EntrevistasMercado TI

“Una estrategia digital tiene que estar alineada con las últimas regulaciones y disrupciones”

Manuel Vaca de Osma, Socio de Consulting de Mazars.

Manuel Vaca de Osma, Socio de Consulting de Mazars.
Manuel Vaca de Osma, Socio de Consulting de Mazars.

¿Usted cree más en la transformación que en la digitalización, o son dos caras de una misma moneda?

M. V. de O.: La digitalización es una palanca que ayuda a las empresas a adaptarse a los nuevos requerimientos de su entorno, y especialmente de sus clientes, y permite a las compañías transformar todos sus componentes tales como la producción, la relación con proveedores, los RRHH, las finanzas… con el fin de facilitar esa adaptación.

Los avances digitales y tecnológicos han aportado grandes beneficios a las empresas en todo el mundo. Gracias a la digitalización se ha conseguido llegar más fácilmente a clientes actuales y futuros, mejorar la comunicación, desarrollar nuevas soluciones y herramientas y, a través de algoritmos, ser capaces de tratar ingentes cantidades de datos de gran utilidad que nos ayudan a tener una mayor visibilidad sobre la dirección empresarial.

Para que una estrategia tenga éxito en la actual era digital es necesario, entre otros aspectos, asegurarse de que los profesionales encargados de desarrollarla estén alineados con las últimas regulaciones y disrupciones. Si la empresa tiene dificultades en este campo, contar con la infraestructura correcta y adaptar la mentalidad de los profesionales será determinante para superar los desafíos asociados con la adopción de estrategias exitosas en el actual entorno digital. En Mazars ayudamos, tanto en el sector público como privado, a alinear a las organizaciones con su estrategia y tener éxito en sus transformaciones, de forma que sean capaces de dirigir sus esfuerzos a un mejor rendimiento general y enfocado a sus objetivos de negocio.

¿Cree que las empresas están convencidas de que la transformación digital es inaplazable?

M. V. de O.: Sí, y en mayor medida, en la situación actual marcada por la pandemia de la COVID-19. Una convicción que, en algunas empresas, puede convivir aún con ciertas precauciones al considerar la transformación digital una tarea demasiado compleja, costosa y más lenta de lo que quisieran. En ese punto lo clave es ser capaz de separar el grano de la paja, identificando qué elementos de la digitalización pueden adaptarse mejor a su negocio y pueden cubrir sus necesidades. Pero no tenemos que creer que la digitalización es simplemente tener la capacidad de trabajar a distancia, es mucho más.

En este contexto de recuperación post COVID-19, en el área de consulting de Mazars estamos realizando un especial esfuerzo en potenciar servicios relacionados con la transformación digital para ayudar a las empresas a optimizar sus recursos con calendarios de implementación concretos y limitados en el tiempo para, por ejemplo, conseguir una adecuada optimización de costes.

¿Quién lleva la batuta en las compañías en la digitalización, o quién debería?

M. V. de O.: Existen distintos perfiles según el tipo de negocio o sector. Creo sinceramente que la persona responsable de liderar la transformación digital en una empresa debe contar con una visión 360º capaz de concebir todas las fases del proceso, desde el diagnóstico del problema o necesidades que conducen a esa digitalización hasta la implementación con los necesarios conocimientos y especialización técnica. Es muy importante saber identificar qué me puede aportar la digitalización de un determinado proceso, qué inversión conlleva y qué retorno voy a obtener.

Y, por supuesto, es fundamental su capacidad para formar y liderar un equipo multidisciplinar dentro de la organización.

¿Qué aporta Mazars y en qué se diferencia de las otras big four?

M. V. de O.: Somos una firma para el mundo de hoy -y lo que es más importante en estos tiempos- también para el de mañana. Tenemos un modelo único en el sector, con un equipo totalmente integrado, transversal y global entre sectores, servicios y mercados, que nos permite prestar servicio tanto a clientes globales como locales en todo el mundo. Un ejemplo de ello es la labor que realizamos para el Banco Central Europeo, con un equipo único en Europa que proporciona una respuesta única a todas sus necesidades. Ese mismo enfoque es el que utilizamos con otras empresas líderes en sus segmentos y sectores que confían en nosotros para que trabajemos conjuntamente con ellas para afrontar con éxito sus retos de negocio.

Combinamos nuestra experiencia con nuevo talento y conocimiento especializado en todos aquellos ámbitos y sectores de interés para nuestros clientes. Esto nos permite reinventarnos continuamente, crear de cero nuevos servicios y productos con un alto valor añadido, e innovar a partir de lo que mejor sabemos hacer.

Además, disponemos de las capacidades de una gran firma, pero con un trato personal y próximo. Hoy prestamos servicios a grandes empresas internacionales independientemente del lugar del mundo en el que operen, al igual que seguimos prestando servicios a empresas locales, de lo cual nos sentimos muy orgullosos. Y seguimos siendo tan ágiles y cercanos como lo fuimos el primer día.

¿Es la robotización y la inteligencia artificial la base del futuro?

M. V. de O.: Creo que son aspectos relacionados con la transformación digital estratégicos por los que estamos apostando para ayudar a las empresas a que la automatización de los procesos empresariales aumente su eficiencia y que se centren en su core business. Los Robotics Process Automation (RPAs) utilizan un software que actúa como un profesional virtual capaz de llevar a cabo los procesos de la misma manera que lo haría una persona, clave para incrementar la productividad de las compañías. En Mazars disponemos de un HUBs global de Robotic Process Automation ubicado en París, Moscú y Bratislava, con los que operamos de forma integrada desde España para dar un servicio totalmente adaptado a cada cliente. Adicionalmente, tenemos equipos con un alto componente STEM especializados en el desarrollo de modelos predictivos, que utilizan metodologías adaptadas a las necesidades de los clientes y a la información de la que disponen, pudiendo ir estas metodologías de desarrollo de algoritmos básicos, a complejos algoritmos apoyados en machine learning e IA.

Por otro lado, uno de nuestros últimos informes, ‘Are You Missing the Tech Train?’, nos puede dar una pincelada de las prioridades de las empresas sobre este tipo de tecnologías. Elaborado a partir de entrevistas a más de 600 altos ejecutivos de empresas en todo el mundo sobre IA, blockchain, sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP, por sus siglas en inglés), IoT y RPA, destaca los tres principales beneficios esperados de estas tecnologías: ahorro de costes, transformación del modelo de negocio y mejoras en la calidad de los servicios y productos ofrecidos por la compañía.

¿Qué nivel de despliegue de estas tecnologías percibe en la empresa española?

M. V. de O.: Según el informe elaborado para la Comisión Europea publicado este año y titulado ‘State of play Artificial intelligence (AI)’, el 51% de las empresas españolas no está utilizando ninguna tecnología relacionada con la IA ni tampoco alberga intención de hacerlo en el futuro, muy por encima del 40% de media europea. Tan solo el 10% de las compañías españolas planea utilizar la IA en los próximos dos años, lo que indica que existe un gran margen para operar y abre una ventana de oportunidad para las compañías.

Este es el reto de las empresas españolas a corto plazo: dejar de ver la digitalización como una opción e integrarla en todas las capas de su cultura corporativa. Y en Mazars estamos decididos a acompañarlas en esta dirección, asesorándolas para que conozcan todas las soluciones a su disposición, utilicen las que mejor se adapten a sus necesidades, y descubran los beneficios reales y medibles para el crecimiento de sus negocios.

 

 

 

Computing 799