Más allá del back up

Brendan Kinkade, director de Marketing de Nexsan Technologies.

Publicado el 19 Dic 2006

La práctica del back up para proteger los datos empresariales comenzó a principios de los años 60 con la creación de copias redundantes de datos en formato digital.

Hoy día, se realiza principalmente como una utilidad discreta basada en software que va realizando copias en cinta, un medio fiable y económico que es posible adoptar y desechar.

Hacer copias de seguridad en cinta es una tecnología dominante. Actualmente, hay más datos almacenados en cinta que en disco.

Sin embargo, los sistemas de back up por cinta fallan con una frecuencia sorprendente. En los grandes centros de datos, esta es la causa de cientos de errores cada día.

Para intentar mejorar la integridad de estos sistemas, las empresas han instalado una variedad de complejos sistemas de back up en cinta, incluyendo la automatización de las cintas a gran escala. Estos sistemas requieren una administración especial por parte de expertos.

Aun así, con una tasa de éxito solamente de entre un 70 u 80 por ciento en los primeros back up por cinta, la protección de datos está comprometida constantemente, y a medida que la ventana de back up se reduce con el actual clima de regulación y cumplimiento, esto se está convirtiendo en una cuestión preocupante.

Así que, teniendo en cuenta la poca fiabilidad de cinta y los altos costes en infraestructuras y recursos humanos necesarios para gestionar los sistemas, la utilización de cinta para el back up empieza a ser una proposición de dudoso valor en un centro de datos.

Algunas organizaciones están empezando a buscar una solución a los problemas asociados con el back up en cinta que no implique la instalación de más automatizaciones o simplemente gastando más dinero en ello. Ha comenzado, por tanto, un replanteamiento fundamental sobre cómo almacenar los datos.

De hecho se está empezando a cuestionar la necesidad de realizar back up de datos como una operación separada. Da igual cual sea el planteamiento, este proceso siempre será complejo, y cualquier cosa compleja casi siempre falla.

Los departamentos de TI tienen que asegurar la integridad de los datos a la vez de reducir los costes operativos y funcionar con menos personal. Por lo tanto, algunas organizaciones resuelven las complejidades del entorno del back up simplemente con dejar de efectuarlo.

El alejarse de las metodologías de back up requiere así un cambio fundamental en la arquitectura redundante, hacia una operación sencilla y transparente donde la redundancia sea integrada al proceso de escritura (es decir, alguna forma de replicación con versionado) donde los datos están siempre disponibles, e incluso el concepto de restaurar desaparece.

Los defectos de back up con cinta están impulsando la revolución, y el almacenamiento basado en disco como medio más económico está posibilitando y acelerando esta transición.

Con esta simplificación del problema de la gestión de almacenamiento, la iniciativa sobre ILM del Data Management Forum (DMF) ha concluido que existe la necesidad de un nuevo enfoque en el área de la gestión de datos.

El DMF ha presentado una propuesta a la SNIA para definir una visión de ILM como una nueva serie de prácticas basadas en la alineación del valor corporativo de información con la infraestructura más adecuada y rentable”.

Esta táctica del DMF pasa por centrarse en los aspectos sobre almacenamiento de este modelo mientras trabaja con otras asociaciones. El verdadero poder de este planteamiento consiste en que, con el tiempo, unificará la gestión de las infraestructuras para redes, la informática y el almacenamiento.

Y como colofón, el almacenamiento en cinta seguirá siendo imprescindible dentro del marco general, pero acabará relegado a la retención de archivos a largo plazo.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2