Extremadura acerca la Historia Electrónica Única con la e-Tarjeta

La Consejería de Sanidad y Dependencia de la Junta de Extremadura da un nuevo paso en su carrera hacia la Historia Electrónica Única con la implantación, en colaboración con Steria, de la tarjeta sanitaria electrónica, una nueva pieza dentro de su proyecto Jara. Impulsado por el Servicio Extremeño de Salud (SES) y adjudicado a IBM, Jara supone una transformación de los sistemas de información en base a una concepción integral de la salud, que se levanta sobre piezas clave como el sistema Civitas y la solución SAP Sanidad.

Publicado el 30 Mar 2009

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La Comunidad Autónoma de Extremadura inició en 2002 su carrera hacia la Historia Electrónica Única con la creación de la Red Sanitaria de Extremadura y la elaboración de su Plan de Sistemas; dos hitos al que en 2005 se sumó un tercero de enorme importancia, la puesta en marcha del proyecto Jara, impulsado por el Servicio Extremeño de Salud (SES), organismo autónomo dependiente de la Consejería de Sanidad y Dependencia de la Junta de Extremadura, que actualmente trabaja en la apertura de sus nuevos sistemas de información para convertirlos en verdaderos canales de información e interrelación con los ciudadanos.

Adjudicado a IBM con una inversión de 25,5 millones en un plazo de cuatro años, el proyecto Jara ha supuesto la unificación funcional de todos los recursos, centros y servicios sanitarios públicos de la CCAA de Extremadura, que se organiza en ocho Gerencias de Áreas de Salud, englobando a 1.085.000 ciudadanos. La iniciativa cubre un ámbito geográfico que abarca a los 14 hospitales públicos de la región, 110 centros de atención primaria y más de 300 consultorios, alcanzando a más de 14.000 profesionales sanitarios. “El proyecto Jara”, explica el director general de Gestión del Conocimiento y Calidad de la Consejería de Sanidad y Dependencia de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, “ha dado nacimiento, a partir de una adaptación sobre SAP Sanidad, a un sistema de gestión sanitaria integral con Historia Electrónica Clínica Única que, al estar compartida en atención primaria y especializada, posibilita una gestión en base a procesos y permite la contabilidad analítica de todas las prestaciones del sistema sanitario”.

A día de hoy, el sistema Jara está completamente desplegado en los centros de atención primaria de Extremadura y comenzó a pilotarse hace tres meses en el Complejo Hospitalario Universitario Infanta Cristina de Badajoz; en tanto que por el momento el resto de hospitales siguen operando con el sistema HP HIS, heredado del Insalud.

La integración es la protagonista del proyecto Jara al constituir el medio para unificar los datos demográficos de los pacientes entre los distintos sistemas de información sobre la base del denominado Código de Identificación del Paciente (CIP). En este contexto juega un papel clave el sistema de datos del paciente que, levantado sobre el sistema Civitas de Steria, se ha integrado utilizando el estándar HL7 con la Historia Clínica Electrónica, basada en el sistema SAP Sanidad. Estos procesos de integración se realizan con el motor IBM WebSphere Interchange Server, que posibilita el envío de la información relativa a los pacientes a cualquier sistema externo. “Como sistema de información poblacional, Civitas es la gran base de datos del ciudadano y, además de recoger la antigua BBDD de tarjeta sanitaria que venía del Insalud, se le han agregado una serie de módulos, como el registro de centros, servicios y establecimientos, el registro de profesionales, además de un Sistema de Información Geográfica, configurándose como el núcleo de información del resto de sistemas”, indica Vergeles.

El desarrollo de Civitas, que se asienta funcionalmente sobre la antigua aplicación de tarjeta sanitaria del Insalud, arranca en 2002, el año en que se transfieren a Extremadura las competencias en materia de Sanidad; y su desarrollo se confió a Steria en el marco de un proyecto dotado con una inversión de 751.000 euros. El sistema Civitas permite que más de un millón de ciudadanos extremeños dispongan de un perfil único, es decir, de la misma identificación en los distintos niveles de la organización sanitaria, ya sea la Consejería de Sanidad y el Servicio Extremeño de Salud (SES), como en los 14 hospitales públicos, los más de 100 centros de salud y los 300 consultorios locales de la región; mejorando la gestión administrativa y la asignación de recursos sanitarios, y elevando en última instancia la calidad de la asistencia.
Además de integrar on line los distintos sistemas informáticos de organismos y centros sanitarios de la región, Civitas permite ubicar a la población extremeña en sus correspondientes áreas sanitarias, gestionar la relación de esa población con los servicios de salud que utiliza y administrar de forma integrada todos los recursos de que dispone el Sistema de Salud de la CCAA, incluyendo recursos humanos -médicos, enfermeras, etc.- y materiales: hospitales, centros de salud, ambulatorios, etc. Y es que, mientras que el módulo de Mapa Sanitario del sistema Civitas permite ubicar a la población en sus áreas sanitarias correspondientes, su Gestor Poblacional facilita la gestión de la relación de esa población (sea nacional, extranjera o transeúnte) con los servicios de salud que emplea. En este punto resulta igualmente fundamental el Gestor de Recursos Civitas al posibilitar una administrada integrada de todos los recursos del Sistema de Salud de la CCAA. El sistema Civitas incorpora, además, otras funcionalidades como una herramienta de integración EAI que permite la conexión en tiempo real del sistema informático corporativo con el resto de sistemas de la organización sanitaria, así como con el Sistema Nacional de Salud.

e-Tarjeta sanitaria

El alcance de este ‘DNI sanitario’ vuelve ahora a ampliarse con el arranque de la implantación de la tarjeta sanitaria electrónica en la CCAA de Extremadura, una iniciativa que la Consejería de Sanidad y Dependencia de la Junta de Extremadura ha confiado también a Steria, en esta ocasión a través de un procedimiento negociado sin publicidad para la contratación del necesario estudio de consultoría, la puesta a punto de los sistemas de información y la actuación como oficina técnica.

El proyecto de Receta Electrónica, que se inició en 2005, en la actualidad alcanza a alrededor de 700.000 ciudadanos y se prevé cubra toda la CCAA a finales de mayo, ha servido de espoleta de esta iniciativa, que tiene como objetivo último la mejora de la provisión de los servicios públicos sanitarios a través de mecanismos propios de la administración electrónica. “Cuando se pone en marcha el proyecto de Receta Electrónica entendemos que es necesario introducir algunos elementos que den más seguridad a las transacciones que se realizan y aparece la necesidad de incorporar otros dispositivos, como es el chip, a la tarjeta sanitaria, que hasta el momento contenía la información impresa en la propia tarjeta o en la banda electrónica”, explica Vergeles.

Las tarjetas, que albergan un chip de alta capacidad y utilizan tecnología abierta de acuerdo a los estándares JavaCard y Open Platform, emplean mecanismos criptográficos que permiten el establecimiento de un canal de comunicación seguro entre la tarjeta y las aplicaciones. “Tras un estudio técnico sobre el tipo de tarjeta que necesitábamos, se concluyó que debía incorporar dos dispositivos de seguridad: el chip basado en Java y la banda magnética, que se ha mejorado respecto a la anterior”, comenta Vergeles, para añadir que “el chip de la tarjeta permite almacenar datos encriptadas, como el CIP y determinados campos de la BBDD, pero no permite el almacenamiento de un certificado digital, dado que hemos huido de cualquier complicación que pudiese generar problemas de accesibilidad entre la población más mayor”.

A finales de este mes de marzo se dará el pistoletazo de salida a esta iniciativa, con la distribución entre más de 50.000 ciudadanos extremeños de una tarjeta con chip que permitirá, en una primera fase, el acceso seguro al servicio de receta electrónica, garantizando la identidad del asegurado sanitario al recoger los medicamentos prescritos en cualquier farmacia de la región. “Ya hemos instalado en los aplicativos, tanto de farmacia como del SES, todas las librerías que permiten la lectura de la tarjeta sanitaria y vamos a hacer una prueba real durante un par de meses con la distribución de 50.000 tarjetas a ciudadanos de la CCAA donde el sistema ya está implantado para determinar si existen áreas de mejora antes de emprender el despliegue completo”, comenta Vergeles.

En función de esos resultados, está previsto convocar un concurso para distribuir las tarjetas al resto del ciudadanos, de manera que “en un par de años habremos acomodado todo el parque de tarjetas”, de acuerdo con Vergeles, quien detalla que “en el primer momento de despliegue en 2009 se invertirán 450.000 euros, mientras que en 2010 habrá que invertir en la renovación de las que vayan caducando y en la actualización de las que existan”.

No obstante y si bien el proyecto de Receta Electrónica ha sido el acicate, “una vez que disponemos de la tarjeta”, avanza Vergeles, “pretendemos utilizarla en el futuro para realizar también transacciones con el SES a través del portal Salud 24 Horas, además de incorporarla al ámbito de atención a la dependencia”. Cabe destacar en este punto que el portal Salud 24 Horas se encuentra actualmente en fase final de desarrollo y está previsto que vea la luz el próximo mes. “Inicialmente, el nuevo portal contendrá información organizada en tres grandes apartados -ciudadanos, profesionales y organizaciones- y ciertos elementos de transacción, concretamente, la solicitud de cita previa on line y la solicitud por extravío o pérdida de la tarjeta; y la idea es ir incorporando servicios, como la presentación de reclamaciones, quejas y sugerencias o alertas para determinados servicios como el calendario vacunal; para en una fase posterior incluir servicios que requerirán de firma digital con DNI electrónico como la inscripción del documento de testamento vital”.

Operación de integración

El sistema Jara está centralizado en el CPD del Servicio Extremeño de Salud (SES), y es accesible a través de la intranet y el portal del SES, donde también se alojan los sistemas de radiología digital, integrando en Jara el marco del proyecto Zurbarán. Actualmente, “Zurbarán está desplegado en toda la provincia de Badajoz”, explica Vergeles, para avanzar que “próximamente entrará en producción en las cuatro Áreas de Salud de Cáceres”.

En la misma línea y en el marco del proyecto Cornalvo, se trabaja en la integración en Jara de los sistemas de Laboratorio; de forma que en la Historia Clínica Única también se incorporan los resultados de las pruebas analíticas del paciente, con independencia del Área de Salud a la que éste pertenezca.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3