NoticiasCloud

5 consejos antes de subir la empresa a la nube

José María Torres, presidente ejecutivo del grupo Numintec, ofrece las claves para migrar con éxito al cloud computing.

Lo primero que intentamos cuando queremos subir la empresa a la nube es replicar exactamente lo que tenemos. Es decir, movemos los servidores y equipos desde nuestra infraestructura a la de un tercero y virtualizamos nuestros escritorios y nuestros discos en la red. Pero en definitiva, al día siguiente de subir a la nube, todo continúa igual. En remoto, sí, pero nuestra forma de trabajar sigue siendo la misma y no aprovechamos realmente el potencial que tiene la nube.

1 – Cambia tus hábitos

Subir la empresa a la nube implica un cambio en la forma en la que trabajamos y nos relacionamos con nuestros clientes. La nube nos permite hablar directamente de necesidades y de servicios, de una nueva cultura del trabajo y de la forma en la que nos organizamos. ¡Céntrate en eso!

Todos tenemos claro que nuestra empresa debe “subir” a la nube o al menos debe aprovechar esta tecnología de la que tanto se habla

2 – Busca las herramientas adecuadas

Las ventajas de subir a la nube son muchas, pero la diferencia está en cómo hacemos que nuestra empresa comience a aprovecharlas. Piensa primero cómo podéis trabajar aprovechando al máximo estas ventajas y después decide qué herramientas necesitaréis para ello.

Después de su retorno a Apple, Steve Jobs hizo la siguiente reflexión:

“No necesito un disco duro en mi equipo si puedo llegar rápido al servidor”

3 – Organiza tu equipo

Sácale el máximo rendimiento a las herramientas que la red te ofrece, haciendo que las personas de tu organización trabajen realmente en equipo. Por ejemplo, ya no tendrás que enviar un documento para su revisión sino compartirlo en la nube. Trabajando sobre un mismo escrito, obtendrás una versión definitiva única de forma rápida.

Además podrás contar con cualquier miembro de tu equipo de forma inmediata y esté donde esté. Las tecnologías en la nube permiten de forma sencilla las reuniones en la red.

¡Piensa que implementar medidas como el teletrabajo, derivan en una mayor productividad y aportación de valor!

4 – ¡Vuélvete móvil!

Tu empresa y tus colaboradores deben poder trabajar estén donde estén y tengan el dispositivo que tengan. Para ello ayuda mucho basar las aplicaciones de trabajo en interfaces WEB que os permitan trabajar igual desde una tablet que desde un cibercafé.

5 – Piensa en la seguridad

¡Si alguien se lleva un PC de la compañía no encontrará nada dentro!

Sabremos si estamos planteando una migración correcta a la nube si cambiamos el ordenador con cualquier miembro de nuestra empresa, y todos podemos seguir trabajando de forma inmediata sin instalar nada y sin echar nada de menos. Esto se debe a que toda la información está siempre disponible para la compañía desde cualquier sitio, pero de la misma manera, esta información tiene que poder ser denegada de forma inmediata a quienes ya no deban acceder a ella.

La clave es que aunque no haya nada en el dispositivo de ningún miembro de la organización se puede acceder a todo lo que necesitemos.

Computing 805