Hacia la racionalización en la gestión de los datos

Enrique Martín Casado, director de Preventa en Oracle.

Publicado el 25 Sep 2020

Enrique Martin Casado, Oracle.

En la actual era digital, tanto los CIOs como los responsables de los distintos departamentos de empresas e instituciones se enfrentan al desafío de llevar sus organizaciones a un nuevo estado a través de la evolución y optimización del negocio digital. Un viaje en el que deben garantizar la flexibilidad y agilidad precisas para alcanzar el éxito en un entorno de mercado globalizado y altamente competitivo y cambiante.

En este escenario, no exento de otras incertidumbres, la opción de llevar las cargas de trabajo a la nube se abre paso como un habilitador clave que permite reducir el tiempo necesario para efectuar cualquier despliegue tecnológico que permita a las empresas innovar y, por tanto, crecer.

Por agilidad y optimización de costes, el cloud se ha convertido en un elemento básico en la transformación digital de las organizaciones. De hecho, los CIOs comparten cada vez más la idea de que el futuro pasa por adoptar soluciones multicloud con proveedores especializados.

El poder de los datos y de la convergencia

Despliegues cloud, analítica avanzada, modelos alternativos de datos (grafos, NoSQL y JSON), cumplimiento de GDPR, convergencia con los data lakes o la necesidad de disponer de los datos en tiempo real son requisitos que las empresas han tenido que afrontar a lo largo de los últimos años. Y lo han hecho, en la mayor parte de los casos, contando con las capacidades e inversiones previas, sin que la infraestructura de datos se haya revelado, por su complejidad, como un obstáculo sino que más bien ha actuado como un impulsor de la transformación.

Considerada la base fundamental para la toma de decisiones, la infraestructura de datos es clave cuando se afronta la transformación digital del negocio. Desde mi punto de vista, existen cuatro innovaciones que ayudan enormemente en el proceso de digitalización. Se trata de la convergencia de la infraestructura de datos, que ofrece mejoras operacionales y económicas porque permite simplificar y sacar mayor rendimiento a los datos, de modo ágil y a través de un modelo de pago por uso y arquitectura Multitenant (una sola BBDD se ejecuta para todos los clientes).

Otro concepto fundamental es el de Data Gravity, que explica que las aplicaciones basculan alrededor de los datos y no al revés. Cuanto más consolidados estén los datos, más fácil es extraer el valor de ellos. Y si podemos llevar las aplicaciones, y más concretamente los algoritmos de ML/AI, a los datos, se optimizan los procesos de analítica avanzada. Este concepto se puede complementar con arquitecturas multicloud, consolidando los datos en un proveedor especializado como Oracle y siendo consumidos estos datos desde otras nubes públicas con los requisitos de latencias y real time necesarios.

Hoy en día existen muchas empresas que por cuestiones de gobernanza de datos o compliance no pueden trasladarse a la nube. Para acabar con este problema, se ha desarrollado una capacidad que, denominada Cloud@Customer, permite llevar el cloud a las instalaciones del cliente. Es una opción que ya usan bancos, empresas de seguros y utilities.

A los anteriores avances en el ámbito de las BBDD se suman las capacidades de la IA a la propia gestión de las BBDD para que sean autónomas, esto es, que autogestionen la seguridad, el rendimiento, el parcheado y en general toda su operación. Con esta autogestión, se obtiene un servicio ágil, flexible y extremadamente potente que permite concentrar los esfuerzos en la transformación del negocio y no en la infraestructura TI.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5