La modernización de aplicaciones aporta agilidad y flexibilidad al negocio

A pesar de los complicados momentos económicos que estamos viviendo, las compañías están acometiendo proyectos de migración con la consecuente modernización de sus aplicaciones.

Publicado el 07 Dic 2010

Los proyectos relacionados con la modernización son críticos debido a la relevancia de los entornos migrados, ya sean datos o aplicaciones, y deben garantizar una mayor eficiencia de los procesos operativos con respecto al entorno anterior. Pero este paso no siempre es tan sencillo, por la complejidad que implica y porque las reducciones presupuestarias se hacen hoy más patentes que nunca. Pero aún así, la necesidad de innovación lleva a las compañías a embarcarse en proyectos de este tipo, y para que resulten exitosos, hace falta, entre otras cosas, tener clara una estrategia previa para trazar el camino correcto, porque cada organización tiene necesidades distintas.

Estas conclusiones se desprenden de un desayuno de trabajo organizado por COMPUTING en colaboración con Micro Focus en el que también participaron diversos integradores, que plantearon la necesidad de llevar a buen puerto esa modernización de aplicaciones. La misión de un proveedor de TI o de un departamento de desarrollo pasa por maximizar el valor que las aplicaciones aporten al negocio de sus clientes, y ahí es donde Micro Focus tiene mucho que aportar, según apuntó Patricia Santoni, directora general de la compañía para España y Latinoamérica. “Hace unos días, anunciamos nuestra estrategia a nivel mundial para ofrecer servicios profesionales, porque pretendemos apoyarnos en integradores que soporten estos proyectos de migración”. En ese sentido, “para nosotros es importante considerar todo el ciclo de vida de la migración de aplicaciones, y queremos trasladar a nuestros clientes el compromiso de que les vamos a ayudar a reducir costes, y a ganar en productividad y flexibilidad. Por eso es importante conocer de qué manera podemos ayudar a nuestros partners con objeto de que reduzcan al máximo los riesgos”, destacó.
Por ese motivo, estuvieron presentes representantes de buena parte de los socios de negocio de Micro Focus, como Accenture, Capgemini, Dell, Grupo Mnemo, HP, Ibermática, Indra, Microsoft, Tecnocom y Telvent. Estos dieron su opinión sobre cómo emprenden los proyectos de modernización tecnológica y sobre las principales tendencias tecnológicas relacionadas con ese proceso de migración. Tomando la palabra, Jorge Villaverde, CTO de Capgemini, explicó que desde el punto de vista metodológico, uno de los mayores retos a los que se tienen que enfrentar en su compañía inciden en que “la mayor parte de los clientes consideran que tiene que haber una fuerte inversión presupuestaria para poder acometer esta modernización. Pero hay muchas fórmulas para reducir el gasto, como SaaS o cloud computing, para intentar cambiar esa sensación, que junto con buenas herramientas pueden obtener resultados positivos sin meterse en un túnel complicado”. De esta manera, para Villaverde es importante recalcar que “hay que romper esas barreras iniciales, puesto que no hacen falta grandes inversiones ni proyectos faraónicos para obtener buenos resultados”.
Por su parte, para un experto en el sector bancario como es Alfredo Surroca, socio de consultoría tecnológica y director del área de Aplicaciones, Modernización y Optimización de Accenture, en este sector “percibimos dos líneas concretas, una es que con todas las fusiones, hay una necesidad de entender bien el código y también de hacer ajustes a ese código para dar soporte a nuevas necesidades, y los proyectos de modernización van encaminados sobre todo en esa línea”. Por eso, a corto plazo, “prevemos que la banca tendrá una gran necesidad de emprender estos proyectos, junto con los relacionados con la migración de mainframes a entornos más abiertos”.
Javier Esteban, responsable de Desarrollo de Negocio de Aplicaciones de HP, advertía de que “no hay una única solución válida para cualquier tipo de aplicación y compañía, por eso, antes de embarcarse en este tipo de proyectos, es recomendable abordar una estrategia concreta que parta del análisis de un primer inventario de aplicaciones para definir el roadmap de cada aplicación y establecer así la mejor estrategia a aplicar. De otra manera, no se podrá tener un buen punto de partida ni obtener el ROI”. Javier Alfaro, director de Consultoría e Integración de Aplicaciones de Ibermática, resaltó por su parte que “la modernización tiene sentido, porque el ahorro de costes que proporciona es elevado, incluyendo el ROI, que se aprecia notablemente”. Sin embargo, el problema de muchas migraciones es que “a veces se traslada la obsolescencia de la aplicación original, y en muchos casos, la integración entre aplicaciones se complica, por eso hace falta estudiar a fondo la reingeniería de los procesos. Pero en cualquier caso, se está planteando llevar a cabo en muchas entidades, aunque es un proyecto complejo; nosotros como integradores tenemos la obligación de apoyar y acompañar en todos los procesos”.
Mientras tanto, para Vicente Priego, gerente de Soluciones de Gestión de Aplicaciones de Tecnocom, “nosotros iniciamos esta modernización de manera reactiva. Hemos estado ligados a grandes cuentas donde nos pedían sacar los sistemas mainframe a entornos más abiertos. Pero esto por sí mismo no era suficiente, no daba valor a los clientes, por eso ahora se plantean soluciones de rehosting y buscar herramientas que faciliten la tarea”.
Adicionalmente, Roberto Ortiz, director de los centros de Desarrollo de Alto Rendimiento del Grupo Mnemo, destacó la complicada situación económica que hace que estos proyectos de modernización no sean de gran envergadura. Pero, a pesar de ello, “sí detectamos una fuerte demanda de la consultoría tecnológica, puesto que se busca cómo tener un mantenimiento exitoso. Además, observamos que esa necesidad de modernizar se está extendiendo hacia la productividad, puesto que resulta clave saber cómo se puede mejorar. Ya no hay grandes proyectos, sino que los clientes prefieren eliminar ataduras y buscar consultoría”.

Los entornos en la nube son una de las grandes inquietudes de fabricantes, integradores y clientes, tal y como quedó de manifiesto a lo largo de la jornada. Así, la visión que tiene una compañía como Microsoft respecto a las iniciativas de modernización, tiene que ver con el indiscutible dominio del cloud computing, un campo en el que “las compañías tienen que dar el salto para reducir limitaciones relacionadas con los costes y adaptarse a los nuevos cambios”, indicó José Luis Calvo, responsable de Soluciones del Gigante de Redmond.
Por su parte, Santos Hernández, director de Soluciones Tecnológicas de Indra, se preguntaba qué es lo que motiva a las empresas a modernizar sus aplicaciones, mencionando que “los clientes con los que tenemos una relación más estrecha nos comentan que están obligados a la migración para mantener sus sistemas. Necesitan un cambio de plataforma para dar continuidad a su negocio”, pero además, otro motivo que les anima es el ahorro de costes. Y es que “en esta época los costes tienen un papel relevante, y es por ello que se plantea el cloud computing. Pero también otra motivación estriba en la optimización de procesos y en la necesidad de mejorar el time to market”, en opinión de Hernández. En el caso de Telvent, el cloud computing también es un buen enfoque para abordar estas iniciativas. “El planteamiento consiste en rehacer lo que se tiene pero aportando la parte de rehosting orientado a las aplicaciones en la nube”, afirmó Miguel Arroyo, gerente de Desarrollo de Negocio de la firma. Sin embargo, al mismo tiempo, reconocía que “el cloud computing todavía no se termina de entender, porque no consiste simplemente en duplicar máquinas, sino que supone un cambio radical de la manera de diseñar esas aplicaciones; aunque para el cliente es más barato y además se beneficia de la reutilización de los recursos”.
Para Dell, el cloud computing también es relevante. “Este es el momento en el que hay que trasladar a los clientes la necesidad de migrar hacia entornos más abiertos, y debemos convencerles de que la nube no es una moda pasajera, sino una realidad, y la tecnología está plenamente disponible”, aseveró Jesús Méndez, responsable de Servicios de la compañía.   Finalmente, Miguel Fito, director de Servicios y Soluciones de Micro Focus, apuntó que el cloud computing ofrece grandes oportunidades de negocio; pero también que “la clave está en la innovación tecnológica, puesto que la primera prioridad de las compañías es aportar flexibilidad al negocio”. Destacó que la segunda es escalar dependiendo del tamaño y de las necesidades del negocio, y que en la tercera posición se encuentra el ahorro de costes. “Por todo ello, la modernización es un imperativo”.
De forma sorprendente, el cloud computing está calando más en compañías de menor envergadura que en las grandes corporaciones, puesto que “una de las cuestiones más problemáticas son los datos, por eso normalmente se suele empezar por migrar las aplicaciones satélites y que no son tan core”, opinaba José Luis Calvo de Microsoft. Efectivamente, Javier Alfaro de Ibermática consideró que “en el caso de las entidades bancarias, algunas están teniendo problemas de integración, por lo que las empresas medianas son las que darán el salto más rápidamente a la nube”. En este punto también se mostraban de acuerdo Vicente Priego de Tecnocom y Alfredo Surroca de Accenture, puesto que “para una pyme, el cloud computing no supone una inversión fuerte”, mientras que para Javier Alfaro “el nivel de adopción del cloud computing es inversamente proporcional al tamaño del CPD”. Patricia Santoni resaltó por su parte que las grandes empresas también están dispuestas a apuntarse a la nube, pero en situaciones más aisladas.
En el caso de la banca, el cloud computing tampoco está calando como se esperaba, puesto que “su gran problema son los datos, ya que los entornos cloud no están preparados para correr en modelos relacionales. Pero en cambio sí están trasladando a este modelo las aplicaciones de correo electrónico y portales”, explicó Alfredo Surroca, de Aceenture.

En momentos económicos complicados, queda claro que, por un lado, se reducen los presupuestos y por otro, el retorno de la inversión se tiene que acelerar, puesto que “antes era aceptable un ROI de dos años y hoy no. Además, en banca se produjeron recortes de TI cercanos al 10%”, aclaró Alfredo Surroca.   Igualmente, “no sólo la banca tiene que modernizarse, sino también las áreas de energía y utilities, cuyos retornos de la inversión van a ser casi inmediatos”, según expuso Miguel Arroyo de Telvent. Pero la modernización no se emprende simplemente por razones de coste, sino por la necesidad de “obtener mejores resultados y ganar en flexibilidad”, señalaba por su parte Patricia Santoni. Y esa modernización se traslada a otros campos, como en los call centers, donde se están doblando los esfuerzos para mejorar las aplicaciones y la interfaz”, añadía la directora general de Micro Focus”.
Javier Esteban, por parte de HP, continuó diciendo que “es necesario redireccionar el presupuesto a proyectos que tengan un carácter más estratégico, con la intención de reenfocar prioridades y costes”. Sin embargo, el dinero preocupa y mucho. “Hay que contemplar la situación económica en la que están los clientes. La modernización está muy bien, pero el ROI tiene que notarse en el primer año, y los costes de mantenimiento en una primera fase no se van a reducir con la modernización, y el cliente sigue siendo reticente”, argumentaba Roberto Ortiz del Grupo Mnemo.   Pero no todos lo ven de la misma forma. “No hay más remedio que buscar la manera de hacerlo, porque lo que manda es el negocio, y nadie lo puede frenar aunque los costes de inversión sean altos, porque es una cuestión de supervivencia”, aseguró Vicente Priego de Tecnocom. Mientras tanto, Miguel Fito desde Micro Focus consideraba que “no creemos que este sea un mal momento para invertir; todo lo contrario. Hay casos de éxito reales con un ROI apreciable”. Jorge Villaverde de Capgemini añadió que “sí hay inversiones y también mucho interés en acometer proyectos de modernización porque no se puede parar el negocio, pero de momento, la respuesta es lenta”. El problema lógicamente se traslada a la Administración Pública, que por ahora ha paralizado la mayor parte de sus migraciones.
 

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

B
Lucía Bonilla

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5