OpiniónInfraestructuras

Herramientas y expertos que habilitan la transformación digital de los sistemas heredados

Carlos Machado, Country Manager de Morphis España.

Las empresas que se deciden a dar el paso hacia la digitalización de sus sistemas legacy necesitan contar con un socio que disponga del elevado nivel de robustez instrumental que sea capaz de modernizar varias tecnologías con una única herramienta.

Carlos Machado, Country Manager de Morphis España
Carlos Machado, Country Manager de Morphis España

A pesar de la importancia que para las organizaciones tiene transformar sus modelos de negocio al entorno digital con tal de aprovechar las ventajas que proporciona esta nueva economía, todavía son muchas las que pierden la oportunidad de modernizar unas aplicaciones heredadas, además de tener que batallar con los problemas que éstas arrastran. Estos sistemas, conocidos también como ‘legacy’ por su acepción en inglés, constan en muchos casos de programas desarrollados en entornos ya obsoletos o cercanos a caducar como Oracle Forms, Delphy o Cobol, si bien siguen funcionando en multitud de organizaciones pese al elevado coste económico que conlleva su mantenimiento, y pueden llegar a representar un auténtico lastre a la hora de intentar dar el paso hacia la digitalización.

El mantenimiento de legacy desactualizado supone una involución para las empresas

Es por estos motivos, y otros que ahora veremos, que el mantenimiento de legacy desactualizado supone una involución para las empresas, a la vez que hace emerger un sinfín de problemas difíciles de solventar por los departamentos TI por falta conocimientos y por la ausencia de un planteamiento de modernización transversal.

Obstáculos que las aplicaciones heredadas hacen emerger en el ecosistema digital

Presencia de código muerto; escasa o nula integración con las nuevas plataformas TI como cloud, web o la movilidad; ausencia de documentación; una comunicación poco eficaz con clientes y empleados; inversión de elevadas sumas de tiempo y dinero para la reescritura de las aplicaciones antiguas; y todo tipo de problemas relacionados con la ciberseguridad...  Con todos estos inconvenientes han de lidiar a diario multitud de organizaciones, tanto grandes corporaciones como pymes, pero sobre todo se dan con mayor frecuencia en las entidades públicas españolas --un tipo de organizaciones, estas últimas, que merecen un capítulo aparte por el peculiar estado de desactualización que presentan las aplicaciones con las que operan--.

Llegado el momento de poner a las aplicaciones corporativas bajo el microscopio con tal de saber cuáles están desactualizadas y cómo afrontar el proceso de modernización del sistema, las empresas de modernización de software antiguo no nos cansamos de insistir en la importancia de llevar a cabo un estudio lo más detallado posible del estado de la infraestructura TI. Para ello, ponemos a trabajar una herramienta automática de valoración que proporcionará un primer análisis que determina el estado y las posibilidades que existen para cada una de las aplicaciones.

Cómo modernizar software en mal estado, pero con gran valor para el negocio

Lejos de detener el sistema antiguo para dar paso al nuevo proyecto de transformación, en el momento en el que arranca el proceso de digitalización de aplicaciones se traza un proyecto para que la plataforma TI de la empresa siga funcionando sin interrupciones, mientras que de forma paralela se van incorporando nuevas funcionalidades sobre el sistema antiguo. En una fase posterior, se irán poniendo en marcha procesos que van a integrar esas transformaciones sobre el código migrado, y se completa el proceso sin que se haya detenido la prestación de servicios TI.

En el recorrido hacia la modernización de los sistemas legacy, la fase más importante en la que centra su trabajo la compañía que represento es el aprovisionamiento de mecanismos que modernicen el software que se encuentra técnicamente en mal estado, pero que tiene un alto valor para la organización. Aquí aludiremos, por tanto, al proceso de migración encontrándonos, en primer lugar, con la técnica del package, que actuaría reemplazando la aplicación obsoleta por una solución que integra componentes comerciales o COTS (componentes electrónicos comerciales listos para usar). El siguiente paso, que contempla la opción wrapping (envoltura), consiste en un proceso de actualización no invasivo que instala una capa de conectividad a la aplicación con lo que se consigue incrementar la mejora de la misma para que pueda adaptarse a entornos de movilidad y web.

Por último, en los procesos de modernización de aplicaciones más innovadores propondremos la reescritura de la arquitectura, transformando de este modo el software heredado en un nuevo entorno de destino. Junto con estas tres fases de actualización, las organizaciones han de tener en cuenta otros factores a la hora de evolucionar sus sistemas legacy como el coste económico, los riesgos asociados al proceso de migración, el tiempo que conllevará, y cómo responde el sistema en todo el recorrido de actualización.

La gestión de los datos: otro aspecto a tener en cuenta en el análisis de evaluación

El mundo de las aplicaciones está repleto de peculiaridades, por lo que llevar a cabo un proyecto de transformación digital precisa a su vez establecer cómo se van a gestionar los datos. Esta circunstancia toca de lleno a los sistemas de gestión de bases de datos (DBMS) ya que, cuando se producen cambios en la tecnología motor del DBMS, se hace imprescindible la integración de mecanismos que vayan a convertir sus estructuras en otras que permitan migrar los datos del antiguo DBMS al nuevo.

Hay que tener en cuenta, además, que en muchos casos los DBMS suelen contener código almacenado que ha sido escrito en sus propios lenguajes que, al cambiar de estructura, se hace necesaria la comprobación de los mecanismos de transformación de ese código. Otro aspecto que resulta necesario abordar se centra en los técnicos que trabajan en el desarrollo de tecnología legacy, ya que una vez migrado el sistema habrán de formarse en el nuevo para que sigan realizando desarrollos sobre la tecnología transformada.

En el mensaje final que quiero transmitir a aquellas empresas que se deciden a dar el paso hacia la transformación digital de sus aplicaciones de productividad, les diría que resulta importante que cuenten con un partner que disponga de instrumentos robustos que permitan transformar varias tecnologías a través una única herramienta. Esto resulta importante en aspectos relacionados con el ahorro de esfuerzos, que se ven reducidos en un 80%, y también en cuestiones relativas a la productividad. Me estoy refiriendo al empleo de herramientas automáticas que han realizado transformaciones sobre muchas aplicaciones, lo que supone una garantía de que tales procedimientos resultan efectivos.

Además de efectuar una evaluación pormenorizada de cada aplicación, este tipo de herramientas ha de mostrar la complejidad real del cambio al que se enfrenta una organización que quiere dar carpetazo a sus legacy.

Computing 783