EncuentrosMundo digital

La eterna catarsis del CIO

Computing celebra la X Edición del Encuentro Anual CIO & Negocio.

Servir de faro que guíe la evolución digital de la empresa y hacer de puente entre TI y negocio no es tarea fácil. Por este motivo, Computing organiza anualmente un almuerzo con los CIO de las principales empresas, públicas y privadas del mercado español pertenecientes a diversos sectores, para que aporten sus diferentes puntos de vista acerca del papel que desempeñan y sobre el futuro de la tecnología y el negocio. En esta X edición del Encuentro CIO & Negocio ha sido el espacio Lubbeck, en Madrid, el lugar escogido para acoger a los directivos que marcan la evolución digital en el seno de sus compañías.

Que el CIO ha ido ganando influencia en la empresa a medida que ha evolucionado la transformación digital es un hecho. No obstante, en ocasiones “se da mayor peso a las propuestas de transformación de un consultor externo que a las del propio CIO, que es un agente interno y conoce mejor la empresa”, lamentó Gianluca D’Antonio, CIO de FCC (quien dejó su puesto pocas semanas después de esta tertulia). La curva de credibilidad y confianza entre los altos mandos de las compañías sigue una tendencia decreciente con el tiempo, “y esto incluye a actores como el CIO y el CISO, quienes a veces se encuentran faltos de apoyo en su labor”, indicó. Esta situación, unida a que aún en muchas compañías el papel del CIO no está bien definido, afecta en la rotación del mismo en el puesto. “No suelen durar más de dos años y medio”, dijo D’Antonio, aunque añadió que “depende de la compañía”.

¿A qué se dedica el CIO?

En opinión de Carlos Maza, Subdirector General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el rol del CIO está claro: “Es el líder del cambio digital, es el que tiene un mayor conocimiento de cómo funciona la organización: los cuellos de botellas organizativos y personales, la capacidad de absorción de nuevas tendencias y tecnologías, etcétera”. Sin embargo, una cosa es liderar y otra operar unilateralmente. La función de liderar conlleva “saber formar equipo, crear alianzas, ser de los primeros en proponer, incluso buscar financiación”, explicó Maza, y “de esta forma se crea una corresponsabilidad”. Estas labores se ven favorecidas por la aparición de tecnologías como la nube, “que permite al CIO despreocuparse del plano técnico que antes le absorbía”, para dedicar su tiempo a tareas que aporten valor, como “conocer mejor el negocio y al usuario”.

El reportaje completo en el número 774 de Computing

Computing 775