OpiniónAnalytics

La IA como motor de la transformación digital

Por Abel Torrubiano, Country Manager España y Portugal de Micro Focus.

No cabe duda de que la transformación digital ha sido un tema candente desde hace ya unos años, y seguirá siéndolo durante varios años más. Son muchas las empresas que ya han iniciado este camino, pero también hay algunas que aún deben acelerar para poder sacar el máximo rendimiento de la tecnología disponible.

En 2019, sin embargo, ha cambiado cómo se está abordando este desafío: al principio, muchas organizaciones enfocaron su transformación creando una cartera de productos nuevos, desde cero, que generalmente no eran compatibles con sus versiones anteriores. En los últimos tiempos se ha demostrado que esta estrategia de discontinuar y reemplazar supone demasiado riesgo y coste para muchas organizaciones, particularmente para aquellas que han desarrollado soluciones que son de su propiedad intelectual y que soportan sus procesos clave de negocio. La alternativa, que cada vez está más aceptada, es la de construir sobre lo que ya se tiene en funcionamiento, modernizando esos sistemas con soluciones abiertas e integradas, que les permitan innovar de forma rápida, pero minimizando el riesgo.

Abel Torrubiano, Country Manager España y Portugal de Micro Focus.
Abel Torrubiano, Country Manager España y Portugal de Micro Focus.

El otro tema que no se puede dejar de mencionar si queremos hacer un balance del año 2019 es el auge de la inteligencia artificial. Pero de nuevo, el enfoque ha cambiado: hemos dejado de hablar de la IA como un valor en sí misma, para pasar a utilizar estratégicamente estas tecnologías en las distintas áreas de TI. Pongamos algunos ejemplos:

  • En la configuración de la TI híbrida actual, es más importante que nunca identificar, resolver y mitigar posibles interrupciones o problemas de rendimiento. Y estos problemas ahora son más difíciles de detectar e identificar, y también de remediar. Se ha disparado tanto el volumen como la variedad de datos de tráfico de redes y aplicaciones que las empresas están generando. Para monitorizar y administrar de manera efectiva las TI que operan en este entorno híbrido tan complejo, las organizaciones están recurriendo a la inteligencia artificial para las operaciones de TI, o lo que se llama ‘AIOps’: es decir, el uso de la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y otras tecnologías avanzadas de análisis de datos para automatizar los procesos de identificación y resolución de problemas de rendimiento de TI.
  • El uso de la inteligencia artificial es especialmente práctico para las organizaciones donde se ha adoptado DevOps, ya que puede ayudar a optimizar el rendimiento de los equipos que desarrollan, entregan e implementan soluciones de software. La IA ayuda a facilitar el acceso y el análisis de los datos, incluyendo la identificación de patrones en los resultados de las pruebas que puedan señalar errores en el código. También contribuye a una mayor eficacia en la implementación de las soluciones y ayuda a hacer un uso eficaz de los recursos.
La alternativa es construir sobre lo que ya se tiene en funcionamiento, modernizando los sistemas con soluciones abiertas e integradas
  • En este pasado año 2019 hemos sido testigos de cómo las organizaciones han luchado por mantener la integridad de sus sistemas y de sus datos, y en 2020 a medida que las tecnologías 5G comiencen a implementarse, se acelerará el ritmo en el que se producen violaciones y ataques. Las soluciones de seguridad puntuales no ofrecen el alcance, la visión o el análisis necesario para abordar estos desafíos, la solución es un enfoque holístico y analítico para asegurar identidades, aplicaciones y datos. De nuevo, la adopción de inteligencia artificial y análisis de comportamiento nos ayudará a mejorar drásticamente la precisión en la identificación de amenazas y los tiempos de respuesta.

Como conclusión, desde Micro Focus pensamos que, en el año 2020, siguiendo el camino de la transformación digital, las organizaciones comenzarán a planificar el uso estratégico de tecnologías de inteligencia artificial en todas sus áreas y, como consecuencia, tendrán que abordar el cambio cultural que, irremediablemente, la adopción de estas tecnologías traerá a nuestras vidas.

Computing 789