EncuentrosMundo digital

Talento, la capacidad de adelantarse al cambio

Cometemos el error de gestionar ‘personal’ y no ‘personas’.

¿Quién trabaja para mí? ¿Está realizando sus tareas? ¿De qué talento dispongo dentro de mi organización? ¿Se están supliendo nuestras necesidades? Estas y otras, son preguntas que se realizan a diario las organizaciones a la hora de mejorar sus procesos de producción. Ser capaces de responderlas mediante una sencilla herramienta que integra todas las operaciones en relación con la gestión del talento de una empresa se ha convertido en la apuesta de SAP e IECISA, en su apoyo a las compañías durante este camino.

Las nuevas tecnologías han generado unas nuevas necesidades en las empresas, lo que ha provocado que la búsqueda de talento con competencias digitales tanto fuera como dentro de la propia entidad se intensifique. Plataformas colaborativas como Instagram o Facebook forman ya parte de nuestro día a día, y las empresas están empezando a adaptar esta nueva realidad al mundo profesional, creando herramientas que favorezcan la colaboración cooperativa en las unidades de producción, donde la gente pueda comunicarse y crear sinergias.

Y es que, como explicaba Luis Marchena, consultor estratégico en la unidad de negocio HCM de IECISA, “esto no es únicamente un cambio tecnológico, sino que es también un cambio cultural, el departamento de Recursos Humanos apenas ha cambiado, así como tampoco lo han hecho los procesos que realizan, pero sí ha cambiado cómo los hacen”. Por eso, empresas como IECISA, con años de tradición en el mercado de servicios, lo tienen claro, “hay que cambiar antes de que tengas que hacerlo”, citaba a Jake Wells, el representante de la compañía: “El momento de cambiar es ahora, y nosotros, como empresa tecnológica que se dedica a ofrecer nuestros servicios profesionales a otras, tenemos claro que nuestra apuesta es SuccessFactors, una solución SAP de cloud en modelos SaaS que nos permite gestionar nuestros recursos humanos de principio a fin”.

“El cambio está ahí, lleva años fraguándose, pero hemos llegado a un punto en el que ya no se puede no pensar en la evolución”, comentaba Soledad Porrati, HCM Account Executive de SAP, pero dejando muy claro que en este área no es la tecnología la que tiene que tomar el papel protagonista, sino que son las propias personas de la organización: “La tecnología tiene que ser un vehículo que haga la vida más fácil, pero no ha de superar a la persona. Al final, el éxito de este proyecto es conseguir que la gente se implique y la utilice, que sean ellos los que saquen provecho de la herramienta y no únicamente la organización”.

No han cambiado los procesos que realiza el departamento de RRHH, pero sí como los ejecuta

“Hemos pasado del talento estático al talento líquido”, comentaba Roberto Carbajal, IT Technology Manager de Fluidra, “antes, la gente apenas se movía de las organizaciones, ahora nos encontramos con una realidad radicalmente distinta, para la que el departamento de Recursos Humanos no da abasto, por lo que hemos tenido que bajar la gestión a los propios equipos, crear sistemas de autogestión. Para esto, la escucha activa es fundamental, saber qué es lo que quieren marca la diferencia a la hora de retener el talento, pero también lo es la flexibilidad que le des. Hay que buscar formas de personalizar el trato que se ofrece a cada empleado, para que este se sienta escuchado y apreciado por la organización, lo que crea lazos con la misma”. Pero no solo hay que fijarse en ese talento que destaca por encima del resto y por el que las organizaciones pelean, talento es también esa parte de la plantilla que, sin ser un elemento diferenciador, es el que mantiene a flote el negocio: “se puede tener a Messi, pero se necesita cuidar al resto del equipo para que todo funcione”.

Para acceder al contenido completo pinche aquí

Computing 775