InformesMercado TI

España lidera las economías emergentes en la transformación digital

España se situa en el puesto 17 en el ranking global de Huawei de avance de la transformación digital.

Huawei ha presentado la cuarta edición de su Índice de Conectividad Global (GCI, por sus siglas en inglés), un informe anual que evalúa cómo los países progresan en materia de transformación digital, a través del análisis de 40 indicadores de cinco tecnologías clave –banda ancha, centros de datos, servicios Cloud, Big Data e IoT-.

Entre los 50 países evaluados, que representan el 90% del PIB mundial y el 78% de la población mundial, España cuenta con una puntuación de 52 puntos y ocupa el puesto número 17 en el ranking global, habiendo escalado dos posiciones respecto al GCI de 2015. Además, lidera el grupo de las ‘economías emergentes’, que son aquellas con un PIB medio per cápita de 15.000 dólares, que promueven el aumento de la demanda de las TIC para facilitar la digitalización de la industria y el crecimiento económico.

Según recoge el GCI 2017, el progreso de España en los últimos años se debe principalmente al rápido crecimiento de la banda ancha. En este sentido, las puntuaciones obtenidas han pasado de estar en un nivel medio el año pasado a alcanzar un desempeño destacado en 2017, especialmente en el índice de penetración de la banda ancha móvil. Además, la accesibilidad de la banda ancha fija y la digitalización de los servicios públicos se mantiene en niveles altos. Estas mejoras se enmarcan en el contexto de adaptación a la ‘Agenda Digital para España’ de 2013'.

En paralelo, España está trabajando en el desarrollo de su red 5G, lo que mejorará las velocidades de descarga y la expansión de los contenidos online. Por otro lado, respecto a las industrias, el informe destaca que el sector español de la salud es uno de los más avanzados digitalmente del país. Desde las empresas más pequeñas, a las más grandes (en términos de ingresos), se percibe un compromiso constante con la transformación digital.

Oportunidades de mejora en España

Tal y como recoge el GCI, nuestro país tiene una cobertura de banda ancha relativamente buena, pero es necesario reducir las diferencias entre regiones. Además, dentro de éstas, los contrastes también son sustanciales entre las zonas urbanas y las rurales.

Más allá de la cobertura, también existe una clara necesidad de reforzar el uso. Por ejemplo, las suscripciones de banda ancha siguen estando por detrás respecto a la media de la Unión Europea. De este modo, España tendría que tomar medidas, como la expansión de los contenidos online, para promover el aumento de la demanda.

De acuerdo con los indicadores del GCI, el país se sitúa en niveles medios en relación a las TIC más avanzadas, pero se podría potenciar más el desarrollo del Big Data y los servicios Cloud. En el modelo español de digitalización, la migración de servicios digitales a la nube podría influir en las actividades de las empresas de telecomunicaciones, pasando a servicios digitales e integrando datos de diferentes servicios.

Índice de Conectividad Global

Además de las denominadas ‘economías emergentes’, el Índice de Conectividad Global distingue otros dos grupos de economías. En el primer nivel se encuentran las denominadas ‘economías maduras’ -con un PIB medio per cápita de 50.000 dólares-, que impulsan la experiencia digital del usuario a través del Big Data y el IoT. En el otro extremo están los países ‘principiantes’, que cuentan con un PIB medio per cápita de 3.000 dólares y están en la primera etapa de desarrollo de la infraestructura TIC.

En las conclusiones del informe se destaca cómo las economías del mundo digitalmente desarrolladas continúan prosperando, gracias a una mayor inversión y aceptación de las tecnologías de la información y la comunicación. Analizando los datos del GCI 2017 con numerosos modelos de pronóstico económico, se podría afirmar que si un país aumenta la inversión en infraestructura en un 10% anual desde 2017 a 2025, podría beneficiarse de un efecto multiplicador. Según este modelo de impacto económico, cada dólar adicional de inversión en infraestructura TIC puede generar un retorno de tres dólares en el PIB actual; 3,70 dólares en 2020 y un retorno potencial de 5 dólares en 2025.

Computing 764