OpiniónCloud

El verdadero potencial del Edge Computing

Honoré LaBourdette, vice president, Telco, Media & Entertainment Ecosystem, Red Hat.

Los pronósticos de que el mercado del edge computing alcanzará un valor de 34.000 millones de dólares en 2025 deberían entusiasmar a todos los que trabajan en telecomunicaciones y tecnología. Pero lo que realmente debería ser inspirador es el efecto dominó de estas cifras. El estímulo económico creado por las empresas que aprovechen el edge computing es difícil de cuantificar, pero basta con un poco de imaginación. Recordemos el impacto comercial que tuvo Internet, el cloud computing y la telefonía móvil. El despliegue del edge computing a escala puede ser igual de significativo.

Pero aún no estamos en ese punto. Para liberar todo el potencial del edge, tenemos que pensar más allá de las arquitecturas de red centralizadas tradicionales. Tenemos que hacer posible unas comunicaciones seguras e interoperables de edge-to-edge a través de diversas nubes públicas y privadas.

Esta es la idea que subyace a la meshed cloud (nube en malla, o nube entrelazada), que creo que será el próximo gran habilitador de la tecnología. Pensemos en ella como un tejido, similar al campo gravitatorio que orquesta el universo. La "malla" es una arquitectura de referencia que permite a las nubes comunicarse, compartir datos e interoperar entre sí de forma directa, dinámica y no jerárquica.

Esto se aplica a la orquestación de los servicios de aplicación, la mensajería y la seguridad de los datos entre edge clouds, así como a la conectividad de red edge-to-edge segura. La interoperabilidad entre los dispositivos edge y los datos que se ejecutan en diferentes nubes se optimizará mediante protocolos estandarizados de computación, comunicaciones y seguridad. (Los lectores que busquen más información técnica pueden visitar los siguientes artículos de mis compañeros de Red Hat; 5G con arquitectura abierta, aplicaciones de edge en Kubernetes, distribución de aplicaciones con multiclusters).

Una de las principales ventajas es que permite utilizar múltiples conjuntos de datos en tiempo real para resolver los principales retos de la industria (y de la sociedad). Por ejemplo, un coche conectado que forme parte de una red mallada de nubes puede hablar con otros vehículos y acceder a información sobre el tráfico o las carreteras sin necesidad de negociar con una nube centralizada. O los servicios de emergencia pueden cotejar rápidamente el asesoramiento de expertos remotos y la información de diferentes fuentes para responder de forma dinámica a una situación que se esté produciendo en ese preciso momento.

Se trata de un salto gigantesco respecto a la situación actual

Se trata de un salto gigantesco respecto a la situación actual. En estos momentos, gran parte del edge computing está impulsado por nubes con arquitecturas y estándares distintos. Esto limita la integración y la interacción entre los edge y, por tanto, los casos de uso y los resultados empresariales. Es importante que empecemos a evolucionar nuestra forma de pensar; las decisiones que tomemos hoy deben basarse en el modelo de edge conectado que todos queremos construir juntos, y no en los silos de edge cloud que nos limitan.

A grandes rasgos, la meshed cloud comprende cuatro bloques de construcción o conjuntos de capacidades clave. Algunas de estas tecnologías existen hoy en día, mientras que otras están en preparación:

  1. Infraestructura altamente distribuida (computación, almacenamiento, conectividad) que está en todas partes, combinando los entornos colectivos de proveedores de nube pública y los entornos on-premises.
  1. Una nube que está presente en todas partes y sea expandible de forma unificada y segura en todas las diferentes infraestructuras públicas, privadas, bare-metal, virtuales y de otro tipo, y en la que el despliegue, las operaciones y la gestión sean coherentes. Esto requiere una plataforma de nube híbrida abierta (como Red Hat OpenShift), que pueda gestionar y escalar las aplicaciones en contenedores, y que sea agnóstica del entorno subyacente.
  1. La conectividad ubicua proporciona una interconectividad libre de las limitaciones de las estructuras de red tradicionales.
  1. Orquestación autónoma de aplicaciones y servicios en toda la red de infraestructura distribuida y las capas de conectividad.

Pasar del concepto a la realidad será un esfuerzo de equipo. El sector de las telecomunicaciones ya tiene un buen historial de colaboración en todo tipo de asuntos, desde acuerdos de licencia, normas técnicas, pruebas de interoperabilidad y patentes. Y proyectos como 5G-VINNI y FUDGE-5G demuestran los avances que pueden lograrse cuando se suman proveedores de tecnología, gobiernos e instituciones de investigación. Sin embargo, para lograr este enfoque completamente nuevo de la conectividad en todas partes, el ecosistema tiene que ser "abierto" en mayor medida que nunca, con una estrecha integración, normas comunes y objetivos compartidos.

Para los proveedores de servicios, la meshed cloud no es simplemente una oportunidad de infraestructura. Después de todo, la infraestructura puede ser su activo más caro, pero su base de clientes es la más valiosa. Los proveedores de servicios deben seguir centrándose en las relaciones con sus clientes y en sus datos, estudiando detenidamente los acuerdos comerciales que dan acceso a ellos. 

También debemos considerar "a quién" necesitamos para desarrollar y gestionar la meshed cloud. ¿Necesitamos expertos en redes? ¿Necesitamos profesionales de la infraestructura de la nube? ¿Personas que sepan de arquitectura de aplicaciones y seguridad? Lo más probable es que necesitemos conocimientos y experiencias diversas que se unan como una fuerza unida habilitadora. Y quizás estemos ante una profesión totalmente nueva: el ejecutivo de meshed cloud.

Para 2025, se espera que haya 150.000 millones de dispositivos edge, desde coches inteligentes hasta hogares inteligentes, desde tecnología wearable hasta robots de fábrica, y los kits de realidad aumentada (AR) y realidad virtual (RV) que marcarán el comienzo del metaverso. Para entonces, el 5G estará habilitado en más lugares y permitirá que más datos se muevan con mayor rapidez. La conexión directa, dinámica y no jerárquica de las edge clouds es la pieza que falta en este puzle. Organizará lo que amenaza con volverse demasiado fragmentado. Permitirá un acceso seguro a los datos, estén donde estén, para hacer posible la innovación. En resumen, la meshed cloud liberará todo el potencial del edge para transformar las empresas, las industrias y las sociedades.

Computing 816