InformesInfraestructuras

Cómo tener éxito en la transformación digital de tu empresa

Juan Parra, Country Manager Hewlett Packard Enterprise Services España, explica cómo ser un 'disruptor digital'.

Los principales ejecutivos de algunas de las empresas más importantes del mundo esperan con inquietud el nombre de la próxima organización que literalmente será triturada por un competidor como Uber, Amazon o Airbnb.

Y es que los llamados 'disruptores digitales', aquellas compañías que han logrado una alta rentabilidad de sus inversiones en iniciativas digitales, son responsables de que empresas tradicionales con un pasado de éxito y cuentas saneadas entren en bancarrota.

El único antídoto para no engrosar la lista de las organizaciones que no han sabido adaptarse a la Idea Economy pasa por emprender un camino de transformación digital interno, pero antes de dar el primer paso hay que tener claro la hoja de ruta y los plazos en los que se cubrirán las diferentes etapas.

Aunque cada empresa representa un caso único y la mayoría de las veces irrepetible, la experiencia de procesos de transformación digital marcados por el éxito nos ha dejado algunas “recetas” que son muy recomendables seguir.

Conviértete en un 'disruptor digital'

Geoffrey Moore, autor del libro 'Crossing the Chasm' (Cruzando el Abismo), tiene claro que “cada década más o menos debemos poner en marcha en nuestra empresa una nueva línea de negocio que aporte un crecimiento excepcionalmente alto de ingresos”, un reto que exige cambios en el proceso de planificación tan radicales que tiene muchas posibilidades de acabar en fracaso.

La tecnología permite que nuevos competidores lideren mercados más rápido y con menor inversión que nunca; son organizaciones transformadas digitalmente que han acelerado el llamado “time to market”, operan con costes más bajos y pueden permitirse innovar más que la competencia.

Este tipo de transición no sucede de un día para otro, es un proceso deliberado, modular, planificado y que debería durar entre seis y doce meses, no más porque los nuevos competidores se mueven rápido.

Ante este panorama ciertamente estresante, lo mejor es empezar con aquellas iniciativas digitales que ya estén puestas en marcha y aprovechar las capacidades que aporta la nube para experimentar, ya que en caso de fracaso será más fácil asumir la inversión realizada.

Y ten claro esto: comenzar el camino de transformación digital no debe hacerse nunca con la mochila cargada de complejos de inferioridad, la base de datos de clientes y la fuerza de la marca debe ser el pilar sobre el que construir nuevos negocios digitales.

Otra opción es optar por adquisiciones o asociaciones con ciertos partners que aceleren todo el proceso, ya que nos aportarán un negocio digital bien enfocado y sus empleados estarán inmersos en una cultura empresarial disruptiva.  

Aprovecha la ventaja que te aporta la tecnología

Como he comentado, la mayoría de los “disruptores digitales” se apoyan en la agilidad y los bajos costes de entrada de la nube, pero las empresas tradicionales tienen algo que se llama “legacy”, por lo que el modelo emergente en su caso es el de un TI de doble velocidad.

Y es que por un lado nos encontramos con el TI tradicional, donde tienen sus sistemas de bases de datos, sus transacciones o sus entornos de gestión de clientes, pero al mismo tiempo cuentan con departamentos de innovación que miran al cliente final para conocer cuál es el comportamiento de los usuarios de la nueva Idea Economy.

Otra característica de los procesos de transformación digital es que, por su naturaleza, aportan nuevas prácticas que no guardan los niveles adecuados de seguridad de los datos. Nuevos dispositivos, nuevas redes y nuevos empleados abren el abanico de posibles entradas, por lo que se asume que uno de los retos más grandes que tienen tanto las empresas tradicionales comos los “disruptores digitales” es la seguridad de los datos que manejan.

Afortunadamente, el lado positivo del aumento de la sofisticación y la frecuencia de los ataques a la seguridad de las empresas es que al emprender un proceso de transformación digital tenemos la oportunidad de replantearnos las normas de seguridad de nuestra organización.

No lo dudes más, los nuevos competidores están forzando que te muevas rápido si no quieres verte fuera del mercado, y la única manera de responder a esta amenaza es que comiences ya mismo el proceso de transformación digital de tu empresa.

Computing 764