InformesInfraestructuras

Cómo adaptar la oferta de un centro de datos al futuro

Robert J.M. Assink, director general de Interxion Data Centers.

centro de datos
centro de datos

Al igual que cualquier sector, el de los centros de datos debe adaptar su oferta a las necesidades del cliente. Quince años atrás, las empresas de telecomunicaciones o las corporaciones eran los mayores consumidores del espacio en los centros de datos. Hoy el cloud Computing ha modificado tanto la tipología de cliente como la complejidad de sus necesidades.

Sabemos que el mercado cloud está creciendo, que los servicios en la nube serán la principal forma de acceder a aplicaciones, infraestructura, plataformas o software en los próximos años. Gartner estima que el mercado mundial de servicios públicos cloud experimentará un crecimiento del 100% hasta 2016, superando considerablemente los gastos totales en TIC.

Los servicios cloud han llegado en tres formas: nubes privadas, públicas e híbridas. Así pues, solo el proveedor de centros de datos que se adapte a los tres modelos y sea capaz de dar respuesta a los tres tipos de nube será el que vea crecer su negocio. Los centros de datos del futuro seguirán dando servicio a las corporaciones que están alojando allí sus nubes privadas, así como a los proveedores puros de cloud que demandan un espacio técnico que soporte su nube pública y por supuesto a las híbridas como nexo de las dos anteriores.

Sabemos también que el cloud conlleva cambios y adaptación, tanto en las organizaciones, como en su propia estructura tecnológica. El papel que están jugando los centros de datos, como facilitador y estructura terrenal de la nube es fundamental. Y también lo es el poderse adaptar. ¿Qué hay que tener en cuenta entonces?

Adaptarse o morir

Según los analistas, todo apunta a que se reducirán el número de clientes directos de los data centers pero que se incrementará el de proveedores e integradores de servicios cloud.

El cloud computing es, tal y como afirman los expertos, una de las tecnologías más disruptivas de los últimos años, sobre todo en relación con los centros de datos, por lo que adaptarse o no, puede considerarse un antes o un después, un paso hacia el futuro o un estancamiento.

La madurez de herramientas de virtualización ha permitido que el despliegue TI en los centros de datos haya hecho de estos estructuras más flexibles, escalables, en definitiva, útiles.

La capacidad para incrementar o disminuir los recursos en función de las necesidades ha sido un paso fundamental para el ahorro de costes. También para ajustar el espacio de alojamiento de la infraestructura TI y desechar plataformas tecnológicas que con el paso del tiempo se quedan obsoletas. Y en este caso, el cloud computing va a requerir más potencia y más flexibilidad.

Los expertos consideran que serán las clouds híbridas alrededor de las que pivoten la mayor parte de los servicios en la nube. La cloud híbrida proporciona a las empresas la capacidad de mantener sus datos en sus instalaciones, potenciando al mismo tiempo las mayores velocidades de desarrollo de software y costes menores. Con la madurez del sector cloud, las empresas están desarrollando nuevos entornos TIC en los que el software y la infraestructura se consumen como servicio y coexisten con entornos virtualizados en las instalaciones propias.

De hecho, el desarrollo de una infraestructura híbrida y la posterior conexión entre clouds privadas y públicas supone un reto, en particular cuando entran en juego las distintas tecnologías y fabricantes. Este reto es al que los proveedores de colocation tendrán que enfrentarse cuando se convierta en el modelo predominante – esperado para dentro de unos 5 años.

Pensemos que, si según los estudios, los clientes actuales de los centros de datos no serán los mismos dentro de unos años, el éxito de los operadores de centros de datos pasará por alinearse con las futuras demandas. Esto significa ser capaces de ofrecer despliegues de cloud privada, pública e híbrida como parte de su proceso de ventas dentro de sus instalaciones.

Estas soluciones cloud híbridas combinan clouds públicas y/o privadas y sistemas TIC internos, convirtiéndose en la nueva realidad cloud para empresas que buscan beneficiarse de lo mejor de ambos mundos. No olvidemos que actualmente los clientes comparan entre mantener sus soluciones in-house con soluciones cloud públicas. El proveedor que sea capaz de alinear ambas será el que triunfe.

Computing 809