OpiniónMovilidad

EDITORIAL: Fantasmas por el MWC

La imagen del MWC 2021 se ha visto afectada, de hecho, ha pasado sin pena ni gloria por los titulares de los telediarios del día.

El Mobile World Congress 2019 cerró hace algo más de dos años con récord de visitantes: 109.000 asistentes, más de 2.400 compañías y un impacto económico cifrado en cerca de 500 millones de euros. El público, proveniente de más de 200 países, abarrotaba de nuevo el tradicional recinto de L'Hospitalet de Llobregat y regaba el área Barcelona de una actividad ya convertida en tradicional a finales de febrero. Pero esto fue hace ahora algo más de dos años. Si echamos la vista atrás, veíamos cómo la feria servía para marcar la hoja de ruta tecnológica en torno a novedades como 5G, movilidad o inteligencia artificial.

La llegada de la pandemia un año más tarde dio un sonoro carpetazo a todas las ilusiones puestas por sus promotores, con John Hoffmann a la cabeza de la GSMA (organizadora de este evento). Para este directivo, en su empeño por perdurar, la llegada de la vacuna ha sido el estímulo que necesitaba para que la edición 2021 del MWC abriera sus puertas, aunque fuera en modo híbrido. Pero ¿era necesario?

Si hablamos de novedades, han pasado desapercibidas en un encuentro que apenas ha contado con 10.000 participantes. Google, Apple, Amazon, Microsoft, Deutsche Telekom, Ericsson, Lenovo, Sony, Nokia, Samsung, Xiaomi, Cisco, BT y un largo etcétera han sido ausencias de renombre de la presente edición -es cierto que algunas de ellas han estado presentes de forma virtual-.

Su imagen se ha visto afectada, de hecho, ha pasado sin pena ni gloria por los titulares de los telediarios del día. Sin pasillos llenos, ni soluciones innovadoras y sin apenas posibilidad de pulsar en directo las líneas que marca el gurú de turno, la feria se ha alejado de ese valor que se le suponía, solo se percibían fantasmas del pasado.

Para sus promotores, quizás, este paso al frente sirva para allanar el camino de cara a 2022, quién sabe. Al menos, ha contado con el respaldo gubernamental. Tanto las instituciones catalanas, como el Gobierno central y el Rey Felipe VI han cerrado filas en torno al Mobile, con la intervención patria de Telefónica en la jornada inaugural. Buenas intenciones, sin duda. Aunque decepcionantes resultados.

Computing 805