NoticiasInfraestructuras

IBM invierte 1.000 millones para luchar contra Windows en el terreno servidor

IBM tiene previsto gastar 1.000 millones de dólares durante cuatro o cinco años en Linux y tecnologías abiertas, que integrará en su línea Power, y combatir así la hegemonía de Windows en el terreno de los servidores.

Según cifras del mercado, Linux domina el entorno de los CPD; sin embargo, el terreno de los servidores sigue siendo dominio de Windows. Y eso a IBM no le gusta, pues quiere más presencia de su hardware.

Por dicho motivo, el Gigante Azul acaba de comunicar que invertirá 1.000 millones de dólares durante cuatro o cinco años en Linux y en las tecnologías de código abierto que suele integrar en su línea de servidores Power, y combatir así la hegemonía de Windows en este terreno.

Según publica The Wall Street Journal, gran parte de esta inversión se destinará a ampliar instalaciones y personal con el objetivo de ayudar a los clientes de Power a moverse a Linux. Y un nuevo centro en Montpellier, Francia, se creará a tal efecto. Asimismo, se creará una "nube de desarrollo", una instalación de servidores basados en Power y operados por IBM que los clientes pueden utilizar de forma remota sin cargo alguno para ayudar a construir y probar aplicaciones de Linux, además de los basados en Unix y el sistema operativo llamado IBM i.

Esta nube es el resultado de una alianza que IBM anunció el mes pasado, que permitirá a los clientes licenciar el diseño de los microprocesadores IBM Power, incluidos en sus servidores.

Desde hace años, IBM es uno de los mayores partidarios de Linux. De hecho, en el año 2000 ya destinó otros 1.000 millones de dólares para apoyar esta tecnología. Desde entonces, Linux se ha convertido en el sistema operativo pilar de muchos servidores, en particular los utilizados en las salas de ordenadores operadas por grandes compañías de Internet como Google. No obstante, las máquinas más vendidas en el mundo son servidores x86 con procesadores de Intel y sistema operativo Windows.

IBM, aunque también vende este tipo de máquinas, adaptó Linux para utilizarlo en sus mainframes y en sus servidores Power, adoptando entonces el nombre de Unix. Con este sistema operativo, IBM ha conseguido que sus equipos ofrezcan una computación de alto rendimiento que permite operar bases de datos de gran tamaño. Sin embargo, como evidencian los últimos datos del mercado servidor de consultoras como IDC o Gartner, las ventas de hardware Unix se están contrayendo, mientras que las ventas de máquinas basadas en Linux están aumentando.

No obstante, esta mayor predisposición hacia Linux no quiere decir que IBM vaya abandonar el segmento de Unix. Así lo confirma Brad McCredie, vicepresidente de Desarrollo de IBM Power, quien afirma que“seguimos tomando parte en Unix, sólo es que no crece tan rápido como Linux”.

Computing 761