“La formación on line se sobredimensionó”

Enrique Aliende, director general de Instituto de Formación Online (IFO).

Publicado el 16 Mar 2006

Sin cumplir las expectativas iniciales, el e-learning continúa ganando posiciones, especialmente en su modalidad blended, y compañías como Instituto de Formación Online (IFO) que, desde su creación en 1999 ha desarrollado más de 400 programas de teleformación, siguen trabajando para acercar a las empresas todas sus ventajas. “La formación on line constituye un sector con una facturación importante y un claro potencial de crecimiento, que se ha visto perjudicado por las ofertas de baja calidad de muchas empresas del sector de la formación, que no del e-learning, lanzaron indiscriminadamente y que condujeron al desengaño”, entiende el director general de IFO, Enrique Aliende, quien considera que hemos entrado en una nueva fase. “La formación on line se sobredimensionó cómo les ocurrió a otras muchas tendencias de la época puntocom, de forma que han sobrevivido las empresas mas fuertes y solventes, que ofrecen un excelente servicio y logran fidelizar a sus clientes”, explica.

En ese escenario y de cara al futuro, Aliende prevé “un crecimiento escalonado, con una oferta basada siempre en métodos tecnológicos y pedagógicos avanzados”. Y es que, el directivo está convencido de que “la teleformación resulta indispensable para impulsar la productividad y agilizar la adopción de todo tipo de técnicas y metodologías dentro de una empresa”. Así lo han entendido las grandes compañías que, según Aliende, “ya están obteniendo una alta rentabilidad de sus iniciativas de e-learning, con los sectores financiero, las telecomunicaciones, los laboratorios y las aseguradoras encabezando la lista”; no obstante, “las pymes son las más reacias al e-learning”, reconoce Aliende, quien estima que “esta tendencia se subsanará con ofertas más ajustadas a necesidades y recursos de la pyme”.

La aproximación de IFO al e-learning se materializa en una oferta de servicios globales que, como explica el directivo, “cubre desde la identificación de las necesidades específicas del cliente, hasta el análisis de la solución más óptima incluyendo los contenidos del proyecto de formación, la metodología a emplear y las tecnologías aplicables”. En esta vertiente, IFO se declara agnóstica: “no hemos apostado por la creación de una plataforma de e-learning, sino que utilizamos las existentes en el mercado sin optar por una única en exclusiva”, comenta Aliende, quien subraya que

</em>Con socios como la Escuela de Organización Industrial (EOI) o el Centro de Estudios Garrigues, la colaboración es otra de las apuestas de IFO, que también ha desarrollado proyectos conjuntos con OISS, PwC, Tatum Consultores o Esca, <em>”en los que cada parte aporta los aspectos relaciones con su ámbito de especialización; en el caso de IFO, metodología y logística en torno a la teleformación”</em>, subraya.

La evolución de IFO también pasa por la especialización y en esa línea, acaba de crear el Instituto de Salud y Dependencia, un área que se suma a las cuatro ya existentes (Administración y proyectos institucionales, Pymes y emprendedores; Empresas; y Catálogo y distribución).

<br />

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados