OpiniónMovilidad

Cinco reglas básicas para una planificación moderna

Oriol Farré, director de preventa de aplicaciones Financieras de Oracle Ibérica

Oriol Farre, Oracle
Oriol Farre, Oracle

Por Oriol Farrè

Recientemente he visto un vídeo que se ha hecho viral, en el que un Tesla nos demuestra por qué no debemos tomar decisiones basándonos solo en lo que tenemos justo delante. En él se puede ver cómo el piloto automático utiliza datos en tiempo real para predecir una colisión inminente un segundo antes de que ocurra y así frenar de forma automática para evitarla. El piloto automático del Tesla hizo algo que ningún conductor humano podría haber hecho por sí mismo: tuvo en cuenta múltiples datos externos en su planificación y tomó la decisión más segura e inteligente.

Mientras que los peligros de la carretera tienen poco que ver con los desafíos a los que se enfrentan las empresas modernas, los principios de una buena planificación son, en esencia, los mismos. Cuanta más información relevante tenga, mejores serán las decisiones que tome.

Entonces, ¿por qué tantos equipos financieros siguen basando sus planificaciones en informes unidimensionales en lugar de trabajar con información mejor y más relevante?  Pensar de forma diferente e informada beneficiará a todas las líneas del negocio y, por tanto, a la organización en su conjunto. Estas son mis cinco reglas para sacar el máximo provecho a la planificación anticipada.

Regla 1: Se necesita una plataforma integrada

Los líderes financieros son considerados los guardianes de los planes de una empresa, pero cada línea de negocio tiene que gestionar sus propias previsiones y todas ellas están interconectadas.

Utilizar hojas de cálculo o sistemas heterogéneos para este trabajo puede consumir mucho tiempo, y coordinarlos a menudo conlleva muchos riesgos. Con una plataforma integrada, cualquier cambio en la planificación de un departamento se actualiza automáticamente para las demás líneas de negocio, a fin de que puedan adaptarse con facilidad.

Regla 2: Aprovechar el conocimiento de los demás

Cuantas más personas se impliquen, mayor es el conocimiento que se tiene en cuenta en las planificaciones. Es por ello que muchos empleados y partes interesadas tienen que compartir su experiencia, sus predicciones y sus comentarios durante el ciclo de planificación y forecast.

De igual forma, cuanta más gente esté implicada, más personas compartirán la responsabilidad y estarán motivadas para contribuir hacia una estrategia y un objetivo comunes.

Regla 3: El análisis predictivo elimina los riesgos

No es ningún secreto que los profit warnings pueden ahuyentar a los inversores y, en algunos casos, asentar o destruir un negocio. Por desgracia, el mercado nunca ha sido más impredecible y desarrollar una planificación precisa es más difícil que nunca.

Al llevar a cabo simulaciones predictivas avanzadas, los equipos financieros pueden definir objetivos realistas basados en su rendimiento anterior y predecir los resultados más probables, con lo que se consiguen previsiones más precisas.

Regla 4: Planificar un cambio de planes

El camino hasta 2020 va a estar plagado de incertidumbre. Las empresas tienen que estar en una posición que les permita reaccionar con rapidez y poder realizar nuevas previsiones con celeridad.

Volviendo al valor de una plataforma integrada, nuestros estudios determinan que éstas permiten a las empresas acortar los tiempos de elaboración de previsiones en un 38% y emplear un 35% más de tiempo en el análisis de sus datos.

Regla 5: Contribuir en cualquier momento y lugar

En lo referente a la tecnología financiera, la experiencia del usuario es tan importante como el propio sistema. Somos una generación acostumbrada a acceder a la información bajo demanda y funcionamos mejor cuando podemos acceder a ella en el momento en el que nos viene la inspiración, ya sea en nuestro escritorio o en nuestro teléfono móvil (o en el coche si tenemos un Tesla con piloto automático).

Está claro que la planificación financiera es algo más complicado que conducir un coche, sobre todo uno que se conduce solo. No existe un piloto automático que ayude a las empresas a superar los obstáculos de estos tiempos inciertos, pero si cuentan con los sistemas y la información adecuados, siempre estarán en disposición de tomar las mejores decisiones posibles.

Computing 760