NoticiasMundo digital

2022, un año sin Covid-19 pero con secuelas

La inversión privada irá en aumento debido fundamentalmente a la vuelta a las oficinas, algo que estamos percibiendo desde el pasado mes.

Han transcurrido doce largos meses desde que avanzáramos por estas fechas las tendencias en el mercado TI para este año que ya acaba. Muchos hemos atravesado un año complicado pero fructífero gracias a un esfuerzo continuo y un enorme avance de la tecnología móvil en todo nuestro entorno. Todo un compendio de factores que han contribuido, sin lugar a dudas, a que nuestra compañía se haya vuelto a posicionar como una de las principales del sector.

A buen seguro, 2022 nos traerá nuevos retos, pero también algún viento de cola. Por ejemplo, se espera un crecimiento de la economía en el entorno del 5%, algo que repercutirá en inversiones de algunos sectores que hasta ahora no se habían podido lanzar en brazos de la digitalización, como es el caso de Turismo o de la Construcción. Además, la llegada de los fondos europeos contribuirá para dar un empuje extra a las pequeñas y medianas empresas, un segmento que necesita abordar la transformación digital en mayor profundidad.

Igualmente, prevemos que se mantendrá la inversión pública en áreas tecnológicas como es el caso de la movilidad. Compusof ha apostado fuerte por los organismos estatales, por lo que nos seguirán encontrando como compañeros de viaje en su digitalización. Nuevos proyectos cercanos nos darán la posibilidad de ayudar a este sector, siempre en beneficio de los ciudadanos.

Suministro y ciberseguridad, los dos  grandes temas protagonistas

A pesar de las buenas perspectivas, tendremos que seguir haciendo frente a la escasez de suministros en IT. Para los próximos meses entendemos que quizá se maneje algo mejor esa escasez, puesto que se han adelantado mucho los pedidos. De hecho, muchos de ellos se realizaron antes del verano y serán servidos a lo largo de este año entrante, un hecho que pone de relieve la situación del suministro, principalmente en los grandes pedidos.

Por otro lado, la inversión privada irá en aumento debido fundamentalmente a la vuelta a las oficinas, algo que estamos percibiendo desde el pasado mes de septiembre. PC, notebooks e impresoras vuelven a tener protagonismo en la escena de los entornos corporativos. Los clientes, además, se están adaptando a la disponibilidad de los modelos y los plazos de entrega, un hecho que forma parte de los últimos cambios observados dentro del mercado informático.

Otro cambio apreciable es la concienciación de los usuarios en temas como la ciberseguridad. Los clientes ya comienzan a ver la seguridad informática como auténtico valor base en sus compras. La ciberseguridad ya no es un factor adicional sino una necesidad real que entra a formar parte de los presupuestos de empresa. Estamos realmente convencidos de que 2022 será el año de la ciberseguridad. Una afirmación basada en la concienciación ante el incremento desbocado de los ataques en la red

Computing 814