OpiniónAnalytics

Las 5 tendencias en hiperautomatización que traerá consigo el 2022

La consultora tecnológica Stratesys pone sobre la mesa las diferentes herramientas que las empresas usarán para distinguirse a nivel operativo y mejorar la automatización de sus procesos.

En la época digital en la que nos encontramos, huelga decir que todos los negocios buscan distinguirse a nivel operativo, mostrando clara eficiencia y eficacia, reduciendo costes, incrementando productividad o reduciendo el time-to-market a través de diferentes herramientas. Por ello, desde la multinacional española Stratesys hacen una previsión de cuáles serán las 5 tendencias en hyperautomation que más nos ayudarán a corto plazo en esa búsqueda de la eficiencia operativa:

1. Task mining o minería de tareas. Habitualmente hablamos de Process Mining o Minería de Procesos, sin embargo, a corto plazo, nos resulta mucho más útil para conseguir mejorar la eficiencia de un proceso de forma rápida identificar qué tareas se realizan dentro de él, descubriendo cuales de ellas se pueden digitalizar, automatizar o simplemente optimizar aplicando técnicas Lean, por ejemplo. Estas herramientas nos permiten reducir la inversión requerida a través de modelos clásicos basados en entrevistas a diferentes stakeholders.

2. Robotic Desktop Automation (RDA) o Automatización de procesos de escritorio. En todos los procesos ya digitalizados, existen normalmente una serie de tareas que ejecuta un usuario en su puesto de trabajo de forma procedimental o repetitiva, por lo que son susceptibles de ser automatizadas, consiguiendo reducir costes, liberar capacidad para tareas de mayor valor añadido, recortar tiempos de entrega y minimizar errores.  

3. Inteligencia Artificial y AIOps. La inteligencia artificial nos puede ayudar a automatizar determinadas tareas para las cuales es necesario tomar decisiones. Si bien en todos los casos la IA no va a conseguir tomar la decisión correcta por sí sola, sí que al menos simplificará el proceso de toma de decisiones, reduciendo tiempos dedicados y optimizando el proceso de negocio. 

4. Asistentes virtuales. Algunos de los procesos de negocio requieren de interacción por parte de diferentes equipos, con la complejidad para compaginar ritmos de ambos y establecer puntos en común que ello requiere. Por este motivo, un asistente virtual, como un chatbot o un voicebot, puede ayudarnos a canalizar de forma rápida y eficaz la comunicación entre clientes y proveedores, usuarios y equipos de soporte, etc. evitando dependencia y ahorrando tiempo al usuario.

5. Low-code apps. Hoy en día, en todas las organizaciones todavía existen multitud de procesos que no cuentan con una estructura y que, por tanto, son difíciles de seguir y de monitorizar. Por este motivo, este tipo de herramientas de desarrollo low-code nos permiten crear en tiempo récord aplicaciones que ayudan a estructurar estos procesos de forma digital y, por tanto, dotar a las organizaciones de la capacidad de monitorizar dichos procesos.

Adicionalmente a todo lo anterior, existe una tendencia cross de mercado que nos lleva a unos niveles de abstracción nunca vistos, en los que las organizaciones se proyectan hacia un mundo no-code. Pretenden ceder el protagonismo de su transformación a sus equipos de DigitalOps a través del modelado y la monitorización de sus operaciones con sistemas que permitan crear un Digital Twin completo de dichas organizaciones con el fin de gestionar y digitalizar la ejecución de tareas y procesos de toda índole.

Computing 813