OpiniónMovilidad

Adiós BYOD, hola LYOD

Marco A. Viejo es responsable de equipos de movilidad profesional de HP España

Marco Viejo
Marco Viejo

La tendencia del BYOD (Bring Your Own Device) ha liderado la consumerización de las TI. Los empleados no quieren utilizar la tecnología y los dispositivos que le son impuestos por sus departamentos de tecnología. Lo que quieren es poder utilizar nuevas tecnologías y dispositivos que, a la vez, les hagan su vida personal más fácil. Con la proliferación de nuevos terminales y la adopción de políticas de BYOD en compañías internacionales, se espera que dicha tendencia continúe.

Un reciente informe de Juniper Research1, estima que el número de empleados que tendrá su propio dispositivo móvil en el lugar de trabajo superará los 1.000 millones en los próximos 5 años. Una de las razones que se encuentra detrás de las políticas de BYOD es el ahorro de coste y de tiempo a la hora de permitir elegir y actualizar su propio dispositivo. Sin embargo, estos beneficios vinieron acompañados de uno de los principales dolores de cabeza del departamento de TI: el tiempo y el coste de decidir, implementar y garantizar la seguridad de las políticas de BYOD.

Si la política de BYOD no es implementada y comunicada correctamente, el BYOD puede suponer un riesgo real para la seguridad de red de una organización. Según Ovum, el 70% de los empleados que cuentan con su propio terminal, los utilizan para acceder a los datos de sus empresas. Esto es una pesadilla para el departamento de TI, puesto que no todos los terminales de los usuarios cuentan con el nivel de seguridad adecuado. Como resultado, si se pierde el terminal o es robado, es posible que la red corporativa se vea comprometida. Además, el creciente uso de aplicaciones puede poner en riesgo los dispositivos que no estén adecuadamente protegidos. Los usuarios que descargan aplicaciones en sus terminales, fuera de la oficina, podrían introducir malware sin saberlo. Los departamentos de TI tienen un control muy limitado de las aplicaciones de terceros que los empleados se descargan en sus dispositivos personales.

BYOD
BYOD

Por tanto, cualquier medida de seguridad que sea implementada en ese terminal puede ser anulada por el propio usuario si quiere mejorar el rendimiento o desempeñar una actividad que podría no estar permitida bajo los requisitos impuestos por el departamento de TI. Existen soluciones para garantizar a las empresas que su estrategia de BYOD sea lo más segura y eficaz posible. Sin embargo, el típico entorno de BYOD móvil puede costar un 33% más que la implementación de un entorno inalámbrico bien gestionado donde la compañía es propietaria de los terminales. Por tanto, el BYOD ¿es la única opción para aquellos que querían las últimas tecnologías en el ámbito de trabajo? Hay otra solución disponible y para ello tenemos que hablar del PC empresarial. Los fabricantes de PC están diseñando equipos profesionales tan innovadores y atractivos como los últimos productos de consumo disponibles en el mercado.

Estos dispositivos son el puente que une la brecha entre PCs para usuarios y empresas, naciendo una nueva tendencia denominada LYOD (Leave Your Own Device) LYOD tiene el potencial para ser más radical que el BYOD. Nuevos dispositivos finos y delgados continuarán triunfando en el mercado y permitirán a los empleados ser más móviles y más productivos a través de PCs gestionados centralmente por el departamento de TI. Además, se sentirán más cómodos con el ordenador que usan diariamente en el trabajo. Esto genera una situación en la que todos ganan. El empleado está feliz con su nuevo dispositivo y el departamento de tecnología no tendrá que hacer frente a costes innecesarios derivados de la implementación de políticas de BYOD. Con el LYOD vamos hacia una era donde los últimos dispositivos para la empresa serán la inspiración a la hora de comprar nuestro propio equipo personal, y no al revés.

Computing 777