NoticiasMercado TI

La exjefa de OEM de Microsoft en España, sentenciada por “prácticas irregulares” en la venta de Office

Una investigación interna de la compañía a principios de 2017 descubrió una trama donde fondos de marketing de actividades inexistentes permitían vender el paquete ofimático con descuentos muy ventajosos. Ahora el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dado la razón a Microsoft

Oficinas de Microsoft en Madrid.
Oficinas de Microsoft en Madrid.

Un conflicto laboral en Microsoft del que ayer se conocieron detalles a través de una información publicada por el diario online Lainformación.com ha sacado a relucir las prácticas poco éticas que en ocasiones ponen en marcha los equipos comerciales de los fabricantes para cumplir con los cada vez más exigentes objetivos de negocio que les marcan sus corporaciones.

Según los datos que publica Lainformación.com, el origen de la historia data de 2015, cuando la que era jefa de ventas y marketing del negocio OEM en Microsoft Ibérica, Fátima Aldama, organizó una trama para poder ofrecer descuentos por encima de lo normal en la venta de Office Home y Office Business destinados a los equipos de HP.

Según la información periodística, que deriva de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que resuelve el conflicto laboral entre Aldama y Microsoft, la compañía de Windows, a través de su directiva, contrataba “falsas campañas” de promoción a la agencia de marketing y ventas Winchannel. Con estos fondos, Microsoft luego podía ofrecer descuentos mejorados a HP en una operación que pasaba por el mayorista GTI, que era el intermediario en la venta de las licencias. Según Lainformacion.com, Winchannel se quedaba con el 11% de comisión. El esquema estuvo operativo un año y medio y, siempre según la información periodística, las facturas falsas creadas durante ese periodo ascendieron a un montante total de algo más de 200.000 euros.

Fátima Aldama, exjefa de OEM en Microsoft.
Fátima Aldama, exjefa de OEM en Microsoft.

Pero no quedó ahí la cosa. Al cabo del tiempo, a principios de 2017, Microsoft inició una investigación interna para asegurar el cumplimiento normativo, lo que en la jerga de las corporaciones se conoce como “compliance”. Esas pesquisas acabaron en mayo con el despido por causas disciplinarias de Fátima Aldama, que, a partir de ahí, inició un conflicto laboral con la multinacional de Windows.

En un primer momento, un juzgado de primera instancia le dio la razón a la trabajadora y declaró improcedente su despido. Además, obligó a Microsoft a pagar los salarios dejados de percibir o, en su lugar, una indemnización. Sin embargo, los abogados de Microsoft recurrieron la sentencia al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que anuló la sentencia anterior y declaró el despido procedente. Según Lainformación.com, “la práctica irregular” de la que hizo uso la directiva sí era causa de su despido, a pesar de que antes había recibido reconocimientos internos por su labor comercial y que en algún momento del proceso llegó a alegar que de esta manera no buscaba su enriquecimiento personal y sí “evitar la piratería”, un mal siempre muy asociado a Ia venta del paquete de ofimática.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, siempre según la crónica de Lainformacion.com, respaldó su resolución diciendo que las prácticas daban una ventaja competitiva a Aldama frente a otros trabajadores de la propia filial que no podían ofrecer unos descuentos tan suculentos. Además, el Tribunal señaló que el sistema perjudicaba “la seriedad de la empresa de cara al cliente”, que sólo se podía garantizar si se evitaba la simulación de operaciones que nunca se llevaron a cabo.

Las reacciones de Microsoft y GTI

CHANNEL PARTNER ha intentado ponerse en contacto con los afectados. Daniel Laguna, responsable de comunicación de GTI, recuerda que su compañía siempre quedó “al margen de cualquier acusación de irregularidad” y que no ha tenido “ningún tipo de relación con este juicio ni con las medidas que ha tomado Microsoft”. “Al ser GTI mayorista de Microsoft, y Hewlett Packard cliente nuestro, es ésta la única vinculación que tenemos en este caso”, concluye Laguna.

Por su parte, Microsoft no entra en los detalles del conflicto laboral, aunque sí ha facilitado una nota genérica referente a sus mecanismos para resolver este tipo de conflictos: “Microsoft cuenta con un código de conducta profesional, cumplimiento y buen gobierno que deben respetar y cumplir todos nuestros empleados. Asimismo, contamos con procedimientos de control y auditoría interna cuyo objetivo es detectar posibles vulneraciones, que se investigan adecuadamente, con toda seriedad y con todas las garantías”.

Además, la compañía recuerda que, “como se declara probado en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid”, detectó que se había cometido “una práctica irregular” que contravenía su código de conducta y que, como consecuencia, ejecutó “las medidas disciplinarias convenientes, poniendo fin a dicha práctica”.

Por otra parte, CHANNEL PARTNER ha intentado tener las versiones de Winchannel y de Fátima Aldama. La agencia de marketing ha rehusado hacer comentarios, mientras que con la exdirectiva de Microsoft no ha sido posible contactar hasta el momento. 

Una práctica más habitual de lo deseable

Utilizar fondos de marketing para hacer descuentos comerciales y cuadrar los objetivos del trimestre o del año es una práctica más habitual de lo deseable, según fuentes del sector informático y del canal. Esas mismas fuentes aseguran que los directivos se encuentran muy presionados por sus compañías para llegar a la cuota de mercado establecida. De eso va a depender la estima comercial del empleado y sobre todo los suculentos bonus e incentivos con el que redondea su salario anual. Esta presión lleva muchas veces a buscar atajos que no tienen cabida en el código ético de las compañías y que, sobre todo, no se ajustan a sus procedimientos, y finalmente chirrían en una auditoría interna.

En el caso de Microsoft, este hecho se une a la continua bajada que durante la última década ha experimentado la venta OEM de su sistema operativo y del Office, como resultado de la desaparición de muchos fabricantes nacionales de PC que no pudieron seguir siendo competitivos cuando el usuario cambio el sobremesa y se inclinó más por el portátil. Hoy, el negocio PC está concentrado en 4 o 5 marcas multinacionales que controlan el 80% de las ventas. Además, estos contratos muchas veces no son gestionados por las filiales. Como subraya una fuente consultada, al equipo OEM de Microsoft le ha tocado lidiar en los últimos tiempos con un mercado “complicado y en declive”.  

Computing 775