NoticiasMundo digital

La cara oculta de la transformación digital

¿Qué pasa con los equipos humanos en la transformación digital? ¿Hay sitio para todos en la empresa o los robots han venido para sustituir a las personas?

El Congreso gigaTIC 2018 “Más allá del futuro: IoT, IA, DataScience, GDPR" ha dado respuesta a estas y a otras muchas preguntas en el auditorio de Telefónica Diagonal 00 de Barcelona. Un congreso al que han asistido los principales agentes de la transformación tecnológica en España, que ha servido para poner sobre la mesa aspectos desconocidos, así como las mejores prácticas de gobierno y gestión de las nuevas tecnologías.

Parece que ya está más próxima la fecha en la que los robots se cuelan en la oficina, pero, lejos de ser una amenaza para los trabajadores, puede convertirse en la fórmula para alcanzar la mayor eficiencia posible: la integración conjunta. En este sentido, Gfi ha presentado una ponencia para analizar los aspectos de la sociedad humana que concurren en la transformación digital. En palabras de Jordi Solanes, Director de Consulting Services de Gfi España, “la transformación digital no solo se logra con la tecnología, sino que el foco principal debe seguir en las personas. Debemos prepararlas dotándolas de competencias básicas para gestionar el cambio, liderar las iniciativas, trabajar de manera colaborativa con nuestros partners y como no, evolucionar su conocimiento de manera dinámica y flexible”.

Del mismo modo, Solanes añade: “También debemos tener en cuenta que antes de afrontar retos ambiciosos, debemos ser realistas sobre el grado de madurez de nuestros procesos internos. No podemos pretender evolucionar procesos de negocio cuándo no hemos sido capaces de implantar los básicos. Tanto este reto como el anterior no son nada despreciables, con lo que es necesario tenerlos en cuenta al elaborar el Business Case de Transformación” .

Sin duda, la aplicación de los avances tecnológicos en las empresas, como los procesos automatizados (Robot Process Automation), el blockchain, los chatbots o el Internet de las cosas, va a aumentar la productividad de estas compañías, solo por el hecho de que estos agentes pueden trabajar las veinticuatro horas, siete días a la semana, 365 días al año, sin necesidad de descanso. Esto no supone sustituir a los empleados humanos por robots, sino que se complementen. Reenfocar las tareas que realizan los trabajadores hacia las más creativas o complejas, y dejarle aquellas más repetitivas a la tecnología, es una de las ventajas de la implementación.

Otra de las fórmulas que Gfi propone para mejorar la productividad en la transformación digital es seguir apostando por la formación de los empleados. Esta opción puede parecer poco productiva a corto plazo, pero debe ser entendida como una inversión en capital humano. Porque ya lo decía Henry Ford, “solo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan… No formarlos y que se queden”.

Computing 785