NoticiasMovilidad

Los riesgos de seguridad frenan la adopción de la banca online

Los usuarios nos hemos acostumbrado a comprar por Internet, pero hay un tipo de operaciones económicas digitales que aún está sufriendo ciertos retrasos por las dudas de mucha gente: las relativas a la banca online.

Un reciente informe de Panda demuestra que el 77% de los encuestados han sido víctimas de la famosa estafa BEC o fraude del CEO, lo que incrementa la inseguridad en este campo y preocupa al 45% de los ejecutivos de compañías estadounidenses.

Cuando los ciberdelincuentes comenzaron a fijarse en el sector financiero, tuvieron claro que su principal objetivo tenía que ser el cliente porque contaba con menos medidas de seguridad y, de forma relativamente sencilla, podían robar su identidad para hacerse pasar por él ante su banco. El cliente era el eslabón débil de la cadena. Sin embargo, en los últimos 2 años han aparecido grupos sofisticados -y ambiciosos que han ido un paso más allá y cuyo objetivo es infiltrarse en las propias entidades para llevar a cabo atracos millonarios.

Bangladesh Bank

Uno de los mejores ejemplos fue el sufrido por el Banco Central de Bangladesh en febrero de 2016, cuando un grupo de atacantes consiguió infectar el sistema con malware creado específicamente para la ocasión e intentó realizar transferencias fraudulentas por un valor de 951 millones de dólares. Dicha cantidad de dinero se encontraba en la cuenta que el Banco Central de Bangladesh tenía en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Afortunadamente, la mayoría de trasferencias pudieron ser bloqueadas y ‘únicamente’ se robaron 81 millones de dólares. Pero este no es el único caso.

Tien Phong Bank

Tien Phon Bank, un banco comercial vietnamita, sufrió un ataque similar en el último trimestre de 2015. En dicha ocasión los ciberdelincuentes también trataron de realizar transferencias a través de SWIFT pero la entidad se dio cuenta a tiempo y logró bloquear las transferencias que ascendían a 1 millón de dólares.

 Banco del Austro

Unos pocos meses antes, en enero de 2015, un banco ecuatoriano -Banco del Austro- sufrió un ataque parecido y le lograron robar 9 millones de dólares.

Descargar informe en PDF

Computing 782