OpiniónMercado TI

El nuevo paradigma laboral

Por Fernando Pérez de León, Director - Technology practice at Badenoch + Clark.

Fernando Pérez de León.
Fernando Pérez de León.

Desde que la pandemia llegó a nuestras vidas hemos tenido que aprender a adaptarnos rápidamente a un ecosistema laboral inesperado. Fue un proceso repentino que continúa evolucionando aunque, a día de hoy, ya tenemos algunas pistas:

  • Nuevos modelos de relación con los clientes. ¿Nuevos? El vídeo ya existía. Quizá durante un tiempo las famosas video llamadas han servido para ser más eficientes pero en muchas ocasiones hemos caído en una esclavitud permanente que te conectaba de vídeo en vídeo y así pasaban las horas y los días. El “prueba y error” en el que estamos sumergidos desde este cambio de paradigma nos ha dejado claro que debe existir un término medio entre el presentismo ineficiente versus la esclavitud de trabajar dentro de una pantalla.
  • También se vislumbra un cambio en las prioridades de los profesionales, especialmente de los más jóvenes. Es aquí donde el departamento de RRHH de grandes multinacionales están centrando su debate porque ya no solo se tiene en cuenta el factor del presentismo sino que es importante ofrecer un trabajo con un salario emocional lo más competitivo posible.

Teniendo en cuenta las particularidades de cada sector, la medida estrella parece ser el híbrido entre trabajar en casa y en la oficina, lo que implica que la empresa debe ejercer más control sobre los resultados, medición de éstos y, en consecuencia, contar con profesionales altamente orientados a objetivos, siendo esta habilidad una de las más demandadas por las empresas para la contratación de profesionales cualificados. Y es precisamente esta habilidad la que debe tener un líder de equipo, un enfoque a resultados que además puede resultar una figura inspiradora capaz de liderar en momentos de incertidumbre como el que vivimos actualmente. La transparencia y la cercanía serán fundamentales para dotar a esta figura de un elemento emocional clave.

En este punto, son los líderes quienes deberán fomentar, y de alguna manera exigir, la subida al barco de la digitalización de procesos y la flexibilidad necesaria para adoptar nuevas maneras de trabajar a todos sus empleados. Por ello es clave ofrecer un desarrollo profesional en esa dirección.

Son los líderes quienes deberán fomentar, y de alguna manera exigir, la subida al barco de la digitalización de procesos y la flexibilidad necesaria para adoptar nuevas maneras de trabajar a todos sus empleados

La estabilidad en la que hemos vivido respecto al entorno laboral durante décadas, y cuya transición era un proceso que se desarrollaba lentamente, ha sufrido un cambio exponencial en apenas año y medio. Si tomamos como referencia a las empresas americanas, que en cierta medida reflejan lo que tarde o temprano puede llegar aquí. Según la fase en la que íbamos viviendo de la pandemia, muchas empresas tecnológicas de referencia mundial fomentaron el trabajo remoto y conforme íbamos adentrándonos en la vacunación masiva vuelven a virar argumentando que la vuelta de los empleados a las oficinas es más necesaria que nunca. Algunas de las razones que dan son que las conversaciones que se necesitan para seguir creando valor no se producen igual desde casa que desde la oficina, por lo que al menos es importante un presentismo de tres días a la semana.

Es bueno esperar un tiempo para ver las cosas con una mayor perspectiva. La vida es una cuestión de equilibrios y actualmente estamos viviendo un momento de transición y transformación del modelo de trabajo que conforme se vaya recuperando la ‘normalidad’ anterior, será un proceso que se ralentizará, habiendo ganado en bienestar para los trabajadores con estos avances inesperados que hemos vivido este último año y medio. Vivimos un momento de reinvención, asentado sobre el liderazgo tecnológico, nuevos modelos de negocio y, esperemos, la creación de un mundo más sostenible e inclusivo.

Computing 808