OpiniónCloud

Visión del directivo: Modelos de inteligencia artificial soportados en la nube híbrida

Por María José Miranda, Directora General de NetApp Iberia.

María José Miranda, Directora General de NetApp Iberia.
María José Miranda, Directora General de NetApp Iberia.

En 2018 hemos experimentado grandes avances digitales y las organizaciones han tomado conciencia de la oportunidad/amenaza que genera la economía digital. Grandes jugadores globales en comercio electrónico y banca, plataformas de servicios para transporte, logística y ocio en todas sus vertientes, etc., generan grandes cambios en el modelo económico global y doméstico. La cacareada transformación digital, de la que muchos eran escépticos hasta hace bien poco, ha hecho mella en todos los sectores de actividad, y cada cual se pregunta en qué punto del proceso está. Pregunta de difícil respuesta para muchos, porque depende con qué se comparen. No todo es válido para todas la industrias y tamaños de empresas. En esta economía digital, donde la innovación es el gran promotor y facilitador de los modelos de negocio, es evidente que la tecnología va por delante de lo que las organizaciones pueden asumir. Muy atrás queda la época en la que los departamentos de Informática no podían avanzar al ritmo de las necesidades y demandas de sus usuarios. Los avances son imparables, y los ciclos cada vez más cortos.

Y en estos días, más que nunca, seguimos hablando del cloud. La hibridación de la nube quizá sea el concepto más extendido en las grandes organizaciones. Que los datos estén solo en la nube pública conlleva riesgos derivados de la protección de los mismos, y de su acceso y tratamiento en aplicaciones críticas. Es por ello que los diseñadores de arquitecturas determinan dónde poner las cargas de trabajo en función de sus características. Decidir qué nube utilizar, por cuánto tiempo, y estimar el coste que puede tener es una decisión compleja que requiere aproximaciones sucesivas; es difícil contemplar todas las variables de una sola vez. De este modo, el movimiento de datos entre las nubes se presenta como el principal hándicap que tienen que resolver las organizaciones para poder realizar una hibridación efectiva. NetApp, con su apoyo incondicional a la nube pública y privada desde hace más de un lustro, ha entendido esta necesidad aportando una solución de transferencia de datos abierta, sencilla e interoperable entre cualquier nube. También podemos identificar, con un servicio más en la nube, el comportamiento de los servicios hibridados para determinar qué cargas mover y cuándo a entornos más eficientes en coste o en disponibilidad.

¿Seguirá hablándose de cloud en 2019? Por supuesto que sí, el proceso de hibridación continuará en las empresas con más experiencia y más precisión, y eso nos ayudará a todos a mejorar nuestras herramientas y seguir facilitando a nuestros clientes la tecnología que necesitan para crear o adecuar sus negocios a los nuevos tiempos digitales. Los data centers de nueva generación se irán extendiendo con sistemas convergentes e hiperconvergentes para hacer más sencillo su uso y asemejarse lo más posible a las nubes públicas.

La hibridación de la nube quizá sea el concepto más extendido en las grandes organizaciones

En 2019 y en adelante hablaremos también, y mucho, de inteligencia artificial (IA) y de las tecnologías que permiten a las máquinas aprender de los datos que generan, procesan e interpretan. Nos referimos a las tecnologías llamadas machine learning (ML) y deep learning (DL). Hace mucho que se habla de IA pero solamente ahora es viable para su aplicación extensiva, porque la tecnología actual permite manejar ingentes cantidades de datos en segundos, cuando hace solo unos años se necesitaban grandes centros de computación y muchos días para procesarlos. Esta tecnología es además asequible a través de clouds públicas que hacen variable el coste de estos servicios en función de las necesidades específicas de los consumidores, así que solo falta que haya un uso más extensivo en las empresas y organismos públicos. Son muchas las aplicaciones de IA en todos los sectores, y también con fines sociales y de salud.

Las tecnologías del modelo Data Fabric de NetApp trabajan al unísono para cubrir todo el flujo de los datos en estos procesos de IA, desde su ingesta hasta su archivado, asegurando el éxito de sus operaciones y un gran rendimiento, eficiencia y rentabilidad en cada fase del proyecto. El potencial de estos grandes avances de la inteligencia artificial es increíble, y estará en nuestra mano realizar una aplicación inteligente y humana de los mismos.

Para acceder a más contenidos del Anuario Computing 2019 acuda al Kiosko BPS.

Computing 782