La emergencia del centro de servicios virtualizado

La tecnología de virtualización ha iniciado un proceso de expansión en base a la visión del denominado centro de servicios, en el que el desktop constituye un componente adicional y la automatización de la gestión se erige en prioridad.

Publicado el 19 May 2006

Desde su origen, la virtualización se viene utilizando como un método tanto para lograr un mejor aprovechamiento de los recursos físicos -sean servidores o dispositivos de almacenamiento-, como para elevar la flexibilidad y la agilidad en el aprovisionamiento de las máquinas. En ese contexto, uno de los usos más comunes que de forma generalizada hacen las organizaciones de la virtualización consiste en la consolidación de servidores. Se trata de, en lugar de utilizar varios servidores físicos, emplear uno en el que los recursos existentes se reparten entre varios servidores virtuales. “La virtualización de servidores se amplía a entornos clusters orientados a dar mayor disponibilidad del servicio, y se consolida incluyendo entornos seguros de operación”, comenta el director de Desa-rrollo de negocio de Sistemas Críticos de HP España, Isidro Cano, quien añade que “esto hace posible que estructuras basadas en el pasado mainframe se estén actualizando a servidores en entornos estándar abierto”. En este escenario y como apunta el responsable de Negocio de VMware para España y Portugal, Alfonso Ramírez, “el ratio de consolidación depende del uso de las aplicaciones, pero es habitual conseguir consolidar diez servidores físicos en uno”.

Del mismo modo, la aplicación de la virtualización en los proyectos de creación de centros de respaldo o contingencia es otra iniciativa cada vez más generalizada. Y es que, la tecnología de virtualización permite, gracias a que independiza la aplicación y el sistema operativo del hardware, ofrecer respaldo a los servidores físicos con un coste muy razonable. Cada vez son más las organizaciones que apuestan por la virtualización con este objetivo ya que, como comenta Ramírez, “nos encontramos que muchos clientes, cuando hacen un inventario de las aplicaciones críticas, se dan cuenta de que no disponen de un plan de contingencia adecuado”.

Pero más allá de los centros de datos, la virtualización también está llamada a tener su lugar en los entornos desktop y así lo demuestran los últimos avances de los jugadores en este mercado. El pasado abril, VMware anunciaba la formación de la Virtual Desktop Infrastructure Alliance que, con el apoyo de más de 20 proveedores de software, hardware y servicios, pretende construir ofertas conjuntas de desktop virtual. Detrás de está iniciativa existe una visión en la que los administradores TI gestionan de forma centralizada los desktops en máquinas virtuales alojadas en los servidores en los centros de datos.

Aunque se trata de un mercado incipiente e inmaduro, el futuro apunta a ese destino, especialmente para las organizaciones que utilizan clientes ligeros, y ello exigirá superar retos en materia de gestión del aprovisionamiento y de las conexiones de las imágenes. Ramírez lo ve claro. “Vamos a ver mucha virtualización en los puestos de trabajo”, asegura el ejecutivo; y así lo entiende también el director de pre-venta de Red Hat Iberia, Juan Zamora, quien considera que “en el entorno cliente, la virtualización se aplicará desde la perspectiva de estaciones stateless, es decir, estaciones de trabajo sin estado que se podrán utilizar de un modo indiscriminado ya que el sistema será capaz de gestionar la configuración y almacenamiento personal en entornos compartidos”.

En general y como apunta Zamora, “la virtualización constituye la respuesta tecnológica a la reclamación planteada desde los centros de datos consistente en una mayor flexibilidad en la gestión de los recursos”. Desde esa perspectiva y junto a la tecnología de clustering, “la virtualización hará posible la creación de grupos de recursos (CPU, almacenamiento, red, etc.) asignables dinámicamente a determinados servicios, en función de unos parámetros de calidad fijados desde las propias necesidades del negocio”, avanza Zamora.

En esa línea, el próximo avance pasa por la integración de tecnologías de procesos concurrente -Grid- junto con aplicaciones de clustering de alta disponibilidad, de balanceo de carga y de aprovisionamiento automatizado de cara a disponer de entornos escalables de modo dinámico y completamente tolerantes a fallos. Esa es la visión de Sun Microsystems, que ha ampliado sustancialmente su arsenal de virtualización en el ámbito del almacenamiento con la adquisición de StorageTek y que conceptualiza el futuro de esta tecnología en la virtualización del servicio. “El futuro pasa por la creación de agrupaciones cada vez más complejas que puedan ser administradas como un todo, lo que hace posible, por un lado la reducción de los costes de administración, y por otro, permite que estas agrupaciones sean utilizadas en otras aún mayores para poder ofrecer servicios más ricos y complejos”, afirma el responsable de Marketing de Software en Sun Microsystems Ibérica, Manuel Martínez.

En la misma dirección se manifiesta el director pre-venta en Symantec Iberia, Fernando Martínez. “La tendencia actual es virtualizar todo”, afirma el ejecutivo, quien explica que “hoy en día todos los recursos los encontramos en red y cuando un servicio solicita un recurso -sea espacio en disco, capacidad de proceso, capacidad de cinta copia, etc.-, el sistema se lo facilita sin ni siquiera saber dónde está puesto que el aprovisionamiento es autómatico”.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4