OpiniónAnalytics

¿Cómo transforma la IA los departamentos administrativos y financieros?

Por Karim Jouini, CEO de Expensya

La transformación digital y el auge de las nuevas tecnologías están incidiendo sobre todas las profesiones. Las soluciones automatizadas, la inteligencia artificial (IA), el Software as a Service o el almacenamiento en la nube se están convirtiendo en imprescindibles para los departamentos financieros. De este modo, la transformación digital es ya un imperativo y, por ende, una prioridad para estos departamentos.

La Inteligencia Artificial ofrece nuevas oportunidades para el Director Financiero (CFO, por sus siglas en inglés) posicionándole en un nuevo entorno tecnológico. Este punto de inflexión está impactando sobre su negocio y transformando su rol dentro de la compañía. Liberado de algunas tareas tediosas, como la recopilación de información o la entrada de datos, el equipo financiero dispone ahora de más tiempo para dedicarlo a actividades de mayor valor añadido y responsabilizarse de la dirección estratégica de la empresa.

Karim Jouini, CEO de Expensya.
Karim Jouini, CEO de Expensya.

¿Puede la Inteligencia Artificial reemplazar al ser humano?

Esta cuestión es objeto de debate en todos los ámbitos de la sociedad, y las opiniones son diversas. Algunos creen que la Inteligencia Artificial libera energías al permitir que los humanos abandonen las tareas de bajo valor para centrarse en aquellas de una mayor trascendencia, que realmente requieren inteligencia humana. De hecho, un estudio realizado por Accenture prevé que para el año 2035, la Inteligencia Artificial podrá aumentar en casi un 38% la productividad y la rentabilidad de las empresas.

Un estudio realizado por Accenture prevé que para el año 2035, la Inteligencia Artificial podrá aumentar en casi un 38% la productividad y la rentabilidad de las empresas.

Sin embargo, otros juzgan a las máquinas como una amenaza para el ser humano, capaces de canibalizar algunas profesiones. A este respecto es importante entender que el papel de la Inteligencia Artificial no es tan de ciencia ficción como algunos creen, y todavía está muy lejos de poder competir con el hombre.

La tecnología ayuda a los seres humanos a realizar algunas tareas, especialmente las repetitivas que requieren poca inteligencia, para que estos puedan centrarse en labores más importantes. Por tanto, la Inteligencia Artificial es por ahora una tecnología de apoyo, más que de reemplazo, y las máquinas son consideradas como verdaderos aliados, aunque algunas tareas de bajo valor añadido ya estén canibalizadas por la Inteligencia Artificial. Sin embargo, no hay contradicción, y podemos comparar la situación actual con etapas como la revolución industrial, donde los autómatas ocuparon un lugar importante en la ejecución de tareas repetitivas, inicialmente reservadas para el hombre pero que no precisaban su inteligencia. Es importante entender cómo esta colaboración podría tener lugar y cómo podría revolucionar las profesiones actuales.

¿Cómo podría la Inteligencia Artificial revolucionar los departamentos administrativos y financieros?

La Inteligencia Artificial aprende de los datos que procesa y luego actúa para restaurar ese conocimiento. Es a partir de esta capacidad de aprendizaje y memorización que la Inteligencia Artificial adquiere capacidades similares de la mente humana. Así, la combinación de la velocidad y el poder de estos procesos con la inteligencia y la mente analítica humana abre muchas oportunidades para las empresas.

El "riesgo" percibido de la robotización de la gestión financiera es, de hecho, una oportunidad para los directores financieros que son capaces de apoyar la gestión estratégica de sus empresas y orquestar esta transformación que aumenta el valor.

El Departamento de Asuntos Financieros (DAF) se centra ahora en el aspecto estratégico, especialmente con la plétora de herramientas a su disposición, que le permiten procesar y agregar cantidades considerables de información. Parte de sus misiones pueden automatizarse, incluyendo la captura de datos, la recopilación, la comprobación cruzada, el seguimiento y el primer procesamiento. La IA no gestionará la complejidad del análisis financiero, ni escuchará las peticiones de los clientes y las analizará. Sólo interviene en tareas repetitivas y fácilmente industrializables, y permite simplificar el procesamiento de una gran cantidad de información importante. Esta pausa en las tareas repetitivas permite al CFO concentrarse en otras actividades más valiosas y en una visión de alto nivel.

La Inteligencia Artificial al servicio de DAF: ¡una colaboración que genera más valor!

La Inteligencia Artificial apoya la gestión administrativa y financiera para optimizar determinadas misiones, como la gestión de riesgos, la gestión de indicadores de rendimiento, o el control de gestión y la previsión financiera. Estas diferentes funcionalidades serán transformadas gracias a la Inteligencia Artificial y a los sistemas de información cada vez más automatizados.

Las plataformas de financiación predictiva facilitan la toma de decisiones y la gestión de riesgos. De hecho, las tecnologías de nueva generación ofrecen múltiples indicadores que miden el rendimiento, así como cuadros de mando que permiten impulsar la actividad corporativa. De este modo, la presentación de informes es aún mucho más fácil, y el CFO puede dedicarse plenamente a un análisis de datos más profundo y cualitativo. La detección de riesgos se simplifica mediante sistemas de alerta y algoritmos de detección de anomalías. Este tipo de tecnología ya se utiliza en muchos sectores especializados en la detección de fraudes. El proceso de seguimiento de la facturación se vuelve más sencillo, desde el envío hasta el pago de las facturas, con soluciones automatizadas inteligentes. De este modo, se delegarán en la tecnología varias tareas repetitivas y manuales. Lo mismo ocurre con la gestión de los informes de gastos que avanzará a través de una solución inteligente dedicada que automatiza este proceso de recepción hasta el reembolso.

Los departamentos financieros también se enfrentan a la explosión de los datos, que es una rica fuente de información para cualquier negocio. Sin embargo, es muy difícil gestionar el creciente volumen de datos. La Inteligencia Artificial está altamente predispuesta a gestionar esta gran cantidad de datos y a proporcionar a los directores financieros los conocimientos que necesitan para extraer valor añadido y tomar las decisiones adecuadas.

Computing 784