NoticiasMovilidad

Valladolid digitalizará el pago en el transporte público

El Ayuntamiento lanza un piloto de sistema de post-pago contactless con tarjeta bancaria con la colaboración de Santander España Merchant Services y GMV.

El Ayuntamiento de Valladolid ha firmado un acuerdo con Santander España Merchant Services, la filial del Banco Santander que gestiona los pagos electrónicos de la entidad, y con la filial de Sistemas Inteligentes de Transporte de GMV, ubicada en Boecillo, para que ambas desarrollen un piloto para digitalizar los pagos en dos de las principales líneas de autobuses de la capital vallisoletana.

Con este piloto, que se iniciará en el primer semestre de 2020 en las líneas 1 y 2, el Ayuntamiento quiere traer la innovación con servicios que beneficien a los vallisoletanos en sus desplazamientos por la capital. Los ciudadanos de Valladolid y todos aquellos que visiten la ciudad podrán subirse al autobús sin necesidad de llevar efectivo de forma más rápida y también segura, ya que el conductor no tendrá que desviar la atención de la calzada para dar el cambio a los usuarios.

Según Miguel Ángel Martínez, director general de Sistemas Inteligentes de Transporte de GMV, “desde que en 1998 GMV desarrolló para AUVASA el que fue el primer sistema de información al pasajero basado en GPS que se implantó en España, hemos liderado de la mano de AUVASA la innovación en los sistemas y tecnologías para el transporte público. En esta ocasión nuevamente vamos a convertir a Valladolid en ciudad pionera con el despliegue de nuestro nuevo sistema de acceso y pago basado en EMV, permitiendo que cualquier usuario que disponga de una tarjeta bancaria, física o virtual en su móvil, pueda acceder al autobús directamente, sin necesidad de registro o compra previa de ningún billete”.

Este sistema ya se ha implementado en ciudades como Londres, París o recientemente en Madrid.

Descripción del piloto

Autobuses Urbanos de Valladolid S.A. (AUVASA) y el Ayuntamiento de Valladolid habilitarán un sistema de pago cashless y contacless, es decir, ‘sin efectivo’ y ‘sin contacto’, en las líneas 1 y 2 durante un año. Se trata del primer paso a la renovación completa de los sistemas de pago que la empresa tiene planteada para los años 2020 y 2021, en la que no será necesario tener dinero en efectivo para usar el autobús en Valladolid.

Autobuses Urbanos de Valladolid (AUVASA) y el Ayuntamiento de Valladolid habilitarán un sistema de pago cashless y contacless

El piloto se desarrollará para ver el funcionamiento de esta tecnología en la red de autobuses de Valladolid. Los usuarios podrán abonar el billete sencillo pasando su tarjeta bancaria por una segunda validadora que será instalada en los autobuses de estas líneas. Esta validadora irá identificada con los logos de las tarjetas cuyo pago será permitido. La experiencia servirá para recoger datos del funcionamiento del sistema y poder extenderla a toda la red.

Santander España Merchant Services (SEMS) será el responsable de proporcionar la red adquiriente de las transacciones asociadas al pago de los billetes sencillos y del procesamiento de estas transacciones a través de la pasarela de pago ‘Transys’ de Redsys, garantizando la seguridad de las operaciones financieras.

GMV aportará 21 terminales para la lectura de las tarjetas que se instalaran junto a las canceladoras existentes. A su vez, AUVASA proporcionará su red de autobuses en las líneas 1 y 2 así como el soporte técnico para la puesta en marcha, instalación y explotación. Las diferentes empresas y el Ayuntamiento de Valladolid han firmado protocolo de intenciones con los compromisos que adquiere cada una.

En un futuro, este sistema, combinado con la Tarjeta de Servicios Municipales, permitirá el post-pago y el uso de tarifas combinadas. Es decir, los usuarios podrán beneficiarse de tarifas combinadas entre diferentes servicios de la ciudad pagando con la tarjeta ciudadana, la tarjeta bancaria o el móvil y, al final del día, el sistema calculará y aplicará la tarifa más ventajosa.

Ventajas

Las ventajas del pago contactless y sin efectivo son indudables, fundamentalmente para los usuarios menos habituales de autobús (aquellos que usan la red de forma esporádica y adquieren un billete sencillo), ya que evita: el uso de dinero efectivo y el estar pendiente del cambio de moneda, la necesidad de adquirir el título de transporte anticipadamente o de disponer de una tarjeta de transporte específica. Este sistema es especialmente útil para los turistas al solo necesitar tarjeta bancaria no tendrán que cambiar divisas o tener que buscar efectivo y moneda fraccionaria.

Según sus promotores, para el operador también aporta numerosas ventajas ya que evita que los conductores tengan que preocuparse de la tarea de expender billetes y dar cambio, restándoles tiempo y atención a la hora de conducir; reduce los tiempos de viaje de los autobuses al ser más rápido tanto el acceso de los usuarios como el proceso de pago del billete correspondiente; elimina los costes, la logística y la operativa relacionados con el manejo de efectivo y con la emisión de tarjetas específicas para recargar dinero o títulos de transporte.

"Esencialmente, se trata de una modalidad de pago transparente, rápida, cómoda, segura, fácil y fiable que aumenta el ahorro en la ciudad y ofrece unos servicios más útiles a los usuarios, agilizando enormemente la operación", afirman.

Computing 788