OpiniónTelecomunicaciones

La visión del directivo: Un 2019 para interconectar el mundo

Por Ignacio Velilla, Managing Director de Equinix en España.

2018 ha sido un año extraordinario para Equinix en todo el mundo. Seguimos avanzando en el despliegue de nuestra plataforma internacional de interconexión al desarrollar servicios de conectividad empresarial que permitan a las empresas conectarse con sus clientes, proveedores, empleados y con nuestra red de partners estratégicos, entre los que se incluyen los principales proveedores de cloud pública del mundo (Google Cloud, Microsoft Azure, Amazon Web Services). Si hablamos de España, además de cumplir nuestro primer año en el país, estamos viviendo el desembarco de ECX Fabric, un servicio de red definido por software que permite a las empresas interconectarse con el ecosistema de Equinix sin importar su situación geográfica. Ahora, en nuestros centros en Madrid, Barcelona y Sevilla, las empresas pueden escalar, de manera sencilla y rápida, sus negocios a cualquier mercado. Estos avances, nos convierten en una empresa que cuenta con un punto de vista privilegiado debido a nuestra colaboración con más de 10.000 clientes de todo el mundo. Nuestro trabajo nos permite proporcionar a las empresas líderes las soluciones de conectividad necesarias para competir en el actual mercado digital y, en ese proceso, podemos detectar cuáles son las tecnologías predominantes y analizar cómo proveedores y compañías vamos a sacar partido de esta innovación constante.

Ignacio Velilla Managing Director de Equinix en España.
Ignacio Velilla Managing Director de Equinix en España.

Tendencias que dominarán el mercado

Debido a este afán de conocer el futuro y predecir las vías de colaboración interempresariales, en Equinix, hemos compartido con la industria las claves tecnológicas de 2019. Hemos detectado un aumento de las inversiones para la construcción de infraestructuras móviles y la renovación de las ya existentes para la adopción efectiva del 5G, una tecnología de conectividad que abrirá un sinfín de posibilidades en el mundo del Internet de las Cosas y la inteligencia artificial. Además, el próximo año seremos testigos de cómo las empresas apostarán por arquitecturas distribuidas para desarrollar modelos de inteligencia artificial que aprovechen la cercanía de las fuentes de origen de los datos a analizar. 2019 también será el año de la implementación de clouds multi-región para cumplir con las nuevas normativas de protección de datos, lo que requerirá de modelos de privacidad que inspirarán nuevos procesos de seguridad progresivos y distribuidos. Y, en Equinix, no nos olvidamos del blockchain, que representará un gasto total empresarial proyectado de 11.700 millones de dólares para 2022, y que dependerá del despliegue de puntos de intercambio de datos en todo el mundo.

Las ventajas de la interconexión

La implementación de estas tendencias necesita de una gran voluntad por parte de las organizaciones y de desarrollos tecnológicos que no están al alcance de todos. Sin embargo, todas estas soluciones cuentan con un enorme aliado, un ‘facilitador’ que permitirá que las compañías puedan integrarlas en sus procesos: la interconexión. Su capacidad ha despertado el interés de aquellas compañías que quieren seguir estando en la vanguardia en sus respectivos mercados. En España, el 60% de los directivos IT entrevistados para una encuesta que hemos realizado en EMEA nos han confirmado que el uso de soluciones de interconexión será más relevante para sus organizaciones en los próximos tres años.

Los directivos confirman que el uso de soluciones de interconexión será más relevante para sus organizaciones en los próximos tres años

Para valorar la incidencia real de la interconexión en el mundo, en 2018 desvelamos las conclusiones de la segunda edición del Índice de Interconexión Global (GXI), un estudio de mercado que analiza cómo la interconexión se ha convertido en el método que están usando las compañías para operar. El Índice pone en perspectiva cómo las empresas han decidido apostar por el intercambio de tráfico directo y privado para asegurar y acelerar sus operaciones, una realidad que se traduce en un crecimiento del ancho de banda de interconexión descomunal: crecerá diez veces más que la capacidad proyectada del tráfico de Internet público en 2021. En definitiva, el 2019 será el año del 5G, blockchain, inteligencia artificial, pero, sin duda, seguirá siendo el año de la interconexión.

Para acceder a más contenidos del Anuario Computing 2019 acuda al Kiosko BPS

Computing 784