, fundador y General Partner de Big Sur Ventures e inversor de capital riesgo en startups tecnológicas, relativo a las operaciones y datos individualizados del ecosistema emprendedor de startups y venture capital tecnológico en los últimos 8 años, el año 2017 cerró con una histórica inversión de capital riesgo en startups de software y TIC (Information and Communication Technologies), alcanzando los 1.096 millones de euros. Esto supone un crecimiento compuesto anual (CAGR) del 33% desde 2010 y un incremento del 77% con respecto al año 2016. De esta forma, España se sitúa como el 4º país en Europa por volumen de inversión por detrás del Reino Unido, Francia y Alemania, superando a Suecia.

2017 cerró con una histórica inversión de capital riesgo en startups de software y TIC que alcanzó 1.096 millones de euros

El número de operaciones también se ha incrementado, llegando a las 389 en el último año (un 41% más que en 2016). Este volumen de inversión ha aumentado en todas las categorías (fase semilla y rondas de inversión para startups más maduras: A, B, C y posteriores). A este respecto, el primer trimestre de 2017 fue el de mayor volumen de operaciones de ventas de startups, entre las que destacan Social Point  Habitissimo, o ReviewPro, convirtiendo el periodo febrero 2016 - febrero 2017 en el mejor de la historia con más de 1.000 millones de euros en ventas de startups.

2017 también ha visto la consolidación de las dos primeras startup españolas que pueden entrar en el club europeo de Unicornios (empresas tecnológicas cuya valoración supera el billón de dólares) con la catalana Letgo y la madrileña Cabify.

En palabras de Matés, “estos datos demuestran que el mercado español de inversión en startups tecnológicas está creciendo y empezando a madurar, ya que por primera vez hay más de mil millones de euros de capital invertido y ventas de empresas por valor de 279 millones de dólares. Por ejemplo Social Point fue adquirida por 560 millones de dólares por Take Two, cotizada en el NASDAQ;  y Privalia por parte de Vente Privée,. España por lo tanto, entra en el club de los países en los que se han invertido más de mil millones de dólares en compañías tecnológicas y que tiene actualmente dos Unicornios valorados cada uno en más de 1.000 millones de dólares”.

Madrid y Barcelona, enclaves estratégicos

En el estudio también se resalta la importancia de Barcelona y Madrid, ciudades en las que se concentra el 85% de la inversión y el 77% de las operaciones de inversión. En el año 2017 Barcelona es la ciudad líder con una inversión total de 583 millones de euros, frente a los 430 millones de Madrid.

En cuanto a los sectores en los que más se ha invertido, estos han sido: media (clasificados, advertising tech, marketing tech…) el más beneficiado con un 29% del total de la inversión, seguido por transporte y logística (23%), software (20%) y fintech (8%).

El emprendedor que hoy en día no encuentra dinero es porque no se mueve o porque el proyecto no es bueno

Para Matés estos datos demuestran que “el emprendedor que hoy en día no encuentra dinero es porque no se mueve o porque el proyecto no es bueno. Actualmente, hay más capital en el mercado que nunca y se está invirtiendo más en España por parte de fondos extranjeros de referencia en Silicon Valley y Alemania como, Spark Capital (Wealthfront, Twitter, Trello), Bessemer Ventures Partners (Skype, Linkedin, Pinterest,Box), o Holtzbrinck Ventures (Zalando, Delivery Hero), entre otros. De hecho, la situación de crecimiento por la que estamos pasando ahora, recuerda a la que hubo en nuestro país vecino, Francia en el periodo 2012-2017. Con una inversión en startups tecnológicas de 554 millones de dólares en 2012, como estaba España en 2015, dos años más tarde (2014), Francia estaba en 1.148 millones de dólares de inversión, (como es el caso de España en este año 2017), y en el 2017, Francia ha cerrado el año con una inversión en startups tecnológicas de 2.772 millones de dólares”.

A pesar de las buenas noticias, todavía queda mucho por hacer para que el ecosistema español siga madurando. Para que se consolide, es necesario que haya un mayor número de grandes ‘exits’, por venta de la compañía o salida a Bolsa, por una valor superior a 1.000 millones de euros. (para Manuel Matés, en España numerosas compañías se venden demasiado pronto); una mayor formación en las necesidades que tienen las startups tecnológicas, gracias a una relación más cercana entre la Universidad y las startups; y una mayor ambición por parte de los emprendedores para desarrollar su plan de negocio con una visión global, de gran crecimiento internacional y escalable, y capacidad para atraer y retener talento multicultural con experiencia en mandos intermedios. En numerosas ocasiones Matés ve grandes equipos de fundadores -equipos A-, desarrollando productos poco competitivos -productos B- o con productos competitivos en  mercados muy complicados -mercados B-, que con un producto y un mercado diferente podrían tener mayores posibilidades de éxito.

Computing 816