OpiniónWorkplace

Una pandemia que marca la nueva realidad laboral

Por María José Talavera, Directora General de VMware Iberia.

María José Talavera, Directora General de VMware Iberia.
María José Talavera, Directora General de VMware Iberia.

La crisis sanitaria que vivimos ha cambiado nuestra forma de pensar y trabajar en todo el mundo. El teletrabajo en España ha pasado de ser una anécdota para consolidarse como la forma real y necesaria de presente y una alternativa híbrida de futuro, y en ambos escenarios de tiempo la tecnología ha hecho y hará que tanto las empresas como sus empleados sigan en funcionamiento.

Durante esta pandemia, y sobre todo en los momentos iniciales, ha sido vital dar soporte a quienes más lo necesitaban, y está claro que el sector sanitario ha sido uno de ellos. En VMware hemos trabajado y trabajamos para garantizar la escala, seguridad y la flexibilidad dentro de multitud de empresas, entre ellas los hospitales; algo vital cuando se trata de equipos médicos que trabajan en un entorno impredecible y urgente, garantizando así la seguridad y bienestar de los ciudadanos. Tanto es así que el personal sanitario del Instituto Catalá de Salud (ICS) y el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de la Generalitat de Cataluña han podido teletrabajar y seguir asistiendo a los afectados del Covid-19 gracias a la tecnología de Fujitsu y VMware. Más de un millar de profesionales de los hospitales de Vall d´Hebron o Bellvitge y sanitarios de sus Centros de Atención Primaria han podido acceder a las aplicaciones críticas virtualizadas, como eCAP por VMware Horizon Cloud, desde cualquier lugar y sin interrupciones. Y es que es importante señalar la ayuda que da a médicos y enfermeras tener el acceso a la historia clínica de los pacientes, desde sus hogares, hoteles medicalizados y hospitales de campaña, lugares diferentes a su puesto de trabajo habitual. Algo que desde Fujitsu y VMware hemos conseguido en el tiempo récord de 2-3 semanas, aunque durante la primera semana ya se pudieron realizar actividades básicas.

Las expectativas del trabajador han cambiado; un 23% de ellos ven el teletrabajo como un requisito indispensable en lugar de como una ventaja

El futuro del trabajo desde cualquier lugar

No hay duda de que el puesto de trabajo ya no está ligado a un sitio en concreto y que en ningún caso del sitio depende la continuidad de este. La pandemia ha forzado que gran parte del trabajo sea en remoto, pero es probable que, en un futuro, dadas otras circunstancias, la respuesta sea modulable. Considerar una fuerza de trabajo distribuida configura un nuevo panorama más adecuado a esa comúnmente llamada ‘nueva realidad’ en la que los empleados pueden trabajar con el mínimo impacto debido a pandemias, nevadas o cualquier agente externo que condicione la asistencia a un lugar físico de trabajo. No obstante, tanto la cultura empresarial como la de la Administración pública ha de adaptarse y facilitar este nuevo modelo que no solo comporta continuidad del ejercicio de las funciones sino también el bienestar de los empleados. Y ahí es precisamente donde deben poner el foco los líderes, en ser conscientes de la realidad que comporta que la interacción social es limitada, la conciliación entre vida laboral y familiar se ha complicado y muchos trabajadores se sienten presionados a trabajar más horas.

Las expectativas del trabajador han cambiado; un 23% de ellos en España ven el teletrabajo como un requisito indispensable en lugar de como una ventaja. Así lo demuestra el estudio sobre las nuevas relaciones laborales en tiempos de pandemia realizado por VMware sobre Future Ready Workforce. Así mismo muchos trabajadores, el 65%, siente una mayor presión para seguir conectado más allá del horario laboral habitual. Y esto requiere ser gestionado.

Cambiar las reglas de las prácticas laborales

Los empleadores, privados o públicos, deben asegurar dar prioridad a los resultados y margen a la gestión individual de la agenda. La balanza entre bienestar de la organización y resultados está servida; solo depende del liderazgo equilibrarla porque la tecnología, una vez más, será un facilitador de conciliación. Y VMware un aliado.

Computing 803