La cosecha de la Voz sobre IP

A finales de 2003 el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación dio el primer paso para migrar sus sistemas de telefonía hacia la voz sobre IP.

Publicado el 15 Feb 2006

Con varias sedes distribuidas, más de 2.000 extensiones telefónicas y un amplio volumen de llamadas, el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) era un claro potencial usuario de un sistema de telefonía de voz sobre IP (ToIP). Además, contaba con la ventaja de disponer de red IP de comunicaciones WAN que permitía la convergencia de voz, datos y vídeo sobre la misma infraestructura.

Así lo entendió José Ramón García Amo, subdirector general de Informática y Comunicaciones del MAPA: “tener una red IP nos permitía dar el paso hacia la telefonía sobre IP sacando más partido a la red, pero también teníamos claro que la telefonía IP era la evolución natural de la voz”.

De esa forma, atendiendo al Plan de Sistemas, el MAPA aprovechó la apertura de un nuevo edificio, situado en la madrileña calle de Alfonso XII y en el que no existía infraestructura previa de comunicaciones, para probar la VoIP. Fue a finales de 2003 y se planteó siempre con el objetivo de que el usuario “no perdiera ninguna de las funcionalidades que disponía con la telefonía convencional”, añade José Ramón García. Se afrontó el proyecto con la instalación de 650 terminales de IP nativo. “En un primer momento se barajó la opción de IP híbrido, pero finalmente se desechó decantándonos por equipamiento Cisco ya que la electrónica de red también era de este fabricante. Preferimos asegurar la compatibilidad”, matiza el subdirector general de Informática y Comunicaciones.

Para la implantación de la telefonía IP en la sede de Alfonso XII se contó con el apoyo de Satec, que actuó como integrador, porque

</em><br />El éxito del proyecto de la sede de Alfonso XII motivó que se planteara su extensión a otras dependencias. Además, se pudo comprobar que la telefonía sobre IP incluso ha aumentado la eficiencia y agilidad a la propia organización. El propio departamento de Informática gestiona de forma inmediata aspectos como los cambios de categorías de usuarios, ya que antes había que recurrir al operador para gestionar las líneas.

Aunque, como señala José Ramón García, la inversión no es barata, sí que redunda en ahorros a largo plazo, eliminando las centralitas tradicionales que requerían un alto coste de mantenimiento, además del cableado y del alquiler de líneas<em>. “Estimamos que se amortiza la inversión en aproximadamente año y medio, además de otros factores difícilmente cuantificables como el aumento de la eficiencia que hemos conseguido”.</em><br />El segundo paso en la evolución del MAPA hacia la telefonía sobre IP se produjo en la ubicación de la Agencia del Aceite de Oliva, donde en apenas un par de días se desplegaron alrededor de 120 terminales.

Durante un tiempo, el ministerio tuvo que compatibilizar la telefonía convencional de algunas sedes con la tecnología IP, cuestión que se solucionó con la instalación de las pertinentes tarjetas en las centralitas existentes. José Ramón García también destaca la colaboración mostrada por Telefónica en el cambio de líneas que se tuvo que efectuar para garantizar el éxito del proyecto.

La siguiente ubicación a la que se trasladó la voz sobre IP fue el edificio de la sede central de Atocha, un proyecto que se abordó durante la primavera del presente año y que concluyó después del verano. <em>“Era el más complejo, tanto por volumen (900 terminales) como por ser la sede donde se encontraba la más alta dirección del ministerio”</em>, que fueron los puestos que se dejaron para el final del proyecto con el objetivo de garantizar su correcto funcionamiento ante posibles eventualidades.

Una vez completada la sede central, el proyecto se encuentra actualmente en extensión a otros organismos dependientes del MAPA, como la Subdirección de Inspección Pesquera, que cuenta con alrededor de 50 terminales IP; los Laboratorios de Sanidad Animal y Sanidad Vegetal, que suman 80 terminales y que, a la hora de redactar este reportaje, estaban a punto de completar la migración. Sólo restaría la Secretaría General de Pesca, que está distribuida en dos edificios. Las previsiones apuntaban a que uno de ellos con entre 250 y 300 terminales- se migraría en diciembre, mientras que el otro se abordaría a finales de enero, instalando otros 150 teléfonos adicionales.

A pesar de que, en líneas generales, el proyecto se desarrolló de la forma planeada inicialmente, la mayor complejidad se planteó cuando se abordó la implantación de la sede de Alfonso XII, ya que hubo que extremar la coordinación con Telefónica, que tenía que efectuar el cambio de numeración de los nuevos terminales instalados.

<br />A la hora de abordar el proyecto, el equipamiento IP de Cisco vino a sustituir a las tradicionales centralitas de telefonía convencional Siemens de que disponía el MAPA. En las tres sedes principales (Atocha, Alfonso XII y la Secretaría General de Pesca) se han instalado equipos Call Manager, actualmente en su versión 4.1. Mientras que Call Manager Publisher únicamente se sitúa en la sede central de Atocha; la solución Call Manager Suscriber, que sirve para registrar los teléfonos de cada sede y que permiten continuar operando entre ellos de forma independiente en caso de que se corte la comunicación con la sede central de Atocha.

Mediante un Catalyst 6509 con tarjeta para ocho primarios, la sede central se conecta a las distintas ubicaciones y organismos dependientes del MAPA para las comunicaciones internas -en algunos casos con fibra óptica con capacidad de 1 Gbps-, mientras que para las externas la conexión con la red pública de Telefónica se realiza a través de un router 3600 con una tarjeta de cuatro primarios. En total son 12 los primarios con que está dotada la sede de Atocha. Tanto la sede de la calle Alfonso XII como la Secretaría General de Pesca dispone de un equipo Catalyst 3550 para la conexión con la WAN, mientras que la salida a la red de telefonía convencional se realiza mediante router 2600 con un primario de respaldo sólo de salida por si se cae la conexión con la sede central de Atocha.

En el caso de los terminales, aunque existe una amplia variedad, predominan los modelos Cisco 7912 y 7960. En total, el proyecto suma casi 2.000 teléfonos IP distribuidos por las diferentes dependencias del MAPA.

Aunque, como señala el subdirector general de Informática y Comunicaciones, exceptuando casos puntuales no ha habido excesivos problemas con la telefonía sobre IP, sí se han previsto posibles eventualidades en el caso de determinados altos cargos, donde por seguridad se ha optado por cubrirse las espaldas instalando recientemente una centralita analógica que permita mantener la comunicación en caso de incidencias en la red IP.

De cara al futuro, desde la Subsecretaría de Informática y de Comunicaciones se prevé aumentar las ventajas proporcionadas por la VoIP avanzando en el área de la mensajería unificada, que permitiría disponer de funcionalidades de buzón de voz, fax, y posteriormente aplicaciones de imagen, según explica José Ramón García. De hecho, el Ministerio ya utiliza un servidor Unity de buzón de voz, otro para faxes Top-Call y dos videoteléfonos Tandberg sobre un router 2600 en funciones de gateway, todos ellos en pruebas.

La iniciativa en comunicaciones desarrollado por el MAPA se completa con una serie de terminales inalámbricos, también de Cisco, que combinan la telefonía IP con el sistema Wi-Fi. Son apenas una decena de terminales Wi-Fi IP utilizados principalmente para la realización de tareas de atención a usuarios. De hecho, en la sede de Atocha hay desplegados varios puntos de acceso Wi-Fi para dar cobertura a determinadas áreas del edificio ministerial.

<br />

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5