OpiniónMundo digital

Los retos de una nueva era

Isabel Reis, Directora General de Dell EMC Enterprise Business, comparte con Computing sus expectativas en torno a un futuro conectado.

Isabel Reis, Directora General de Dell EMC Enterprise Business.
Isabel Reis, Directora General de Dell EMC Enterprise Business.

Al hablar de tecnologías emergentes, como IA, realidad virtual, IoT o cloud, podemos tener la sensación de estar trasladándonos a un mundo de ciencia ficción. Sin embargo, ese mundo es el actual, en el que ya vivimos y en el que estamos asimilando una gran transformación casi sin darnos cuenta.

La innovación avanza a un ritmo exponencial, impulsando la creación de una nueva era. Nuestro mundo y nuestro entorno de trabajo son cada vez más inmersivos, colaborativos y móviles. A pesar de ello, una gran parte de los líderes de IT asegura que sus iniciativas de transformación están aún en proceso de evolución. En este escenario, la labor de los proveedores como Dell EMC adquiere una relevancia especial, al asumir la responsabilidad de ofrecer a las organizaciones las herramientas necesarias para que sean capaces de emprender con éxito el camino hacia su futuro digital.

Factores críticos

En Dell EMC observamos cuatro factores críticos que deben superar los responsables de TI. El primero es el de transformación digital, con el que las empresas lograrán identificar las demandas de sus potenciales clientes para proporcionarles servicios altamente personalizados. Para ello será conveniente dejarse ayudar por tecnologías de IoT, Machine Learning, analítica o IA.

El 48% de empresas afirma no saber cómo evolucionará su negocio es un plazo de tres años

Según un estudio de Dell Technologies, el 45% de las empresas admite que sus modelos de negocio pueden quedarse obsoletos en menos de cinco años. Otro 48% afirma no saber cómo evolucionará su sector en un plazo de tres años. Si aceptamos que las capacidades de la tecnología se multiplican por diez cada cinco años, no hay mucho tiempo que perder.

El cambio a la nueva era no será posible si no viene respaldado por el desarrollo del software, la analítica y la potencia de procesamiento. Es el segundo reto, el de la transformación de las TI, que viene definido por el surgimiento de la mega nube, una colección de nubes públicas, privadas e híbridas que se comporta como un sistema holístico inteligente para ofrecer una visión integral del entorno de TI de una organización.

El tercer reto es el de la transformación del puesto de trabajo, que consiste en capacitar a las personas con tecnologías que les permiten adaptarse a una nueva forma de desarrollar su labor. La relación de las máquinas con las personas está cambiando drásticamente, y ya podemos observar avances claros en sectores como el de automoción, banca, logística, medicina o agricultura.

El cambio a la nueva era no será posible si no viene respaldado por el desarrollo del software, la analítica y la potencia de procesamiento

Los datos van a seguir siendo la materia prima por excelencia. Aplicando soluciones de IA, las máquinas van a ser capaces de analizar y extraer conclusiones que harán posible agilizar la planificación y la toma de decisiones hasta límites insospechados. Esto liberará a las personas de tareas repetitivas y les permitirá centrarse en otras más creativas. Asimismo, no pasará mucho tiempo hasta que las líneas entre la realidad ‘real’ y la realidad aumentada se difuminen por completo. Capacitar al personal con herramientas inmersivas servirá para cambiar la forma en la que trabajamos, superando las actuales limitaciones cotidianas.

Finalmente, la transformación de la seguridad, que servirá para descubrir nuevas formas de abordar el panorama de amenazas en constante evolución. En estos momentos, los dispositivos de IoT, con funciones de seguridad a medio hacer, facilitan a los ciberdelincuentes más puntos de entrada, y eso es algo a solucionar.

No son pocos los retos que plantea el entorno digital. Para superarlos, las organizaciones deben adaptar sus estrategias a las nuevas formas de consumo con agilidad y sin perder la orientación al cliente. En esta labor, Dell EMC se encuentra inmejorablemente posicionada para ayudar a dejar atrás la situación de incertidumbre que entorpece la evolución de un gran número de compañías, ofreciéndoles la gama de soluciones y servicios más completa e innovadora de la industria, capaz de abarcar sus necesidades de forma integral y de adaptar sus procesos al nuevo escenario. 

Puede encontrar más artículos como este en el Anuario 2018 de Computing accediendo al Kiosko BPS.

Computing 815