InformesMundo digital

ASTIC clama por un súper CIO con poder ejecutivo para la Administración Pública

Cada vez cunde con más fuerza dentro de los mentideros la necesidad de contar con un responsable de tecnología estatal, algo así como un CIO público, tomando el modelo estadounidense que adoptó Obama en 2009.

Son muchos países los que cuentan con esta figura: Singapur, Suecia Japón, Islandia, Alemania, Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia, Indonesia... hasta totalizar los 60, 18 de los cuales son europeos. Resulta ya perentorio establecer un CIO responsable ejecutivo de la Administración electrónica y de la coordinación de las TIC del país, y ASTIC está estudiando esta figura como un elemento clave para ir avanzando en una mejor administración para los ciudadanos con un menor coste. Este mensaje caló en la práctica totalidad de las intervenciones y se impone ya por su propia inercia. Todos coincidieron en que es el momento de ponerlo en marcha.

El director de Informática debe superarse definitivamente. Cuando hay un CIO dentro de un comité de dirección tiene capacidades no solo de elegir las tecnologías y dar los niveles de servicios, puede ayudar a mejorar procesos y generar nuevos negocios. Por estas razones, María José Miranda, directora general de Netapp Iberia, se mostró partidaria de crear un ‘súper CIO’: “este profesional debe estar al más alto nivel y tener la visión de toda la Administración, teniendo a su cargo todo lo común, aunque debe haber CIO en los ministerios por ser ámbitos con su propia idiosincrasia”.

Desde el sector TI, se opina que la Administración debe evolucionar hacia un planteamiento típico de organizaciones privadas en las que la tecnología está alineada con el negocio. Así, será más rápida a la hora de abordar nuevas herramientas y aprovechar los recursos propios ganando en time to market y ayudando a las unidades de negocio a poner en marcha iniciativas que pueden ser exitosas. Las AAPP tienen que evolucionar rápidamente a ese modelo de servicios comunes, y ser capaces de aplicar la tecnología en beneficio del negocio.

Ministro CIO
Carlos Marcos,subdirector general adjunto de Aplicaciones de la Agencia Estatal en la Administración Tributaria, asegura que hay que hacer una transformación con lo existente: “tenemos una tecnología repartida en la Administración General del Estado bastante atomizada que achaco a razones históricas. El cambio hay que operarlo siguiendo la premisa de que la única competencia de la Administración tiene que ser la electrónica, por tanto vamos a crear una única unidad de tecnología”. Marcos defiende un modelo híbrido, “en cada ministerio se prestan servicios propios pero comunes a todos los sitios (correo, web, almacenamiento, etc.), pero al tiempo hay que evitar que hagamos todo lo mismo repitiendo la prestación de servicios redundantes y perdiendo la perspectiva general”.

El subdirector general propone una multicentralización que pretende ser un punto de partida que se traduce en un CIO “que tenga autoridad, incluso por encima del Consejo Superior de Administración Electrónica y que tenga que lidiar con cambios organizativos y normativos, y al mismo tiempo vencer inercias y status quos y resistencias culturales”. Siguiendo el paralelismo con las empresas privadas, Carlos Marcos compara la figura del CEO con la del presidente del Gobierno, al CFO con el ministro de Hacienda, y plantea la posibilidad de crear un ministro CIO, “si bien por su componente política no sería lo más indicado”. Lo que está claro es que Carlos Marcos sitúa al CIO público muy cerca de la Presidencia del Gobierno, “me sugiere algo similar a la de Jefe de la Oficina Económica”.

La visión de la empresa privada la aportó José Olaya, CIO de BBVA, una organización de 110.000 empleados, quien argumenta que su figura es extrapolable al mundo público, “el CIO aparece cuando las empresas se dan cuenta que el negocio es la tecnología, y se convierte en el agente de transformación y el arquitecto de un plan urbanístico global”. En su opinión, el CIO debe tener “mando en plaza y un respaldo al máximo nivel, en este caso, del presidente del Gobierno”.

Computing 780