OpiniónMovilidad

(Casi) libre elección de terminal

Cada vez es más sencillo que los proveedores de Internet dejen elegir el router a sus clientes. Por Jorge Marrón, periodista internacional.

Ya en 2015, la Unión Europea recalcó en uno de sus reglamentos que los usuarios finales tenían derecho a conectarse a Internet con el router que ellos eligiesen. Sin embargo, en España todavía no se ha promulgado una ley al respecto, al contrario de lo que sucede en Alemania, por ejemplo. En última instancia, los más interesados en que sus clientes tengan libertad para elegir son los proveedores de servicios de Internet. Entretanto, gracias a las nuevas soluciones, esta opción ya es factible para los operadores desde el punto de vista técnico.

Ningún cliente permitiría que le obligasen a utilizar un teléfono de una marca concreta, ya fuese de Apple, Samsung o Sony. En el mundo de la banda ancha esta es una realidad, sobre todo en el caso de los clientes de fibra óptica, que a menudo tienen que apañarse con los dispositivos que les entregan sus respectivos proveedores. De este modo, los grandes proveedores se aseguran de que se utilicen sus propios productos. Por su parte, los proveedores más pequeños no suelen tener la posibilidad de gestionarlo de otra manera, ya que les supone un desafío técnico. Estas empresas más pequeñas son conscientes de que un cliente que utiliza un router de su elección que se adapta a sus necesidades suele estar, por lo general, mucho más satisfecho y, por lo tanto, es más fiel.

A mayor calidad de los productos, mayor satisfacción del cliente

Todos sabemos cuáles son los proveedores de servicios de Internet con más cobertura y recursos. Sin embargo, la mayoría de los proveedores europeos operan en el ámbito local y son pequeños en comparación. Esto también se aplica a España. A menudo, los proveedores especializados tienen una cartera de clientes relativamente pequeña. Con esos números tan reducidos, a las empresas les resulta complicado competir en precio con los grandes operadores. Por ese motivo, muchos se centran en ofrecer tanto productos de gran calidad como un excelente servicio al cliente. En consecuencia, son ellos mismos quienes ofrecen dispositivos de alto rendimiento o, al menos, no ponen piedras en el camino a sus clientes de forma deliberada cuando estos deciden utilizar sus propios dispositivos. La satisfacción de los clientes aumenta de forma considerable cuando se les permite utilizar enrutadores de primera calidad fabricados por empresas de confianza, que a menudo también ofrecen un excelente servicio técnico. Cuando esto sucede, los clientes no se ven con los productos abandonados a su suerte. Además, según el fabricante y el modelo escogidos, el cliente disfrutará de una red WiFi doméstica potente que le permitirá dar vida a un hogar domótico que se adapte perfectamente a sus necesidades.

 Al fin soluciones técnicas para los operadores

Aunque muestren disponibilidad, ni siquiera los proveedores más pequeños permiten que sus clientes elijan libremente qué enrutador quieren utilizar. Esto se debe, entre otros motivos, a los desafíos técnicos a los que se enfrentan.

Para poder ofrecen a los clientes conexión a Internet, los operadores necesitan un software especial. Después de todo, ni siquiera los pequeños proveedores pueden gestionar de forma completamente manual los dispositivos de sus clientes. Por este motivo, las grandes empresas cuentan con su propio Auto Configuration Server (ACS). Por el contrario, los operadores pequeños a menudo tienen que conformarse con soluciones de código abierto como Open ACS y Free ACS. Aunque lo cierto es que ambas soluciones nunca han jugado en la misma liga.

Muchos proveedores de servicios de Internet europeos ofrecen a sus clientes no solo conexiones DSL, por cable, fibra óptica o LTE (4G). Cada vez es más habitual que la oferta sea increíblemente variopinta según las necesidades de los clientes y la región. Pero esto requiere una plataforma de gestión. Hasta el momento no había ningún estándar común que permitiese ofrecer y hacer el mantenimiento de las distintas tecnologías de acceso y enrutadores. En conexiones DSL, el intercambio de datos entre proveedor y el terminal ya se ha establecido a través de la red IP. Ahora, el protocolo TR-069 cada vez se utiliza más para conexiones por cable, LTE y fibra óptica, lo que abre todo un mundo de posibilidades. Ya son muchas las empresas que ofrecen soluciones de gestión ACS y que utilizan el protocolo TR-069, como es el caso de la austriaca Easy Solutions o de la alemana Axiros.

Las soluciones de gestión ACS permiten tanto la instalación como el mantenimiento de distintas tecnologías de acceso y diferentes terminales. Además, resuelven otro problema que ocurre sobre todo en las conexiones de cable. Es habitual que se utilicen amplificadores de frecuencia que, hasta la fecha, podían dar lugar a complicaciones, pues estos amplificadores no son capaces de enviar mensajes de error. En caso de problemas con el amplificador de señal, el nuevo sofware reconoce de inmediato la debilidad de la señal en el dispositivo para que el proveedor pueda responder de forma proactiva.

Una legislación nacional para la libre elección de router en España

En última instancia, las nuevas soluciones de sofware benefician tanto a proveedores como a clientes finales, ya que proporcionan un mejor servicio y conexiones más estables; pero sobre todo, porque permiten a los clientes elegir el dispositivo que mejor se adapte a sus necesidades individuales. Las organizaciones de consumidores y la Asociación alemana de fabricantes de terminales y telecomunicaciones o VTKE (Verbund der Telekommunikations-Endgerätehersteller) no serán los únicos que se alegren de que se ponga fin a la imposición del router en España con una nueva legislación, tal y como exige el Reglamento 2015/2120 de la UE. Desde hace tres años, los clientes alemanes ya tienen total libertad para escoger el router que mejor se adapte a ellos y disfrutan de todas las ventajas que esto supone. Lo lógico sería que España adoptase una legislación similar que beneficiase a los clientes finales.

Computing 782