Fujitsu pone la tecnología RFID a disposición de la Justicia

La compañía acaba de presentar una nueva solución orientada a optimizar la gestión y el control de los expedientes judiciales a través de la aplicación de la identificación por radiofrecuencia (RFID).

Publicado el 14 Oct 2009

Alineada con la puesta en marcha del Plan de Modernización de la Justicia, que se aprobó el lunes pasado con un presupuesto de 600 millones de euros en tres años, Fujitsu acaba de presentar una nueva solución vertical orientada a optimizar la gestión y el control de los expedientes judiciales.

Se trata de una nueva propuesta que tiene como eje principal la tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) aplicada al control y gestión de la documentación judicial, la gestión de los IML (Institutos de Medicina Legal), así como los depósitos de piezas de convicción, entre otros. El objetivo, como señalaba Antonio Ortiz, responsable comercial de Justicia de Fujitsu, es “ahorrar costes y agilizar la Justicia, además de dotarla de mayor eficacia y calidad”. Y es que, de acuerdo con la compañía, los archivos judiciales que se componen de miles de expedientes, clasificados por carpetas de papel que se introducen en archivos de cartón. Y la manipulación masiva de éstos induce a errores de ubicación o dificultad de búsqueda. Por este motivo, la idea de Fujitsu es ayudar a las administraciones de Justicia a localizar los expedientes en el Archivo, evitar que se traspapelen y que el personal tenga que manipularlo, y facilitar la búsqueda y la elaboración del inventario. Todo, a través de un proyecto de implantación de identificación por radiofrecuencia (RFID), desarrollado íntegramente en España con tecnología de Fujitsu.
La tecnología RFID basada en radiofrecuencia transmite la identidad del objeto (similar a un número de serie único) mediante ondas de radio. La identificación se realiza a través de etiquetas o tags provistos de unas antenas y unos chips que reciben y responden a las peticiones de radiofrecuencia de un emisor RFID. Según Jorge Arabid, jefe de Proyecto de Justicia, “esta tecnología está sustituyendo a los conocidos códigos de barra o tarjetas magnéticas ya una de sus principales ventajas frente a estos últimos es que con RFID el objeto no necesita ser ‘visto’ por el dispositivo que lo identifica”.
En general, el proyecto pasa por varias fases: el etiquetado RFID de cajas y expedientes, los denominados quioscos, o registros, de entrada y salida equipados con lector e impresoras de etiquetas, carritos de detección de expedientes para la búsqueda a través de wifi, y lectores portátiles para localización y verificación compuestos por un dispositivo PDA con un módulo RFID.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4