InformesSeguridad

La e-confianza de los usuarios comienza a recuperarse

El nuevo estudio del ONTSI sobre Ciberseguridad y Confianza Online indica que el 67,2% de los usuarios encuestados declara haber sufrido algún incidente de seguridad.

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (ONTSI), que gestiona la entidad pública Red.es, acaba de publicar el “Estudio sobre la Ciberseguridad y Confianza en los hogares españoles”, correspondiente al segundo semestre de 2017, en el que se contrasta el nivel real de incidentes que sufren los equipos y dispositivos móviles de los usuarios –gracias al software Pikerton– con las percepciones que estos tienen, y se muestra la evolución temporal de estos indicadores.

El informe subraya que la e-confianza del usuario comienza a recuperarse, tras la gran cantidad de noticias relacionadas con incidencias de seguridad publicadas durante el primer semestre del año. Esta se sitúa en el 42,8% de los individuos, lo que significa un aumento de 3 puntos porcentuales.

Internet, de hecho, está considerado como un medio cada día más seguro por el 44,1% de los internautas españoles

Casi 7 de cada 10 usuarios (68,5%) consideran que su ordenador o dispositivo móvil se encuentra razonablemente protegido frente a las potenciales amenazas de Internet. El uso real de soluciones antivirus es del 69% en PC y del 43,7% en dispositivos Android. Sin embargo, este uso real es inferior al declarado por los internautas.

Gran parte del software malicioso es capaz de eludir las detecciones de los recursos antivirus. Esto hace que el 61,7% de los usuarios de ordenadores y el 28,1% de dispositivos Android, no se percate de las infecciones existentes en sus equipos.

En cuanto al acceso a Internet mediante redes inalámbricas, el 93,8% de los usuarios se conecta mediante una conexión propia, el 18,9% lo hace a través de una red inalámbrica Wi-Fi pública y el 14,9% utiliza una red particular de otro usuario.

Seguridad en el ordenador del hogar

De las encuestas realizadas en los hogares españoles se desprende que se ha producido un crecimiento en la utilización de programas antivirus (2 puntos porcentuales) y en las actualizaciones del sistema operativo (2,6 puntos porcentuales), durante el segundo semestre de 2017. Las medidas de seguridad automatizables más utilizadas son los programas antivirus (73,6%), las mencionadas actualizaciones del sistema operativo (59,4%), el uso de cortafuegos (37,6%) o la utilización de programas o configuración de bloqueo de pop-ups (29,5%).

En cuanto a las medidas de seguridad no automatizables, se registra un descenso en el uso de contraseñas por parte de los usuarios, que se sitúa en el 55,5% (cae en 2,6 puntos porcentuales con respecto al primer semestre de 2017). A continuación se sitúa la eliminación de archivos temporales y cookies (46%), la copia de seguridad de archivos (31,8%) y los certificados digitales de firma electrónica (20%).

No obstante, al contrastar el dato real con el declarado por los usuarios en cuanto a uso de medidas de seguridad se observa que aumenta la brecha, con datos favorables a la utilización real. El 37,6% de los internautas encuestados declara utilizar software cortafuegos en sus ordenadores, cuando en realidad este tipo de programas se encuentra en el 95,9% de los analizados. Para los programas antivirus el dato real y el declarado son mucho más cercanos, ya que cuentan con ellos el 69% frente al 73,6% que declara tenerlos.

El estudio también aporta datos sobre las redes Wi-Fi. El desconocimiento del estado de la red Wi-fi del hogar se incrementa nuevamente en este periodo (1,9 puntos porcentuales), situándose en el 13,2% de los usuarios. La mitad de ellos -un 49,9%- usa estándares WPA y WPA2, un 4,9% utiliza cifrado WEP -obsoleto y fácilmente vulnerable—, otro 4,9% de los usuarios deja su red inalámbrica Wi-Fi desprotegida y el 13,2% desconoce su estado de protección.

Seguridad en dispositivos Android

Las versiones más utilizadas de Android en dispositivos móviles (smartphones y tabletas) son Android 6 (35,1%) y Android 7 (30,5%), reduciéndose en las versiones anteriores. Se mantiene la tendencia iniciada en 2016 de descenso en el uso de soluciones antivirus en estos dispositivos, que cae en este segundo semestre 19,9 puntos porcentuales.

De esta forma, las medidas de seguridad más empleadas en dispositivos Android son el pin u otro patrón de desbloqueo seguro (76,9%), el bloque automático (70,9%) y la copia de seguridad (55,9%).

Las medidas de seguridad más empleadas en dispositivos Android son el pin u otro patrón de desbloqueo seguro (76,9%)

Hábitos de comportamiento en navegación y usos de Internet

Los usuarios de los servicios de banca y comercio a través de Internet mantienen buenos hábitos de comportamiento en general, vigilando periódicamente los movimientos de la cuenta bancaria online (93,3%), cerrando la sesión al terminar la operación (91%) o evitando el uso de equipos públicos o compartidos (85,4%), entre otros. La tarjeta prepago o monedero es la medida menos utilizada entre estos usuarios (40,5%).

En cuanto al análisis con antivirus de los archivos descargados mediante redes P2P, sigue descendiendo y ya se sitúa en el 59,6%. En cuanto a las descargas directas, realizan este procedimiento el 46,6% de los usuarios. Una vez descargan software, el 83,1% presta atención a los pasos requeridos durante la instalación.

El 60,3% de los usuarios de redes sociales configura su perfil para que solo sea accesible por sus amigos y contactos. Sin embargo, el 34,1% expone los datos publicados en su perfil a terceras personas y/o desconocidos, e incluso un 5,5% de los consultados declara desconocer el nivel de privacidad de su perfil.

Por su parte, el 38,9% de usuarios que se conecta a una red inalámbrica Wi-Fi pública lo hace siempre que lo necesita y en cualquier lugar, exponiendo la confidencialidad e integridad de sus datos.

Incidentes de seguridad

El 67,2% de los usuarios encuestados declara haber sufrido algún incidente de seguridad. Entre los más frecuentes están la recepción de correos electrónicos no solicitados –spam– (87,9%) y los virus informáticos u otros códigos maliciosos (19%).

La peligrosidad del malware viene determinada en función de la gravedad de las consecuencias sufridas. El de alta peligrosidad, que es el que permite el acceso remoto por parte de un atacante al sistema víctima, puede suponer un perjuicio económico para el usuario y facilita la captura de información confidencial o sensible. El 72,8% de los ordenadores infectados con malware presentan un nivel de riesgo alto, mientras que este porcentaje es del 71,8% en los dispositivos Android.

Computing 773