NoticiasMundo digital

¿Por qué es tan importante que tu página web sea rápida?

No es suficiente con tener una página web de la empresa en la que se incluya toda la información de contacto y el catálogo de productos y servicios. Esta página web debe estar bien optimizada, cargar rápido y cumplir con ciertos requisitos de usabilidad.

Desde hace unos años, es bien sabida la importancia que tiene para las empresas tener una página web corporativa. Estos portales funcionan como escaparates de las empresas en Internet y son los que les permiten tener presencia online para que todo aquel que esté interesado en sus productos o servicios los pueda encontrar. Sin embargo, lo cierto es que no es suficiente con tener una página web de la empresa en la que se incluya toda la información de contacto y el catálogo de productos y servicios. Esta página web debe estar bien optimizada, cargar rápido y cumplir con ciertos requisitos de usabilidad.

En concreto, una de las características más importantes es la velocidad de carga de la web. Aunque sobre este tema se ha hablado bastante en los últimos años, aún existen muchas dudas sobre por qué es tan importante que una página web sea rápida y cómo conseguirlo. Los motivos por los que una página web puede tardar mucho en cargar pueden ser muy variados, aunque suelen estar relacionados con un de bajo rendimiento o con un contenido demasiado pesado. Para evitarlo, es fundamental contar con un de calidad, un buen soporte técnico y un contenido adaptado.

En este artículo te vamos a explicar todos los motivos por los que es fundamental que una página web corporativa sea rápida, así como algunos trucos para mejorarla. 

La velocidad de carga influye en la tasa de conversión

Conseguir visitas en una página web corporativa está muy bien. Sin embargo, lo que realmente importa para las empresas es que los usuarios realicen acciones concretas como, por ejemplo, registrarse como usuario, guardar un producto en el carrito o, incluso, comprar un producto o contratar un servicio.

Al porcentaje de usuarios que realizan estas acciones determinadas se le llama tasa de conversión. Cuando la velocidad de carga de la web sea muy alta, menos del 20% de los usuarios realizarán acciones de compra. Mientras tanto, si la web carga rápido y está optimizada, la tasa de conversión aumentará y se generarán más ventas.

La velocidad de carga influye en la indexabilidad de la web

Los motores de búsquedas como Google, Bing o Yahoo utilizan rastreadores web o arañas para descubrir páginas web de dominio público y hacer que éstas aparezcan cuando los usuarios busquen temas relacionados con ellas. Estos rastreadores consultan las páginas web siguiendo los enlaces que aparecen en ellas, igual que lo haría cualquier usuario. Al pasar de un enlace a otro, recopilan datos sobre las páginas y las indexan. Esta indexación tendrá una gran relevancia en el posicionamiento de la página.

Los recursos de los rastreadores son, en ocasiones, limitados. Por eso, si tu página no carga rápido y tienes bastante contenido, es posible que los buscadores no la indexen bien y su posicionamiento web empeore.

La velocidad de carga influye en la tasa de rebote

El término 'tasa de rebote' hace referencia al número de usuarios que entran en la página web y salen sin interactuar. Los buscadores como Google tienen muy en cuenta esta tasa, que les indica si el contenido de la página es relevante o no para los usuarios. En caso de que la tasa de rebote sea muy alta, eso perjudicará el posicionamiento web de la página.

Según varios estudios, alrededor de un 25% de los usuarios no esperan más de 4 segundos a que las páginas web terminen de cargar. En su lugar, prefieren abandonar la página y buscar los contenidos en otros resultados de búsquedas. Para evitar que la tasa de rebote aumente y retener a los usuarios en la página web, es fundamental que las empresas reduzcan el tiempo de carga de sus páginas web. A continuación, vamos a ver algunos métodos para conseguirlo.

Cómo mejorar la velocidad de carga de una web

Ahora que sabemos por qué es tan importante que una página web sea rápida, vamos a analizar cómo se puede mejorar la velocidad de carga de una web. Para ello, lo primero que tenemos que saber es que el alojamiento web de la página tiene un papel fundamental.

Para que una página web cargue rápido, es fundamental que esté alojada en un hosting con buen rendimiento. Además, también será imprescindible contar con un buen soporte técnico, capaz de actualizar la página web y hacer todas las mejoras pertinentes para que cargue rápido. Asimismo, a la hora de subir imágenes a la página web, será una gran idea comprimirlas para reducir su peso. De esta manera, la página también tardará menos en cargar.

Por otro lado, si se utiliza un hay que tener cuidado con la plantilla y evitar tener demasiados plugins innecesarios. Aunque existen algunos plugins que mejoran la velocidad de carga, lo cierto es que, generalmente, cuantos más plugins tenga una página, más tardará en cargar.

Computing 814