OpiniónMercado TI

Falta de coherencia

En la AAPP, los recursos escasean, pero no solo los monetarios, ya que hay que contemplar el componente humano, desfasado y con pocos signos de renovación.

En el último año son muchos los grupos de trabajo de las universidades públicas que han tenido que reducir personal motivado por la falta de presupuestos dedicados a investigación, una situación que ha tocado la línea de flotación de las áreas de Informática y Telecomunicaciones. El motivo no es otro que la larga noche que está atravesando la Administración central ante la ausencia de unos presupuestos específicos destinados a tal fin. El tema docente no es más que la punta del iceberg que esconde la situación de muchos organismos públicos, atados de pies y manos para desarrollar nuevos proyectos, innovar y mirar a la cara a eso que se llama digitalización.

En cuanto al resto de administraciones, el camino varía dependiendo del territorio, aunque sin salirse de la línea descrita. Un ejemplo al respecto: la Junta de Andalucía ha reducido casi en un 50% la inversión en tecnología en lo que llevamos de año, según un estudio de AdjudicacionesTIC. Hay demasiadas trabas. Las contrataciones son lentas, hay restricciones y todo un laberinto que atravesar cuando hablamos de capacidades legislativas.

Los recursos escasean, pero no solo los monetarios, ya que hay que contemplar el componente humano, desfasado y con pocos signos de renovación. En uno de los recientes encuentros organizados por Computing, un portavoz de la Administración fue elocuente en este sentido: “En el sector sanitario he visto que el jefe de urgencias de un hospital también desempeñaba el papel de CIO”.

Seguir una estrategia de innovación, afrontar el reto del dato, de la cloud, adoptar tecnologías disruptivas… no tiene por qué ser un imposible para los organismos públicos. Hasta diría que bastante se hace, así y todo. Imaginemos lo que se podría conseguir con un poco más de coherencia política y de gestión.

Computing 788