OpiniónMercado TI

Mujeres TIC, a paso lento

Todavía hay muchos ejemplos que ilustran la dificultad que sigue entrañando acercar el mundo de la tecnología a las mujeres.

Recuerdo que, hace unos meses, una CIO de una gran organización me comentaba la situación a la que se enfrentaba respecto a una de sus hijas que estudiaba una de las carreras relacionadas con el ámbito STEM, en concreto, robótica. Era la única niña de la clase, algo que se oponía a su entorno y la alejaba de un marco social digamos que ‘tradicional’. Su percepción ante lo que observaba es que “la sociedad te enfoca a adoptar un cierto rol”. Este ejemplo sirve para ilustrar la dificultad que sigue entrañando acercar el mundo de la tecnología a las mujeres. Es por ello por lo que el entorno educativo, el familiar y el social deben diseñar y aupar un mensaje común que abra las puertas de determinadas carreras al género femenino, si no, no habrá forma de que se alcance esa equidad tan buscada. Como muestra, el hecho de que solo el 0,5% de las graduadas en España lo son en disciplinas TIC específicas -en el caso de los hombres aumenta hasta un 3,5%-.

La igualdad de género todavía no es una prioridad empresarial y los movimientos que se dan para alcanzarla son demasiado titubeantes

Este sería un primer paso que se debería dar antes de ponernos a hablar de igualdad de oportunidades, el gran caballo de batalla. Porque son ya demasiados los años que llevamos abordando esta desigualdad incontestable sin que el avance sea patente. Según Eurostat, solo 3 de cada 10 puestos de trabajo TIC en Europa están ocupados por mujeres, cifra que se reduce a la mitad en el caso de España (15,6%). Se podría decir, y es cierto, que se percibe una mayor concienciación en el entorno laboral, pero también que es evidente que la igualdad de género todavía no es una prioridad empresarial y que los movimientos que se dan para alcanzarla son demasiado titubeantes. El objetivo es rectificar este desajuste y favorecer el desarrollo profesional de la mujer, más pronto que tarde. Se podrían mostrar muchos ejemplos, pero otro es el del número de mujeres en puestos directivos, que se sitúa en el 34%, y si hablamos de CEO las cifras se quedan en un exiguo 23%. Queda aún mucho trabajo por hacer, tanto en formación si hablamos de tecnología como en lo referente al entorno laboral. Mi percepción es que, lamentablemente, la consecución de estos objetivos se hará esperar.

Computing 801