Casos de éxitoSeguridad

ABC System, automatizando el control de fronteras

Desde el pasado mayo los aeropuertos de Barajas y el Prat están sirviendo de escenario para el desarrollo del piloto para determinar la viabilidad del nuevo sistema para el control y la verificación automáticas de los ciudadanos en su paso por la frontera. Bautizado como ‘ABC System’, el Ministerio del Interior encargó a Indra este desarrollo, en el que la automatización es el leit-motiv.

El control de fronteras es una de las actividades clave para garantizar principios como la seguridad o la libertad. Justamente con ese objetivo y dentro del semestre de la Presidencia Española de la Unión Europea (UE), el Ministerio de Interior ha iniciado las pruebas piloto de un nuevo sistema para el control y la verificación automática de los ciudadanos en su paso por las fronteras. Se trata del sistema ‘ABC System-Automatic Border Control System’, de cuyo desarrolló se ha encargado la empresa Indra en tanto que adjudicataria, por un montante de 1,2 millones del euros, del correspondiente concurso público convocado por la cartera de Alfredo Pérez Rubalcaba.   Se trata de una iniciativa considerada estratégica ya que viene a dar respuesta a una problemática de la que el conjunto de la UE y específicamente España es muy consciente. “De acuerdo con datos de Eurostat y de la Organización de Naciones Unidas, en la UE se producen más de 250 millones de entradas al año y se estima que anualmente alrededor de 500.000 personas entran o permanecen de forma irregular, calculándose que en la actualidad en el mundo existen del orden de 230 a 240 millones de personas moviéndose de manera no voluntaria”, comenta a COMPUTING el director general de Infraestructuras y Material de la Seguridad del Ministerio del Interior, Luis Luengo.   En ese escenario y si bien es cierto que en la UE todavía existen carencias al respecto ya que “aunque existe una política monetaria común, no ocurre lo mismo en el control de la inmigración ni del asilo”, desde hace años se viene trabajando en la definición de esa política común, un objetivo en el que España participa muy activamente desde que en 2005 y bajo la Presidencia Británica introdujera en la Agenda del Consejo Europeo el control de la inmigración como un asunto prioritario.
En base a esa premisa y más allá de los debates en curso, por ejemplo, en relación con el papel de la agencia Frontex que “unos queremos que tenga más fuerza y competencias mientras que otros no ven esa necesidad”, el Ministerio de Interior se puso a trabajar en el diseño y la definición de un sistema no atendido de control de fronteras exteriores. Con esas miras y como indica Luengo, en primer lugar “se procedió al estudio de lo que se estaba haciendo en este campo tanto en otros países miembros de la UE como en otras partes del mundo, así como al análisis de las tecnologías en desarrollo por las grandes multinacionales expertas en seguridad y los estudios existentes sobre la materia”.
Con todo este conocimiento, en la primavera de 2009 el Ministerio de Interior procedió a la elaboración del pliego de condiciones que serviría de base de un concurso público europeo para la adquisición de los pilotos de un nuevo sistema que, como subraya Luengo, “tuviera en cuenta las disposiciones y documentos comunitarios y que ofreciera, como una prioridad de la Presidencia Española de la UE, una solución válida para otras instituciones y el resto de estados de la UE”.
Se trataba de dar un paso importante hacia delante teniendo en cuenta que hasta el momento los necesarios controles y verificaciones en las fronteras son responsabilidad de los agentes de la Policía y que estos afrontan ciertas limitaciones. “Los agentes”, explica Luengo, “pueden realizar consultas sobre la identidad de la persona y el documento a diferentes BBDD, pero es una consulta que no es automática y que requiere un determinado tiempo de respuesta”.
En contraposición, ABC System se trata de un sistema no atendido en el que “el ciudadano es el que realiza el control de su propia seguridad, si bien es cierto que supervisado por una cabina de control”. Y, por otro lado, “en este sistema si hay una automatización y, de hecho, este es uno de los elementos diferenciales”.
A la convocatoria del Ministerio de Interior se presentaron un total de 12 empresas -Accenture, Iecisa, Amper, GMV Soluciones Globales Internet, Telefónica, IBM, Siemens, Indra, Matchmind, Fujitsu, Unisys y Steria, algunas de ellas en UTE con una instaladora o integrador-, resultando finalmente adjudicataria Indra. Luengo destaca la complejidad del proceso ya que “se predefinieron una serie de situaciones con una valoración en el pliego de condiciones y después de que los oferentes presentaran en las dependencias de esta Dirección General un equipo igual al que iban a instalar, se desarrollaron las pruebas definidas en base al calendario establecido, midiéndose su eficacia y tiempos”. Así y como prosigue Luengo, “hubo tres empresas que el primer día se retiraron porque no consiguieron integrar el software, una falló en la verificación del pasaporte, dos en la biometría y de las seis restantes, IBM, Siemens e Indra quedaron como terna final, resultando Indra ganadora por escaso margen”.

Piloto en Barajas y el Prat
Desde el pasado mayo el nuevo sistema ABC System se está pilotando en el aeropuerto madrileño de Barajas y el barcelonés del Prat. En este punto, el director general de Infraestructuras y Material de la Seguridad del Ministerio del Interior quiere agradecer “toda la ayuda prestada por parte de AENA y el Ministerio de fomento, que han colaborado mañana, tarde y noche haciendo posible una rápida instalación, que culminó a finales de abril”.
El nuevo ABC System se presentó oficialmente en mayo en el Aeropuerto del Prat en un acto que contó con la presencia del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y los secretarios de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y de Transportes, Concepción Gutiérrez del Castillo ante distintos representantes de la Unión Europea y Estados Unidos. Y es que el gobierno apostó por la puesta en marcha del nuevo sistema coincidiendo con el semestre de la Presidencia Española de la UE puesto que, entre los objetivos de la iniciativa está el de agilizar el paso de las fronteras para los ciudadanos de la UE, aunque también se busca racionalizar el trabajo de los oficiales de las fronteras. No en vano y como subraya Luengo, “este nuevo sistema permitiría liberar recursos ya que supone derivar un alto número de viajeros hacia controles automáticos que requieren de menos personal para su supervisión que las cabinas tradicionales”.
 
Doble identificación
La doble identificación es otra de las características diferencias de ABC System ya, si bien la mayoría de sistemas similares utilizados en otros países utilizan una única característica biométrica para acreditar la identidad, ya sea el iris, la huella dactilar o el rostro, el sistema español realiza una doble identificación biométrica mediante el reconocimiento facial y la huella dactilar, además de verificar igualmente la autenticidad del documento.
Luengo llama la atención sobre este punto ya que “otros sistemas, como el instalado en el aeropuerto de Schiphol en Amsterdam, “exigen al ciudadano su pre-inscripción como viajero frecuente y el pago de una cuota”. Y, además, incide Luengo, “en Amsterdam se utilizan la impresión dactilar y el iris como biométricos mientras que ABC System aplica la impresión dactilar y el reconocimiento facial, tal y como se ha establecido por parte de la UE”.
Concretamente, ABC System se compone de tres grandes elementos: los módulos de identificación, los módulos de acceso y el puesto de control asistido. En cuanto a la identificación, los kioskos del ABC System están dotados de verificadores documentales, lectores de DNI electrónico, lectores de impresiones dactilares y cámaras, de forma que el viajero puede realizar de forma autónoma el proceso completo de identificación y verificación a través de una pantalla táctil que le presta apoyo informativo. “Además de imprimir rapidez al cruce de la frontera”, indica Luengo, “garantizamos la identidad del ciudadano a través de sus datos biométricos con un cotejo de su impresión dactilar y el reconocimiento facial”.
  Para llevar a cabo estas verificaciones, ABC System se conecta con cuatro grandes BBDD: el Sistema de Inspección de Pasaportes, el Sistema de Autenticación de DNI electrónico, las BBDD de Personas y Documentos de la Policía, y el Registro del paso de fronteras.
Utilizando estos elementos, ABC Systems permite realizar el proceso de verificación de forma autónoma a aquellos ciudadanos que dispongan de un DNI electrónico español o de un pasaporte electrónico comunitario. A este requisito se añade el de ser ciudadano de la Unión Europea (UE), Islandia, Noruega o Suiza, con la particularidad de que su uso es voluntario y no requiere de un registro previo. No obstante y como apunta Luengo, “el sistema tal y como está concebido admitiría la utilización por cualquier ciudadano que tuviera un pasaporte con una información digitalizada siempre que las autoridades de su estado nos facilitaran el algoritmo de digitalización”.
Por su parte, los módulos de acceso de ABC System se componen de unas puertas que constituyen una barrera física que determina el cruce efectivo de la frontera, una vez que se ha completado el proceso de identificación y validación. En este punto y más allá de garantizar el buen funcionamiento del sistema, el proyecto piloto que se está desarrollando en los aeropuertos de Madrid y Barcelona con una duración de seis meses también contempla la evaluación de la viabilidad de dos soluciones distintas que implican que los procesos de verificación y control se lleven a cabo en uno o dos pasos.
La primera configuración consiste en una barrera de esclusas dentro de las que se ubica el Módulo de Identificación de forma que el viajero pasa una primera puerta y entra en el interior de la esclusa para realizar todo el proceso de identificación y verificación documental que, en caso de ser correcto, implica la apertura de la segunda puerta de la esclusa permitiendo su paso. La segunda opción, más novedosa, consiste en un conjunto de Módulos de Identificación distribuidos en una sala del aeropuerto y en los cuales se realiza una primera fase de identificación/ verificación para que, una vez superado este trámite, el viajero pueda dirigirse a una barra de puertas que se abre mediante una segunda lectura de la huella dactilar.
El nuevo ABC System se completa con el puesto de control asistido que, operado por el cuerpo policial, posibilita la supervisión permanente de los dos procesos anteriores, vigilando el correcto funcionamiento del sistema y garantizando la asistencia personal necesaria a los viajeros. No obstante, el sistema destaca justamente por su facilidad de uso. Tras su identificación en un kiosko, la aplicación indica a los ciudadanos el procedimiento a realizar, incluyendo la lectura automática de su documento de identificación y la comprobación de la identidad mediante el reconocimiento, también automático, del rostro y de la huella dactilar.
Con el objetivo de evaluar el funcionamiento y la viabilidad de estas dos soluciones se han implantado en cada uno de los dos aeropuertos en los que se está desarrollando el pilotaje dos instalaciones dotadas con sistemas diferentes. Por el momento se han instalado en modo piloto seis módulos con Esclusas y Puertas simples en Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, es decir, un total de 24, estimándose que cada uno de ellos permitirá el paso de entre 175 y 350 personas diarias, respectivamente.
Teniendo en cuenta que el nuevo ABC System se enmarca dentro de la Estrategia de Seguridad Interior impulsada en la UE por España y la cual apuesta por la gestión integrada de fronteras y el uso de la tecnología, los planes a futuro son ambiciosos. Así y en función de los resultados que se obtengan en el periodo de pruebas, que se prolongará hasta el próximo noviembre, el Ministerio de Interior valorará la posibilidad de extender a lo largo de 2011 el uso del sistema, tanto para los controles de entrada como para los de salida, a todos los aeropuertos españoles donde operen vuelos con origen o destino fuera del espacio común europeo. “De aquí a seis meses podremos hacer un informe sobre lo que creemos que hay que hacer para ir expandiendo el nuevo sistema a las distintas fronteras exteriores y con ese objetivo también esperamos obtener cofinanciación dentro del VII Programa Marco de Seguridad de la UE”, comenta Luengo.

Computing 781