“Reducir costes en TI no es el camino para alcanzar la eficiencia”

José Luis Solla, COO para EMEA Sur de EMC

Publicado el 09 Dic 2010

¿Qué aporta EMC para facilitar la consecución de la eficiencia en las organizaciones?
EMC lo que aporta son reducciones de costes en la gestión de la información. Reducciones de costes que se miden tanto en ahorros en el número de personas necesarias para gestionarla como en el volumen de almacenamiento que se precisa. La información crece del orden del 65% de media anualmente y hay que conseguir que el almacenamiento no lo haga en la misma proporción. Esto se consigue eliminando la información que está duplicada y situando dicha información en el nivel adecuado, en función de su valor de negocio. Se resume, por tanto, en ahorro por estratificación, por el volumen de la información y por la gestión de esa información.

La necesidad de alcanzar un ‘time to market’ más rápido exige ser más eficientes…
En entornos competitivos es necesario poder actuar cuando se tiene una idea, bien sea por acción o por reacción; lo que se quiere es ponerla cuanto antes en práctica y llegar a los clientes. Si la tecnología no está preparada, y un departamento de Informática dice que ponerla en marcha es cuestión de meses y que hay que provisionar equipos nuevos, la situación resultará muy complicada. El ‘time to market’ siempre ha sido clave. La única cosa que resulta constante es la aceleración del cambio. Cada vez todo va más rápido y, por tanto, hay más presión sobre ello.

¿El modelo cloud abre el camino hacia la eficiencia?
Es un camino hacia la eficiencia. Lo que aporta es un modelo de ‘delivery’, de prestación de servicios informáticos a los usuarios, que te permite escalar de manera infinita y manteniendo un control total sobre los costes. Se paga por el uso real. Por tanto, cloud computing es fundamental en aquellos entornos donde no se es capaz de calcular totalmente la demanda, lo cual ocurre en el 98% de los casos. Vamos hacia un modelo de pago por uso en los servicios que utilizamos.

La tecnología puede ser clave para un negocio o puede ser sólo una herramienta, depende del tipo de compañía. En el primer supuesto, donde la informática desempeña un papel fundamental para el desarrollo del negocio, el CIO estará posibilitando los productos y servicios que la entidad podrá poner en el mercado. Este responsable de Tecnología debe estar en el Comité de Dirección y participar en todo el núcleo de desarrollo y en la ejecución de los planes estratégicos de la empresa. Este hecho se puede asociar con el cloud, que es una herramienta más que permite gestionar un modelo de pago por uso -por tanto más eficiente- en una situación de crecimiento no predecible. Por ello, todas aquellas acciones nuevas que tienen unas cargas variables de trabajo se pueden poner en modalidad cloud; e incluso es posible estar usando cloud externas para destinar procesos enteros, o picos de trabajo en determinados momentos. En este caso, el CIO estará potenciando la capacidad de negocio de su empresa sin incrementar proporcionalmente presupuesto en TI. Está consiguiendo el factor multiplicador que se busca en toda inversión para alcanzar máximas metas de eficiencia, productividad y competitividad. Y además, proporcionaría el máximo grado de autogobierno y flexibilidad a los usuarios.

¿Y en el segundo supuesto, el CIO pierde preponderancia?
Donde la informática es una mera herramienta administrativa, sin ninguna incidencia en el core del negocio, se podría recurrir a un outsourcing típico. Es este caso, se observa que el peso específico del CIO no es tan crucial.

¿Para buscar eficiencias se puede recurrir a otras vías alternativas?
Lo que aporta cloud es la capacidad de mantener eficiencias en un entorno no predecible, cuando la demanda de los usuarios puede variar mucho y alcanzar importantes picos de carga de trabajo. El típico ‘service provider’, que cuenta con cientos de miles de usuarios y no sabe cómo se van a comportar. Una empresa interna que tiene un entorno predecible puede alcanzar las eficiencias dentro de los marcos tradicionales, pero, así y todo, deberá contemplar consolidar y virtualizar sus servidores, así como utilizar sistemas de almacenamiento estratificados y optimizar sus comunicaciones. Cuando la demanda de tus usuarios puede variar de manera importante, el CIO tiene en el Cloud Computing el poder provisionar en función de la demanda.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Rufino Contreras
Rufino Contreras

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2